EL CERDO NO ES PUERCO

EL CERDO NO ES PUERCO

Los porcicultores sueñan con manadas o piaras sanas, con alimentos concentrados a bajos precios y con la eliminación de tanto intermediario en la comercialización de los animales; también, con que cada colombiano se coma un kilo más de carne de cerdo anualmente 8 (hoy solo consume cerca de 4 kilos).

14 de septiembre 2002 , 12:00 a.m.

Los porcicultores sueñan con manadas o piaras sanas, con alimentos concentrados a bajos precios y con la eliminación de tanto intermediario en la comercialización de los animales; también, con que cada colombiano se coma un kilo más de carne de cerdo anualmente 8 (hoy solo consume cerca de 4 kilos).

"Sólo con que sucediera esto último, la porcicultura nacional tendría que crecer un 33 por ciento, lo que implicaría pasar de tener 100.000 a 130.000 hembras de cría y de 135.000 toneladas anuales de carne a 170.000".

"Es algo que esperamos se haga realidad en el corto plazo, pues el consumo por persona al año es uno de los más bajos del mundo: 3,8 kilos, muy por debajo del promedio mundial que llega a los 15 kilos", dice Hernando Blandón, presidente de la junta directiva de la Asociación Colombiana de Porcicultores (ACP).

Por qué comer más cerdo?.

Para que esto sea una realidad, en beneficio de la producción y del mercado, la ACP ha puesto en marcha varias estrategias con ese único objetivo:.

La primera fue ofrecer carne de calidad. Para esto, los porcicultores cambiaron sus formas de producción, que implicó contar en las fincas con el pie de cría, las instalaciones, los planes de sanidad y la comida adecuada para sacar al mercado animales bajos en grasa.

Lo anterior es lo que se hace en las granjas de los países desarrollados, como en Europa, donde cada habitante consume en promedio 44 kilos anuales.

De otra parte, para hacer más atractivo el negocio se concretó la creación de grupos asociativos de trabajo, que han unificado sus criterios de producción y de sanidad.

Esto también ha servido para acceder a precios favorables en la compra de los insumos en grandes volúmenes (como los alimentos balanceados) lo mismo que al crédito asociativo.

Otra estrategia puesta en marcha se ha centrado en varias campañas de estímulo al consumo y, de paso, erradicar el mito del cerdo como un animal grasiento y criado en condiciones sanitarias deficientes.

Mejor calidad y precio.

Adicional a las anteriores estrategias, actualmente se intenta reducir a sólo dos el gran número de intermediarios para el mercadeo de la carne: la planta de sacrificio y el expendedor (bien sea carnicería o supermercado).

De esta forma, estima la ACP, se podrá mejorar la calidad de la carne y reducir su precio al consumidor, ya que, mientras el porcicultor ha adoptado criterios de calidad para producir, quienes transportan y venden la carne los desconocen por completo.

Otra oportunidad que hay en el mercado corre por cuenta de los comercializadores- a juicio de la ACP- estas empresas, como las plantas de sacrificio y frigoríficos, deben ofrecer al consumidor productos derivados y carne de cerdo en fresco en diferentes presentaciones, tal como lo hacen con la carne bovina.

Igualmente, lo anterior debe estar acompañado por otro eslabón de la cadena de producción porcina: las fábricas de alimentos balanceados, que tienen en productos agrícolas como el maíz, el sorgo y la soya los insumos básicos para su producción.

De esta industria, el gremio llamó la atención para que ofrezcan al mercado productos a precios competitivos.

Porcicultura estratificada.

El negocio porcino en Colombia, al igual que la sociedad, presenta varios estratos , diferenciados por las técnicas de producción y la visión del negocio.

En la cima de una pirámide imaginaria están los industriales de la carne, que cuentan con la capacidad organizacional y empresarial para producir carne con criterio de calidad.

Le siguen los porcicultores grandes que producen con economías de escala . Como ejemplo de esto se puede citar a un grupo de 21 porcicultores del Eje Cafetero que tienen en conjunto 3.500 cerdas de cría, venden 23.000 cerdos al año, producen su propio alimento balanceado y manejan programas de genética.

En tercer lugar, en orden descendente, están los porcicultores individuales que manejan sus granjas como lo consideran pertinente y entregan el producto final a un intermediario.

Le siguen al anterior los grupos asociativos de trabajo de pequeños productores, ansiosos por convertirse en empresarios, a quienes se llega con cursos de capacitación en busca de que produzcan con criterios de calidad.

En la base de la pirámide están quienes hacen la porcicultura de traspatio, quienes aún alimentan con lavazas y desechos y tienen en sus pequeñas porquerizas muchos problemas de calidad y de sanidad con sus piaras.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.