HUMOR: EL LEGADO DE EL CULEBRO

HUMOR: EL LEGADO DE EL CULEBRO

Hace 20 días, una vecina llamó al programa radial Picantísimo, de Todelar y le dijo a Graciela Torres ( La Negra Candela ) que Hernando El Culebro Casanova estaba mal. El actor no tenía trabajo, había superado una operación del corazón pero la falta de oficio lo tenía muy deprimido. Ayer, por la mañana, en Bogotá, un ataque cardiaco le ganó la batalla.

25 de octubre 2002 , 12:00 a.m.

Hace 20 días, una vecina llamó al programa radial Picantísimo, de Todelar y le dijo a Graciela Torres ( La Negra Candela ) que Hernando El Culebro Casanova estaba mal. El actor no tenía trabajo, había superado una operación del corazón pero la falta de oficio lo tenía muy deprimido. Ayer, por la mañana, en Bogotá, un ataque cardiaco le ganó la batalla.

La periodista lo entrevistó por teléfono y lo puso a conversar con uno de sus más grandes amigos, Fernando González Pacheco: Lo único que me dijo es que necesitaba trabajo . Durante la conversación, a Pacheco se le quebró la voz en varias oportunidades.

Su última aparición fue en Protagonistas en fuera de lugar, hace un mes. La semana pasada se encontró con Juan Esteban Sampedro, productor de programas de RCN, y le repitió casi las mismas palabras: Mire hermano, me operaron del corazón pero me voy a morir de hambre. Ayúdeme a ver qué hay que hacer , cuenta que le suplicó.

Los días de Yo y tú.

Con los libretos que rescataba de los tarros de basura de Inravisión, Hernando, recién llegado de su Neiva (Huila) natal, empezó a darle forma a su sueño de convertirse en artista. Tenía menos de 20 años y todos los días corría tras la directora Alicia del Carpio para pedirle una oportunidad en la comedia que por esos días acaparaba la atención de los televidentes colombianos: Yo y tú.

Quería ser cantante y no tenía voz ni pinta, ni plata, ni nada , dijo siempre. De todas maneras fue parte del Club del Clan, del que salieron figuras de la canción como Vicky, Mariluz, Oscar Golden, Lyda Zamora y Harold. Eso sucedió cuando la fama lo empezó a acariciar, en los años 60. Alicia del Carpio le dio una oportunidad y lo convirtió en el cobrador de la comedia. El Culebro, nació porque otro actor olvidó el nombre de su personaje y solo atinó a decir: Huy, pilas que ahí viene El Culebro .

Allí nació la amistad con Pacheco, quien hacía del abogado costeño enamorado de Del Carpio. Yo le tenía pánico a Alicia , cuenta Pacheco. La televisión era en directo y cualquier olvido hacía estallar la histeria de la directora. Repasábamos libretos juntos .

Por las tardes, en los intermedios, se iban para una taberna en el barrio San Diego, en la calle 24 del centro de Bogotá. Mataban el tiempo con Generala, un juego de dados en el que era poco lo que apostaban y mucho lo que se contaban y gozaban. Alí Humar, Julio César Luna, Alberto Jiménez, Alvaro Ruiz y, posteriormente, Mauricio Figueroa y Luis Eduardo Arango se unieron al grupo de jugadores.

Yo puedo hacer mil papeles más en mi vida le dijo hace diez días a Luna , pero la gente siempre me va a recordar por El Culebro. Es un estigma con el que tendré que cargar para siempre .

La rumba dura.

Un accidente automovilístico le dejó una profunda cicatriz en el rostro y el remordimiento de haber perdido a su amigo, uno de los galanes del momento, Guillermo Gálvez. El iba conduciendo el carro. Siempre se sintió culpable y cayó en una gran depresión , cuenta Pacheco.

Fui el campeón mundial de la bohemia- afirmó Casanova hace dos años en una entrevista para EL TIEMPO- . Cuando estaba en la gloria llegué a meter hasta cebolla cabezona. Ahora soy zanahorio . Estoy viviendo la juventud de mi vejez. A veces pienso en por qué las cosas no fueron así antes .

Eran los tiempos del musical El show de Jimmy. Fueron más de 25 años así , apunto entonces Casanova. Los Mero Recochan Boys, una parodia de orquesta; Farsán (sobre Tarzán) y Nando Cleiderman (aludiendo al pianista Richard Clayderman) fueron los sketches que siguieron explotando su vena cómica.

El opita ingenuo.

Pero fue con el opita Eutimio Pastrana Polanía, de Don Chinche, que Casanova se volvió a meter en el corazón de los colombianos. Era un personaje transparente, falto de malicia , afirma Gloria Gómez, que durante siete años fue Rosalbita, la novia virginal de Eutimio. Héctor Ulloa, su compañero en la serie, lo recordó como su complemento en la época más brillante de su carrera. Se perdió un gran profesional y un gran ser humano, y su legado fue la alegría que le dio a los colombianos durante muchos años , afirmó.

Luego Casanova desapareció de la pantalla, hasta hace cuatro años, cuando se convirtió en Don Yardinis, el papá de La Vero (Ana María Orozco), en Perro amor. Es uno de los grandes talentos de la televisión expuso en 1998 uno de los libretistas de ese dramatizado, Andrés Salgado . Siempre soñé con escribir un personaje para él .

El año pasado se reencontró con su Rosalbita. En la telenovela Amor a mil, Casanova fue Vicente y Gloria Gómez hizo de Julia. Siempre fui como su hermana mayor. Lo regañaba todo el tiempo pues era de esos hombres que nunca maduran. Con los años se había vuelto chocho , expone la actriz. Hoy, en su despedida, a ella le gustaría imaginarse una reencarnación para volver a trabajar con él. Sobre la Rosalbita de Don Chinche, Gómez piensa que no podría aguantar mucho tiempo en este planeta sin su amor ingenuo.

Los cercanos recuerdan al artista como un hombre de corazón grande, como el primero a la hora de participar en campañas de solidaridad como Teletón. El del chiste y la sonrisa a flor de piel. Nunca se le subió el estrellato, era humilde y humano , dice Mauricio Figueroa.

A la muerte, dijo no tenerle miedo. Hace dos años (afirmó en el 2000) estaba muerto. Le tengo más miedo a los impuestos y a los huecos de Bogotá. Le tendría más miedo a estar enfermo . Sin embargo, una angustia, la que manifestó a sus amigos, parece que lo empujó a la depresión: la falta de buenas ofertas de empleo hizo que le fallara ese gran corazón.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.