SE COTIZAN LOS ZAPATEROS

SE COTIZAN LOS ZAPATEROS

De combate. Así eran los zapatos que durante más de 10 años fabricó Morena Riveros en su pequeño taller de la calle 27 sur, en el barrio Restrepo, en Bogotá. El acabado de sus productos era tan ordinario que nunca fue capaz de lucirlos y prefería comprar su calzado en tiendas del centro o el norte de la ciudad. Pero las cosas han cambiado en los últimos cinco años y la mejor muestra de ello es que la empresaria lleva puestas unas elegantes botas grises, decaña altai , confeccionadas en su negocio.

22 de junio 2002 , 12:00 a. m.

De combate. Así eran los zapatos que durante más de 10 años fabricó Morena Riveros en su pequeño taller de la calle 27 sur, en el barrio Restrepo, en Bogotá. El acabado de sus productos era tan ordinario que nunca fue capaz de lucirlos y prefería comprar su calzado en tiendas del centro o el norte de la ciudad. Pero las cosas han cambiado en los últimos cinco años y la mejor muestra de ello es que la empresaria lleva puestas unas elegantes botas grises, decaña altai , confeccionadas en su negocio.

Este modelo es su especialidad, pero también confecciona otros diseños para prestigiosas marcas del mercado nacional y que también exporta a Estados Unidos y Ecuador.

Pero no solo cambiaron los zapatos y las botas de caña alta. Morena Riveros, llanera de 36 años, nacida en Acacías (Meta), pasó de ser una zapatera de barrio, preocupada solo por cortar, pegar y vender, a ser la gerente de una empresa que aplica control de calidad, marketing, economías de escala y relaciones de producción.

Este mismo proceso lo viven más de 160 empresarios del sector que decidieron dejar a un lado la eterna rivalidad para convertirse en verdaderos industriales del calzado, agrupados en una agremiación que tiene como prioridad el trabajo en equipo.

Allí comparten experiencias, aprenden a mejorar la calidad, a incrementar su productividad y sus ventas y a exportar.

Mientras revisa un lote de 1.800 pares de zapatos que será enviado próximamente al Ecuador, Morena Riveros recuerda que no fue precisamente en el interior de una fábrica donde se empezó a gestar este cambio de mentalidad. Fue en una cancha de microfútbol , revela un poco avergonzada.

Pero así fue. La integración comenzó a promoverse en 1997 con un campeonato que organizó un grupo de empresarios que lideraba Alfredo Alba, dueño de la peletería Cuerotigres. Ellos venían hablando de la necesidad de crear una agremiación que nos representara, y como no les paramos bolas se inventaron lo del campeonato de microfútbol .

Y la idea funcionó. Se inscribieron más de 100 equipos de los cuales solo fueron aceptados 32, entre ellos el de Creaciones Esrrybers, la empresa de Morena Riveros. A partir de entonces empezó a romperse esa gran indiferencia que reinaba entre los industriales del Restrepo. Cada uno jalaba para su lado, éramos muy egoístas , recuerda Riveros. Nadie hablaba de sus proyectos porque eran considerados secretos de estado. La rivalidad era terrible y uno nunca se sentaba a conversar con otro fabricante sobre la situación .

La agremiación.

Después del campeonato y de una fiesta de integración que se programó más adelante las cosas empezaron a cambiar en el Restrepo. Al comienzo solo se entusiasmaron con la idea de una agremiación unos 25 empresarios que se reunían de manera esporádica para darle forma. De ese primer grupo hicieron parte Luis Enrique Gómez, de Calzado Luenlli; Alvaro Silva, de almacenes Vaquetón y José Miguel Piedrahíta, de Plantiyá.

Así fue como nació, en 1999, la Corporación de Industriales del Calzado y Afines del Barrio Restrepo (Corinca).

Luego de su creación fueron llegando más empresarios. Recibieron capacitación en temas como control de calidad, tecnología y marketing. Cuando estuvieron más organizados, con más de 70 integrantes que aportaban una cuota de afiliación de 300.000 pesos y mensualidades de 40.000, empezaron a asistir a ferias en Medellín y Cali y firmaron convenios con el Sena, gracias a los cuales recibieron capacitación de técnicos de Italia y México, así como de diseñadores brasileños. En la actualidad, Corinca tiene 162 agremiados.

Después vinieron las ferias internacionales. Entonces el estrecho mundo empresarial de Morena Riveros y de muchos otros zapateros de El Restrepo trascendió más allá de sus fábricas y de los almacenes del sector a los que siempre vendían su producción. Riveros tuvo la oportunidad de viajar a Miami, estuvo en Francia y en Ecuador. Fue como descubrir otro mundo. Todos los conocimientos que he adquirido me sirvieron par darle una visión diferente al negocio .

Por eso su fábrica ya no es la misma. Ahora produce con materiales de primera calidad más de 2.500 pares de zapatos mensuales, lo que representa un incremento del 20 por ciento en su producción.

Ya está haciendo sus primeras exportaciones a Ecuador y Estados Unidos y próximamente lo hará a Venezuela. Otras 15 empresas que hacen parte de Corinca están vendiendo sus zapatos en vitrinas de Chile, Ecuador, Estados Unidos, Canadá y Europa.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.