LA EROSIÓN DEL DÓLAR PODRÍA AHOGAR LA INCIPIENTE

LA EROSIÓN DEL DÓLAR PODRÍA AHOGAR LA INCIPIENTE

El dólar continuó ayer su caída sostenida frente al euro y al yen, aumentando las preocupaciones en todo el mundo de que la brusca erosión de la moneda podría desestabilizar aun más los ya frágiles mercados financieros y reprimir la naciente recuperación económica. (VER GRAFICO: EL BILLETE VERDE FLOJEA)

25 de junio 2002 , 12:00 a. m.

El dólar continuó ayer su caída sostenida frente al euro y al yen, aumentando las preocupaciones en todo el mundo de que la brusca erosión de la moneda podría desestabilizar aun más los ya frágiles mercados financieros y reprimir la naciente recuperación económica.

(VER GRAFICO: EL BILLETE VERDE FLOJEA).

Hasta el momento, el mayor pánico viene de Japón, donde los funcionarios temen que un yen en alza afecte negativamente a los exportadores, uno de los pocos sectores saludables de esa economía, al hacer más caros los productos japoneses en los mercados mundiales. Después de llegar a 134 yenes por dólar en febrero, el dólar ha caído un 10%, alcanzando el nivel de 121 el viernes pasado, su mínimo de los últimos siete meses.

En la tarde de ayer, la moneda estadounidense se cotizaba en 121,72 yenes, más fuerte que los 121,25 del viernes en Nueva York. El euro se ubicaba a 97,09 centavos de dólar, a la baja frente a su máximo alcanzado en la jornada de 98,13, y más débil de los 97,10 que alcanzó el viernes en Nueva York.

Ayer, el Banco de Japón intervino por quinta vez en un mes para intentar frenar la tendencia con relativo éxito al frenar, pero no revertir, la caída. Los recientes y rápidos movimientos de la tasa cambiaria dólar-yen en los mercados podría tener implicaciones no deseadas para los japoneses y la economía mundial , dijo en un comunicado Masajuro Shiokawa, ministro de Finanzas de Japón, explicando la más reciente compra de dólares del gobierno, y la inundación de los mercados mundiales de divisas con yenes.

La caída del dólar ha sido algo atípica estos días, ya que llega en medio de los crecientes problemas de deuda en Latinoamérica, especialmente en Brasil, y en medio de preocupaciones por la paz mundial. Anteriormente, el dólar había jugado el papel de un refugio seguro , atrayendo a los inversionistas en busca de una inversión sin riesgos para poner su dinero en medio de la incertidumbre mundial, algo que ocurrió durante la crisis financiera de Asia de 1997 y 1998. Pero las percepciones acerca de EE.UU. han cambiado mucho desde entonces. Si uno va a estacionar su dinero por un tiempo, no lo pone en el dólar por una cuestión de interrogantes que penden sobre él debido a su reciente debilidad , dice Edwin Truman, ex alto funcionario internacional de la Reserva Federal de EE.UU. Entre tanto, en Europa, donde la caída del dólar ha sido aún más drástica, preocupaciones similares sobre las exportaciones han hecho caer los mercados bursátiles en los últimos días. Ayer el euro llegó brevemente a los US$0,98 por primera vez en dos años, antes de cerrar en Nueva York en US$0,9705. Los operadores de divisas ahora están esperando que el euro vuelva a alcanzar la paridad, algo que no ha pasado desde febrero de 2000, justo después de que la moneda fue lanzada en la Unión Europea.

Las bolsas de Londres, Francfort y París iniciaron la semana con una drástica baja. Los mercados europeos están siendo duramente golpeados, peor que los de EE.UU., debido al alza del euro frente al dólar , dice Alex Ions, estratega de valores europeos de UBS en Londres.

El declive del dólar también ha tenido su peso sobre los mercados financieros estadounidenses ante el temor de una retirada de los capitales extranjeros. Un dólar más débil es una señal de que los inversionistas extranjeros son menos optimistas acerca de la economía de EE.UU. y también podría agravar esa tendencia, en la medida que los inversionistas extranjeros ven que los retornos de activos denominados en dólares se contraen junto con el valor de esa moneda.

Hasta ahora, la baja de la moneda estadounidense no ha desencadenado ninguna preocupación evidente entre las autoridades estadounidenses.

Una razón para la calma pública en Washington es que la caída del dólar podría tener efectos tanto beneficiosos como negativos, en Estados Unidos y el mundo entero.

Para EE.UU., una baja gradual del dólar podría ayudar a los fabricantes en problemas (automotrices, papeleras, empresas textiles, entre otras) a competir con firmas extranjeras tanto en casa como en el extranjero.

Unas pocas industrias, como la automotriz y las cadenas hoteleras, ya han visto mejorar sus negocios con la baja de la moneda estadounidense. Pueden vender más productos o servicios en el exterior, y sus ganancias en monedas extranjeras se traducen en utilidades en dólares más generosas cuando regresan a casa, comenta Greg Anderson, estratega de divisas de FleetBoston Financial.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.