CERRARÍAN CENTRO PARA EL MENOR INFRACTOR

CERRARÍAN CENTRO PARA EL MENOR INFRACTOR

Si es verdad que en La Pola se consumen drogas, no estoy dispuesto a gastarme los dineros públicos en niños que tienen un espacio para engordar su maldad y utilizar alucinógenos de cuenta del Estado .

15 de marzo 2002 , 12:00 a. m.

Si es verdad que en La Pola se consumen drogas, no estoy dispuesto a gastarme los dineros públicos en niños que tienen un espacio para engordar su maldad y utilizar alucinógenos de cuenta del Estado .

Así manifestó el alcalde de Medellín, Luis Pérez Gutiérrez, su malestar por los desórdenes ocurridos al comienzo de esta semana en el Centro de Atención al Menor Infractor Carlos Lleras Restrepo, más conocido como La Pola . Allí, se presentó una riña, se fugaron dos menores y un policía resultó herido.

Según Pérez, si se comprueban las denuncias en el sentido de que los menores entran y salen sin control, que manejan armas cortopunzantes y consumen alucinógenos estaría dispuesto a cerrarlo. El centro está situado en el barrio Robledo, noroccidente de Medellín.

Pérez aseguró que también cancelaría el contrato a la Corporación Partenón, entidad que asumió su control desde el pasado primero de febrero, si se prueba un incumplimiento de su parte. El centro, que había sido manejado durante siete años por los Hermanos Terciarios Capuchinos, pasó a manos de Partenón al ganar una licitación oficial.

Esa entidad fue cuestionada, debido a que no tenía experiencia en el manejo de menores infractores. Sin embargo, el alcalde responsabilizó de los desórdenes a los religiosos, pues aún no han entregado oficialmente el Centro.

Pero las denuncias de algunos padres de familia y de jóvenes recientemente enviados allí señalan que el centro ya no realiza actividades propias de un sitio de atención como éste.

Formación y recuperación?.

Según la juez Tercera de Menores, Luisa Eugenia Villa, estas instituciones deben realizar talleres de formación y recuperación de valores.

De acuerdo con Villa, el año pasado se trabajaba con los jóvenes y los padres. Cada tres meses se hacía una actividad conjunta sobre temas como delincuencia juvenil, medidas socioeducativas, afectividad, dinámica familiar, proyecto de vida y orientación vocacional.

Ahora más se demora uno en enviarlos, que ellos en aparecerse aquí. Los jóvenes sienten que su vida está en peligro en esta institución porque no hay acompañamiento ni control. Incluso, los talleres donde trabajaban los jóvenes están cerrados , dijo Villa. El centro, que siempre mantenía copados los cupos para 160 personas, ahora tiene una población flotante.

A La Pola no puede entrar Policía y si usted tiene cien personas presuntamente delincuentes usando droga y con cuchillos, y tiene que ir a poner el orden, cómo lo hace? , se pregunta el alcalde.

Pérez opinó que la responsabilidad del menor infractor es del Icbf, en primera instancia, y que el Gobierno Nacional se ha desentendido de sus obligaciones regionales.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.