EL JUEGO DE LOS PINES

EL JUEGO DE LOS PINES

La bola de 10 libras se distrae en el camino. Uy, qué pena. Otra vez a la canal!

15 de marzo 2002 , 12:00 a. m.

La bola de 10 libras se distrae en el camino. Uy, qué pena. Otra vez a la canal!.

Este, el verdadero terror de las principiantes del bolo, puede convertirse en la excusa ideal para acercarse a la conquista.

Si se quiere esto, él muy atento deberá seleccionar entre las bolas negras y moradas una que no sea demasiado pesada como la de 16 libras, ni demasiado ligera como la de seis. Luego, con suavidad y un poco de galanteo, le ayudará a introducir los tres dedos en los orificios de la bola.

Así juntitos la conducirá a la zona de aproximación. Se colocará detrás de ella, le tomará la mano y repetirán el movimiento para lanzar, una y otra vez.

Ella, entonces, deberá retarse, deberá intentar su mejor lanzamiento, si se puede, ir tras la moñona...

Los dos pasos antes del lanzamiento se tornan lentos, la respiración se vuelve más y más profunda, la bola que antes estaba frente al rostro pasa con rapidez cerca de los zapatos rojos con suela de caucho, toma impulso, sigue su camino recto durante 20,64 metros, y lo logra: solo dos pines permanecen en pie.

La celebración en las sillas cercanas a la mesa de retorno esta sumergida en grandes bocanadas de sifón. Así ocurre con estos anónimos conquistadores y en el filo de las 36 pistas del Bolívar Bolo Club, la primera bolera con pista automática que tuvo Colombia.

Allí, en la calle 25 con carrera 14, se podría decir que se gesto en el país este deporte originario de Egipto: los historiadores dicen que en al año 5.000 antes de Cristo (hace unos 70 siglos) los niños del imperio jugaban con unas pequeñas piedras redondas a manera de bolas y unos pines de forma ovalada. La idea, obviamente, era derribarlos.

La franja del río Nilo, fértil como pocas del planeta, atrajo muchas civilizaciones lo cual garantizó que este invento fuera difundido en todas las latitudes.

Así, con un poco de leyenda llegó a Colombia y se instaló en las mentes y los corazones de quienes hoy buscan superar el reto de hacer una línea perfecta (20 moñonas seguidas), de lo utilizan como un espacio de redención para el estrés y, por qué no, de los que se aprovechan del ambiente festivo y retador que rodea los bolos para consolidar una nueva conquista.

Bolívar Bolo Club. Carrera 14 No. 25 06. Teléfono 3419550. Horario: 9 a 1 todos los días. Valor 9 a 4 2.000 línea. Después de las 4 2.600, sábados y domingos 2.600 todo el día. Zapatos 1.200 pesos.

Bolera El Salitre. Coliseo El Salitre. Teléfono 2501648. Horario: lunes a viernes, de 10:00 a.m. a 5:00 p.m. la línea vale 2.500 pesos. De lunes a jueves, después de las 5:00 p.m., la línea vale 3.000 pesos. Viernes, después de las 5:00 p.m., sábados y domingos la línea vale 3.400 pesos. Alquiler de zapatos 1.000 pesos.

Bolicentro. Carrera 15 No. 123 30, interior 130. Teléfono 2130021. Horario: Todos los días de 9:00 a.m. a 11: 00 p.m. Hasta las 4:00 p.m. la línea tiene un valor de 3.500 pesos y después de esa hora, 4.500 pesos. El alquiler de zapatos cuesta 1.200 pesos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.