BUENOS Y MALOS

BUENOS Y MALOS

En toda guerra, la moral está determinada por la ubicación de las personas en el campo de batalla. Los que están con uno son los buenos, los que están contra uno son los malos. Con los de uno, con la razón o sin ella , es la ley suprema del clan, por encima de cualquier otra consideración legal, filosófica o humanitaria.

15 de septiembre 2002 , 12:00 a.m.

En toda guerra, la moral está determinada por la ubicación de las personas en el campo de batalla. Los que están con uno son los buenos, los que están contra uno son los malos. Con los de uno, con la razón o sin ella , es la ley suprema del clan, por encima de cualquier otra consideración legal, filosófica o humanitaria.

La cumbre celebrada por las autodefensas recientemente, bajo el liderazgo de Castaño, de lo que trata es de su ubicación en el complejo panorama de nuestra confrontación bélica. Desde hace un año, coincidiendo con el terrible atentado de Osama contra la ciudad de Nueva York, se acentuaron las fracturas en el mapa del conflicto armado colombiano; el relieve de una nueva categoría, la de terrorista, puso en el mismo lado, desde la óptica estadounidense, a las Auc y al movimiento guerrillero. Las autodefensas, en su conjunto, quedaron al lado de los malos.

Esta nueva definición rompió el esquema idílico de una guerra entre la insurgencia, representada en las Farc y el Eln, y la contrainsurgencia, representada por el Estado y las autodefensas ilegales. El mandato norteamericano estableció un nuevo orden de combate: de un lado el Estado, representante de la civilización, y del otro, la barbarie, personificada en los movimientos ilegales armados.

Todo esto agravado por otra dimensión, la del narcotráfico, que ha alimentado con su poderío, con su dinero y con su capacidad corruptora, la guerra y sus actores, al tiempo que ha debilitado las instituciones estatales como instrumentos de seguridad y convivencia.

La cumbre de Castaño obedece, pues, a la necesidad de un reordenamiento de las autodefensas ilegales ante la aparición de nuevas referencias y señales en el campo de batalla. Sin perder de vista que su principal enemigo es la insurgencia, pretende ordenar el complejo mundo del narcotráfico colombiano entre aquellos que fortalecen al movimiento guerrillero y aquellos que están al lado de la contrainsurgencia.

Esta línea transversal marcaría, según la nueva doctrina de las autodefensas, la diferencia entre narcos buenos y malos. También aparece una nueva perspectiva, la desmovilización de las autodefensas ilegales, en la medida en que la contención estatal al movimiento guerrillero no haga necesaria la existencia de la contrainsurgencia ilegal.

Qué opina el Gobierno Nacional de este nuevo planteamiento? Primará la lógica de guerra, aquella que establece que bueno es quien está conmigo, independientemente de su condición moral, de sus intereses particulares y de su acatamiento a las leyes? O primará la lógica estatal de la seguridad democrática formulada por el presidente Uribe como el eje de su estrategia contra el delito? Qué opinan los cuatro obispos que estuvieron presentes, como observadores, en la cumbre de las autodefensas? Y, sobre todo, qué opina el Departamento de Estado de los Estados Unidos?.

ottypa@yahoo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.