EL POETA QUE ARA EN EL DESIERTO

EL POETA QUE ARA EN EL DESIERTO

Una cicatriz recorre el tabique del poeta egipcio Muhammad Afifi. Es el recuerdo de dos visitas a las cárceles de su país cuando, durante la Guerra del Golfo, escribió su desacuerdo con la intervención de Estados Unidos.

24 de junio 2002 , 12:00 a. m.

Una cicatriz recorre el tabique del poeta egipcio Muhammad Afifi. Es el recuerdo de dos visitas a las cárceles de su país cuando, durante la Guerra del Golfo, escribió su desacuerdo con la intervención de Estados Unidos.

A sus 67 años, tiene el cabello cano, la piel cobriza, cuatro libros publicados, habla cuatro idiomas y es especialista en pensamiento presocrático, místico medieval y filosofía poshegeliana.

Luego de 20 años de enseñar en secundaria, pasa sus días en su granja. Claro, también escribe. Afifi es uno de los invitados al XII Festival Internacional de Poesía de Medellín y el viernes estuvo en la inauguración frente a miles de personas que lo escucharon en el teatro al aire libre del Cerro Nutibara.

Cómo se hizo poeta?.

Uno no sabe que va a ser poeta, pero en nuestra villa (Ramlat al-Aniab) estábamos conectados con la música y el Corán. Tenía 10 años cuando los poetas folclóricos contaban historias épicas, de aventuras, venganzas y amor, como la de Abu Zeid Al Helaly, un héroe que atravesaba difíciles jornadas entre Túnez y Arabia. Entonces sorbía el arte como si fuera leche materna.

Porqué eligió estudiar filosofía presocrática?.

Las rutas de la ciencia nacieron en Egipto. Yo estudié en la misma ciudad en donde los presocráticos fueron a aprender. Los griegos estudiaron en Egipto y Mesopotamia. Sus teorías matemáticas, la astronomía y la música tienen orígenes en Egipto y Babilonia.

Por qué fue prisionero en la Guerra del Golfo?.

Me levanté contra los norteamericanos. Escribí en contra de cosas que pasan en mi tierra, que es mi hogar, mi Nación. El gobierno egipcio me vio como un enemigo y estuve dos veces en la cárcel, ocho y tres meses. Tengo una señal en la nariz de eso. Pero hay muchos poetas para los que sus países son cárceles, porque no tienen libertad de expresión.

Cómo ve usted la poesía?.

Es importante como expresión de libertad y de despertar de la gente. El mundo es como una gran cárcel rodeada por Estados Unidos y tenemos derecho a otros puntos de vista.

Se lee poesía en Egipto?.

Ahora no se lee mucho en ninguna parte porque los medios han robado a la gente su tiempo, su atención, sus sueños y pusieron sueños, ideas y opiniones falsas en boca de todo el mundo. Pero en mi país la gente que no va a la escuela gusta mucho de escuchar historias.

Qué significa Egipto para usted?.

Fuimos la primera civilización, los primeros en cultivar, en tener religión, ciencia, sabiduría, arte, inventores. Egipto tiene muchas cosas para enseñar al mundo, si los otros escuchan. Egipto es mi hogar.

Y qué significa ser árabe?.

Soy un árabe, una víctima de la injusticia del mundo. Mi tierra es víctima, mi petróleo es víctima, mi libertad es víctima. Estoy rodeado de enemigos e invasores, que son mis hermanos también. El mundo necesita de fraternidad porque cada mujer y cada hombre están hechos del mismo barro y todos volveremos al mismo polvo.

Esta forma de pensar es importante en su obra?.

Canto al amor, a la belleza, a la mujer, que son los temas que hacen al poeta. Pero mis poemas tienen una posición política sobre la libertad y la justicia, que son ideas y valores altos. Soy fuerte, pero escribo sobre la belleza. Soy fuerte, lo digo como árabe.

ESTA NOCHE COMIENZA.

(Fragmento).

Una eternidad de sombra o una noche cosechando.

La negrura de pestañina y nicotina de la arena de las calamidades del tiempo.

Tus ojos bajo una venda atados, su nodo zozobrando.

Entre tu cráneo, y tú apaleado.

-Oh último de los cautivos mas no redentor.

Tu País tormentoso, su viento y arena puestos en cautiverio.

Y esta noche comienza...

En medio de tus párpados el país amontonado: dos esferas de amentosa sal.

La noche comienza...

El sol, astillas de relámpago, desciende sobre tus ojos.

Desde Su sublime reino. Tú gritas.

No serás rescatado hasta que tu cara se descomponga de modo repugnante.

Sabes entonces que esta noche comienza...

En sus minutos tú cuentas solamente llamadas de rescate por el perdido amanecer.

FOTO/Julio César Herrera EL TIEMPO.

Estoy orgulloso de lo que hago. Vivo en una pequeña finca, trabajo la tierra, amo las plantas, los animales, los amaneceres y los atardeceres, que son como crecer y vivir , dice Afifi.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.