ASÍ SALIMOS DEL CAGUÁN

ASÍ SALIMOS DEL CAGUÁN

Después de atravesar más de mil kilómetros de selva desde el Meta, hasta Norte de Santander, dos jóvenes guerrilleros de las Farc, que salieron de la antigua zona de distensión, ante la inminente ruptura del proceso de paz, decidieron desertar antes que morir en medio de los bombardeos de la FAC.

18 de marzo 2002 , 12:00 a. m.

Después de atravesar más de mil kilómetros de selva desde el Meta, hasta Norte de Santander, dos jóvenes guerrilleros de las Farc, que salieron de la antigua zona de distensión, ante la inminente ruptura del proceso de paz, decidieron desertar antes que morir en medio de los bombardeos de la FAC.

Danilo de 21 años y Esneda de 20, dialogaron con EL TIEMPO, y narraron lo que vivieron las semanas siguientes a la ruptura de los diálogos en medio de la ofensiva de las Fuerzas Militares y el porqué optaron por dejar atrás las filas guerrilleras.

La última semana de enero, veinte días antes de que se rompiera el proceso de paz, el jefe militar de las Farc, Jorge Briceño, El Mono Jojoy , ordenó el desplazamiento de más de 4 mil subversivos desde la zona de distensión hacia el resto del país.

Los guerrilleros fueron divididos en comisiones o pequeños grupos, que partieron desde Mesetas, La Macarena y San Vicente del Caguán. Entre ellos estaban Esneda y Danilo , quienes se conocieron en La Macarena (Meta), en un entrenamiento.

Me reclutaron en El Retorno (Guaviare), en 1999. Me tuvieron unos meses en un campamento de la Uribe, y luego me mandaron para Arauca, para el décimo frente. Allá me enamoré de Esneda . Después nos devolvieron para la zona de despeje , relató Danilo .

En julio del año pasado llegaron nuevamente a La Macarena. Nosotros siempre estuvimos bajo las órdenes de Rogelio , el que salió en diciembre del 2000 para Suratá con ese poco de niños. Cuando eso, yo iba en una comisión de retaguardia, y Esneda se quedó , agregó el guerrillero.

Explicó que en el despeje estuvieron en entrenamiento hasta principios de este año. Días antes, El Mono Jojoy , los reunió y les comunicó que tenían que irse en grupos a reforzar diferentes frentes, porque la guerra se estaba calentando .

Ese mismo día les informó que era compromiso de todos salir de su fuerte (zona de distensión), y que él mismo iba a asumir esa responsabilidad.

La ultima vez que vi al Mono fue ese día, y a Rogelio , cuando salimos de la zona. Después que nos avisaron lo de la guerra, yo hablé con Esneda en el río y le propuse que nos voláramos, pero como ella es de Mesetas, no estaba muy segura. Yo le advertí que si no lo hacíamos nos mataban , señala, Danilo .

Según el Ejército, desde que se rompieron los diálogos con el Gobierno en el área de distensión, han muerto 34 guerrilleros, desertado 37 y capturados 38 más.

El Gobierno también lanzó una campaña, a través de un millón de volantes, en la cual se invita a los guerrilleros a abandonar las filas.

Preséntese con su fusil , dice uno de los apartes de la propaganda.

El día de la fuga.

Mono Jojoy ordenó entonces que debían salir de la zona de distensión en grupos de diez guerrilleros. Estábamos en Mesetas, y de ahí pasamos a La Macarena, atravesamos el Guaviare, y empezamos a comer selva en el Vichada. Allá descansamos tres días en el campamento de Acacio , dijo Danilo .

Ante la premura de llegar a reforzar la columna móvil Arturo Ruiz , los diez guerrilleros que vestían de camuflado, pero guardaban una muda de ropa civil en su equipo, tras atravesar el río Inírida, llegaron a las sabanas del Casanare y de ahí a Arauca.

Los hombres de Grannobles los recibieron y les dieron provisiones para el tramo final.

No había la posibilidad de desertar porque con otro grupo de diez compañeros, que nos llevaba un día de ventaja, iba Chaparro , el jefe de seguridad de Grannobles , explicó Danilo .

Para el 2 de marzo, la comisión de Danilo y Esneda llegó a las estribaciones del páramo de El Almorzadero, cerca de Chitagá (Santander). A más de 3.700 metros de altura, se encontraron las compañías Gustavo Guerrero , Melco Aricapa , Urias Cuéllar y la Ysauro Yosa .

En ese momento era más difícil la volada, además la misión era penetrar el Catatumbo (Norte de Santander) y acabar con los colaboradores paras en La Gabarra , contó Danilo .

Sin embargo, al otro día, es decir el 3 de marzo, el Ejército, que le había hecho seguimiento a la columna, desembarcó tropas de la II División entre Cerrito y Chitagá, en límites entre Santander y Norte de Santander.

Ese mismo día entraron en combates. Nos tocó dispersarnos porque el combate fue duro. Sin embargo, Chaparro , que era el encargado del grupo, murió el 6 de marzo con otros doce guerrilleros. Ese día nos dividimos y fue la oportunidad de la huida. Con el jefe muerto, no había más que esperar , precisó Danilo .

Después de caminar cuatro días, los dos jóvenes llegaron al casco urbano de Chitagá donde se entregaron con sus respectivos fusiles en el Batallón de Infanteria No.13 García Rovira .

Cuando los recibieron en la unidad militar a Danilo y Esneda les informaron que entrarían a hacer parte por el plan de reinserción.

Aspiran a llevar una vida juntos, ahora casados y lejos de la guerra. Ella teme por su familia que se quedó en Mesetas. Los dos no se explican cómo algunos de sus compañeros que pudieron huir, decidieron seguir, esperando tal vez la muerte.

Programa para desertores.

Los guerrilleros que deciden entregarse a las autoridades colombianas reciben, inicialmente, una protección especial. Sus identidades son cambiadas y los reubican en cualquier ciudad del país o, en algunos casos, son enviados al exterior.

Si se quedan reciben del Estado una ayuda para colocar cualquier negocio o ponerlos a trabajar en actividades en la que ellos quieran.

El proceso dura en promedio un año.

A los menores de edad, el Bienestar Familiar ofrece programas de resocialización y tratamiento sicológico.

Foto Milton Díaz / EL TIEMPO.

Según el ejército, desde que terminaron los diálogos, en el área de distensión han muerto 34 guerrilleros, desertado 37 y capturados 38 más.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.