EL INVENTOR QUE NO ERA:

EL INVENTOR QUE NO ERA:

24 de junio 2002 , 12:00 a. m.

.

La vida se inventa sorpresas todos los días, y una de las últimas es la decisión que tomó el Congreso de Estados Unidos de reconocer que el inventor del teléfono no es el estadounidense Alexander Graham Bell, sino el italiano Antonio Meucci. Parece que Bell - que enseñaba en un instituto para sordos- se hizo el ídem con una propuesta de Meucci sobre un aparato que permitía conversar a distancia, y cuando a este le faltaron diez dólares para patentar su invento, Bell lo registró como suyo y fundó la Bell Telephone Company, que en justicia debió ser la Meucci Telephone Company.

Pero el que tiene la plata manda, y así Bell dejó por fuera del negocio a Meucci y hasta lo despojó de la paternidad del invento, por la cual Meucci reclamó hasta su muerte, y después sus herederos. En la saga de El padrino, al hablar de los aportes de Italia al progreso, uno de los protagonistas reclama el invento del teléfono por un italiano, el signore Antonio Meucci , afirmación que no es tomada en serio por quienes escuchan. El que sí la tomó en serio fue el Congreso estadounidense, en acto de honradez ejemplar. Con Meucci se completa el trío de italianos que revolucionó las comunicaciones: Meucci, Tesla y Marconi. A Bell le queda una gloria no menos importante: haber sido el fundador de la mejor revista del mundo, National Geographic Magazine. O tampoco fue?

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.