DENUNCIAS POR FUMIGACIONES

DENUNCIAS POR FUMIGACIONES

Miles de peces muertos, cosechas perdidas de yuca, plátano y maíz, fuentes de agua contaminadas y personas con infecciones en la piel, es el otro balance que deja en El Catatumbo (Norte de Santander) la fumigación con glifosato de aproximadamente 12.000 hectáreas de hoja de coca, que esta semana llegaría a su fin.

25 de junio 2002 , 12:00 a. m.

Miles de peces muertos, cosechas perdidas de yuca, plátano y maíz, fuentes de agua contaminadas y personas con infecciones en la piel, es el otro balance que deja en El Catatumbo (Norte de Santander) la fumigación con glifosato de aproximadamente 12.000 hectáreas de hoja de coca, que esta semana llegaría a su fin.

El comandante Operativo de la Policía en el departamento, coronel Luis Hernando Ramírez, aseguró ayer que el viernes finalizarían las fumigaciones, pues ya han hecho aspersiones sobre 8.500 hectáreas de hoja de coca, sobre todo en área rural del corregimiento La Gabarra (Tibú), a cinco horas y media por tierra de Cúcuta, Sardinata, Teorama y El Tarra. En toda la zona, se calcula existen 25 mil hectáreas cultivadas con coca.

El anuncio calmó los ánimos de los campesinos de la zona, pues desde que se iniciaron las fumigaciones, hace más de tres semanas, se han presentado ante la corregidora de La Gabarra, Martha Galvis, por lo menos 30 denuncias, sobretodo por daños a cultivos de pancoger.

En esta localidad viven unas 3.000 personas y durante la época de recolección de hoja de coca la población se aumenta en 5.000 personas más, raspachines, provenientes de la Costa Norte y el Oriente.

Ramírez dijo que delegados de la Procuraduría y del Ministerio del Medio Ambiente vigilan diariamente que no se cometan excesos en la dosis de glifosato aplicado, que es de 35 por ciento contra 65 por ciento de agua.

Sin embargo, las denuncias no paran. El miércoles pasado, los estudiantes de décimo grado de la Concentración de Desarrollo Rural encontraron muertos sus dos mil alevinos de cachama, presuntamente porque les cayó veneno a los estanques.

El director del plantel, Josías Buitrago, aseguro: "los alevinos nos los regaló la Corporación Autónoma de la Frontera Nororiental (Corponor), y tenían 15 días. La intención era vender las cachamas y conseguir recursos para adelantar algunos trabajos en la institución".

El sacerdote del pueblo, Gustavo Sánchez Ardila, precisó que desde que se inició este operativo la presencia de los fieles ha disminuido en un 40 por ciento. "Mucha gente ha viajado a Cúcuta, Sardinata, Durania y Chinácota y el campo se está quedando sólo". El religioso sostiene que en sus visitas de martes a viernes a las veredas, los casos de problemas en la piel y de diarrea se han disparado.

Ramón Ortega, propietario de una residencia y una tienda en la zona comercial del pueblo, asegura que la escasez de clientes es cada vez mayor. "Antes no alcanzaban las 12 habitaciones y las cinco colchonetas extras para los que llegaban los fines de semana. Ahora si nos va bien se ocupan ocho piezas", asegura.

Rafael Arciniegas, presidente de la Asociación de Juntas de Acción Comunal, dijo que bocachicos, paletones, marianas y otros peces bajan muertos por el río Catatumbo, y que también han muerto gallinas, caballos y ganado. "A un campesino, que no cultiva coca y vive en la vereda el 60, le mataron 3.000 cachamas y le acabaron el cacao", acotó el líder.

FOTO.

Obando.

EN LA GABARRA, no paran las quejas contra las fumigaciones con glifosato por los daños contra cultivos lícitos, muertes de animales y enfermedades a la población.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.