EL CAMINO ES CULEBRERO

EL CAMINO ES CULEBRERO

Una cosa piensa el burro y otra el que lo está enjalmando. Para iniciar algún tipo de conversaciones que se encaminaran a la paz, el Estado y el pueblo colombiano hubieran preferido la simultaneidad. Pero en la práctica ha resultado que las autodefensas han dado el salto a lo político, con una propuesta audaz de 12 puntos, con una apuesta de entrada: cese de hostilidades indefinido.

12 de diciembre 2002 , 12:00 a.m.

Las guerrillas, por su parte, han mantenido las hostilidades militares unas, terroristas otras y se niegan a tomar cualquiera de las ofertas gubernamentales. No hay mediadores ni facilitadores que las haga mover de su posición, desde la cual esperan el desgaste del gobierno de Uribe y que la iniciativa de paz que públicamente ha ofrecido se convierta en ejercicio de autoridad militar.

Tal desarrollo de los próximos días crea desesperanza entre los secuestrados, políticos y extorsionados, y con mayor razón entre los prisioneros de guerra . De allí que las gestiones y los escritos de López Michelsen, abanderado reciente de la iniciativa del acuerdo humanitario , se perciba como una frustración, frustración que alcanza a millones de colombianos.

Dados los hechos de esta manera, muchas opiniones se debaten en el tema del delito político y su aplicabilidad a las autodefensas. Si el bien supremo de la República es la paz, entendida como el silencio definitivo de los fusiles de los insurrectos, para alcanzarla es necesario que a ella se acojan todos los actores de la guerra. En cuanto actores de la guerra, le disputan al Estado el monopolio de las armas. Y este es el primer elemento político del rebelde, distinto del delincuente común.

El altruismo en los propósitos del insurrecto, es el otro elemento. El guerrillero es, presuntamente, altruista porque quiere por las armas establecer otro sistema político y necesita derrocar al Gobierno, en consecuencia. El objetivo altruista debería tener concordancia con los métodos, o sea, que el fin justifique los medios. Es el componente ético. Pero la humanidad, ante la guerra como una etapa recurrente en la sociedad, ha dictado el DIH, para hacerla menos cruel y validar el honor de los guerreros. El altruismo queda hecho añicos cuando los guerreros usan métodos tan inhumanos que el rebelde se queda sin apoyo social , aunque conserve sus armas y sus estructuras militares. Surgen los calificativos de crímenes de guerra y de lesa humanidad.

Qué tan políticos son los delitos de las autodefensas? Su origen oscuro no les quita dos elementos adquiridos con el tiempo: son actores de la guerra reales y son políticos en cuanto afirman, con sus armas, que no aceptan otro tipo de estado ni las propuestas de modelo social de la guerrilla. Todo ello es tan altruista y político, como lo es encarnar un proyecto de revolución comunista, socialista o simplemente anticapitalista.

Tan político es impugnar el modelo capitalista, como impugnar el modelo comunista o socialista marxista. El telón de fondo que cubre esta discusión, y que la supera conceptualmente, es que en Colombia nadie está atacando ni defendiendo una dictadura, porque no existe. La afirmación de una democracia es defenderse de la esquizofrenia de los insurrectos, pero es también intentar la paz con todos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.