LOS COLOMBIANOS DE SEGUNDA

LOS COLOMBIANOS DE SEGUNDA

Carlos Miguel nunca ocupó una curul, ni fue gobernador, ni candidato a nada. No le secuestraron las Farc ni otra organización armada que mereciera la atención de un gobierno extranjero.

15 de diciembre 2002 , 12:00 a.m.

A él se lo llevaron delincuentes un 3 de noviembre de hace dos años, un mes antes de cumplir los 47. Los Gaula de entonces no hicieron nada por él, cuando pudieron haberle rescatado porque había pruebas irrefutables que conducían a los criminales. Siguieron ignorando a la familia meses después, como hicieron la Fiscalía y otras autoridades; incluso llegaron a insinuar que fueron la mamá y los hermanos los culpables del prolongado secuestro, por no haber actuado con diligencia en los primeros momentos.

Su madre, como todas las que sufren una tragedia similar, golpeó en vano todas las puertas. Hace dos meses, superando su depresión, ira y desconfianza, hizo un último llamamiento al Gobierno. No le pidió la luna, tan sólo que contestaran una pregunta: harán algo para saber si su hijo sigue vivo, o su caso continuará en el fondo de un archivo polvoriento? Solo eso, nada más.

Ocho días atrás le celebró el cumpleaños con lágrimas y sin respuesta. Y así sigue.

Los gobernantes deben andar muy ocupados buscando a las Farc para negociar la libertad de sus colegas, como para buscar a un hombre (o sus restos) emprendedor, solidario, a quien una meningitis dejó sordo, minusvalía que nunca fue obstáculo para crear una empresa y para ayudar a otros como él.

Tampoco tienen tiempo para Mauricio, un joven bogotano secuestrado por las Auc. Tres días se demoró la policía en remitir la denuncia presentada en Bogotá por su familia a las autoridades de Aguachica, donde ocurrieron los hechos, y ocho semanas en no hacer nada por encontrarlo. Y será que les queda un minuto para Mahmud, que tendría ahora 35 años, raptado el 2 de enero de 1999, y de quien nunca se volvió a tener noticias? En uno de esos casos, el fiscal solicitó a los familiares que localizaran a unos testigos porque él no contaba con los medios ni la información para hacerlo. En otro, los Gaula pidieron plata para llenar el tanque antes de un operativo; en uno más, allegados al cautivo buscaron y facilitaron pistas para resolver el caso pero nadie las siguió; y aun en otro les dijeron que es muy peligroso ir al lugar donde podría estar enterrado.

Ya que hay consenso entre la clase dirigente para negociar un canje con la guerrilla (no de todos los rehenes, porque para los políticos no todos los colombianos son iguales), de que un Estado ceda al chantaje como hicieron en su día ante la presión de los narcos, creo llegado el momento de proponer otro acuerdo humanitario, este solo con el Gobierno y la Fiscalía.

Que dediquen energías y recursos a buscar a los cautivos desaparecidos, así hayan pasado uno, dos o cinco años. No se escuden en que es más importante trabajar para los vivos que para los muertos porque no hay medios para todos; no miren a sus madres como locas cansonas soñando un milagro.

Para ellas el tiempo quedó detenido el día que se los llevaron; ven cada amanecer como el comienzo de otro día de calvario; respiran porque aún confían en que aparezca, vivo o muerto. A veces pienso que solo aguardan a que su Dios les reúna pronto con su hijo, porque ya nada esperan de los hombres.

Para ese acuerdo no son necesarias dos partes, ni negociaciones complejas, tan solo la voluntad del Presidente y del Fiscal General.

Y si algún día aparecen los comandantes de las Farc para transar sus presos por los políticos secuestrados (a los que ya el ex presidente López llama prisioneros, copiando el lenguaje guerrillero, supongo que para congraciarse con ellos), que exijan noticias de los 37 policías y 90 militares que un día se llevaron y de los que nunca volvieron a dar razón. También son colombianos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.