Secciones
Síguenos en:
UNA POLÉMICA QUE ES LIBRE

UNA POLÉMICA QUE ES LIBRE

La Universidad Libre esta herida de muerte. En su interior, resurgieron viejas costumbres: componendas políticas y formación de grupos que se disputan el manejo de la Universidad, la cual tiene un presupuesto de 10 mil millones de pesos anuales. En ella, no existe un verdadero sistema de empleos que permita la designación de personal capacitado técnicamente porque todo se fundamenta en el favoritismo político.

En la parte académica, casi todo el profesorado ha sido designado por recomendaciones de los consiliarios, ya que la mayoría tiene sus cuotas asignadas en las facultades. Por eso, el nivel académico es promedialmente bajo y esto lo acepta la mayoría de los estudiantes .

Así describe a la Universidad Libre su rector interventor, Jaime Angulo Bossa, quien renunció al cargo después de un año y dos meses. Su salida es polémica, ya que lo acusan de cometer irregularidades. Pero Angulo se defiende. Argumenta que todo se debe a la posición radical que ha tenido frente a los problemas de la Universidad.

Todo eso me ha generado enemigos que ven en peligro sus privilegios dentro de la Universidad. Acepto esa realidad porque el más puro acto de irracionalidad de mi parte fue haber aceptado la rectoría a sabiendas de la precaria situación de la misma .

Para Angulo Bossa, las anomalías en la organización de la institución hicieron que él perdiera gran parte del manejo del proceso de intervención y que la Universidad comenzara a revivir sus viejas irregularidades.

Males en la dirección Gran parte del problema, según Angulo, está en la consiliatura, que es el órgano superior de la Universidad, administrativa y académicamente. El presidente encargado, Luis Francisco Sierra (nombrado desde cuando Navarro Mojica pidió licencia como presidente de la Libre) es el ordenador de gastos de cuyas decisiones depende el manejo administrativo de la Universidad.

Angulo asegura que además de ser quien maneja el dinero, influye en los otros miembros de la consiliatura porque les permite asignar cuotas burocráticas en el interior de la institución. Es decir, que los empleados administrativos y gran parte del personal académico han sido designados por influencias de ellos.

En consecuencia, dice Angulo Bossa, y según los estatutos, el rector es un funcionario de segundo orden en la Universidad supeditado a lo que determine la consiliatura y constreñido económicamente por la presidencia. Esta es la única universidad donde el rector no es la primera autoridad sino un funcionario de segunda o tercera categoría , dice.

Asegura que la consiliatura y el presidente lograron demorar la auditoría externa que el Icfes había solicitado, con el propósito de evitar que se investigue el manejo de los dineros de la Universidad antes de 1992, porque se perdió todo el archivo financiero.

Dice que con la no creación del reglamento estudiantil han obstaculizado el papel protagonista que deben tener los estudiantes en las decisiones de la institución. Algo similar ocurre con la reforma de los estatutos. Así, el poder continúa en manos del presidente.

Tampoco se ha logrado la reforma administrativa y financiera. Sin esos manuales dice existirá en la Universidad una dictadura y una oportunidad para distraer los dineros en fines diferentes a los administrativos y académicos .

Entre las razones que argumenta Angulo para que esta situación continúe es que el Icfes no ha actuado de una manera ágil, radical y firme. Yo informé esta situación al Icfes y solicité cambios como el nombramiento de una nueva consiliatura, integrada exclusivamente por funcionarios del Icfes, porque es muy difícil encontrar personas de la Universidad que no estén vinculadas a los sectores que han venido disputándose el poder en la Libre, desde hace más de diez años.

También sugirió que la solución era nombrar un presidente rector de intervención que tuviera todo el poder administrativo y académico de la Universidad; y una sala general de intervención compuesta por no más de cuarenta miembros que acometieran la reforma de la Universidad. Pero el Icfes ha cumplido su función en forma tímida, dando margen para que se considere que la intervención ha fracasado .

Sin embargo, aseguró que entre los logros académicos está que a partir del primero de julio entrará a regir el estatuto docente como una bandera de la rectoría, para elevar el nivel académico de la Universidad y sustraer el nombramiento de profesores de toda intriga política o personal.

De esta forma, dice, se garantizará a los profesores su estabilidad a través de un proceso de superación: pueden comenzar como catedráticos, ser luego profesores de medio tiempo y jornada completa.

Todos los cargos son ridículos El rector interventor niega los 11 cargos que Benjamín Ochoa Moreno, miembro general de la sala general de la Corporación Universidad Libre, impuso contra él.

El pliego de los supuestos cargos que se me hacen es producto de la oposición que ha generado mi actitud. Pero ellos carecen de fundamento. En todos puedo demostrarlo , dijo.

Angulo calificó estos cargos de ridículos y dijo que si no fuera por la obligación que tenía de contestarlos se abstendría de hacerlo porque la raíz de esa acusación esta exclusivamente en mi actitud de regenerar la Unversidad .

En el caso de la ejecución indebida de un contrato por la suma de 150 millones de pesos para remodelar la seccional de Cali dijo que jamás había firmado ni ejecutado un contrato en la Univerisdad Libre. Lo que ocurrió fue que la consiliatura, en 1986, convalidó unos contratos realizados por el presidente José Ramón Navarro Mojica por considerar que era la mejor solución para la Universidad.

Como consiliario voté en compañía de otros miembros. Mi actitud fue enteramente estatutaria porque la consiliatura, en ausencia de la sala general, puede realizar este acto.

Con relación al supuesto nepotismo debo referir que cuando la consiliatura eligió como miembro de la sala general a Alvaro Angulo Bossa, mi hermano, y actual magistrado del Tribunal Administrativo de Bolívar, no existía ningún impedimento para ello porque las prohibiciones comenzaron a regir a partir de 1987.

Por otra parte, mi hermano jamás recibió salario alguno en la Universidad y su permanencia en Cartagena en el consejo directivo de la seccional fue para prestarle un servicio a la Universidad .

Con relación al hecho de que la Univerisdad hubiese asumido la pérdida de 1.500.000 de pesos, producto de un hurto en la Cooperativa Libreahorro, Angulo dijo que entendía que la Univerdidad venía ayudando a dicha coopetativa por considerarla parte de la propia universidad. Hasta hace pocos días dicha cooperativa tenía en su poder la suma de 8 millones de pesos que devolvió a la universidad porque la Univerisdad no quería que continuara esa situación. Eso se decidió con mi voto .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.