EL PROTECCIONISMO DE E.U.

EL PROTECCIONISMO DE E.U.

Ciudad de Guatemala (Aipe). Mucho se han comentado las protestas de Europa, Japón y América del Sur por la incongruente e inconsistente medida de subir los aranceles a las importaciones de acero en Estados Unidos y del daño que ello causa a los países exportadores. Se habla también de represalias, de guerra comercial y de cómo afectará el futuro del libre comercio. Sin duda, esta acción le quita credibilidad a la política de libre comercio de Estados Unidos.

18 de marzo 2002 , 12:00 a. m.

Ciudad de Guatemala (Aipe). Mucho se han comentado las protestas de Europa, Japón y América del Sur por la incongruente e inconsistente medida de subir los aranceles a las importaciones de acero en Estados Unidos y del daño que ello causa a los países exportadores. Se habla también de represalias, de guerra comercial y de cómo afectará el futuro del libre comercio. Sin duda, esta acción le quita credibilidad a la política de libre comercio de Estados Unidos.

De lo que no se habla es que el mayor daño es el que con ello le hace Estados Unidos a su propio pueblo. Un daño que supera por mucho el beneficio que le concede a su industria siderúrgica. Por un lado, beneficia a los productores de acero y protege las plazas de trabajo en esa industria, pero por otro, perjudica a los trabajadores de las empresas que utilizan el acero como materia prima y que tienen que competir en el mercado local con bienes importados y también en el mercado mundial. Pero los más perjudicados son todos los usuarios de productos que utilizan acero, como automóviles, cocinas, refrigeradoras, etc., que pagarán los aumentos de precios correspondientes, un subsidio directo de 2.000 a 4.000 millones de dólares a las fábricas de acero.

Las pérdidas superan por mucho los beneficios. Bruce Bartlett, del National Center for Policy Analysis Council (NCPA), nos relata que por cada plaza de trabajo que la protección salva en la industria del acero, destruye ocho en las industrias que lo consumen, pues la cantidad de trabajadores en las empresas consumidoras de acero supera por mucho el número que trabaja en las siderúrgicas. Así las cosas, el subsidio arancelario salvará entre 4.000 a 8.000 empleos en la industria del acero, a cambio de destruir entre 36.000 y 72.000 empleos derivados. Según los economistas Laura Baughman y Joseph Francois, el costo de salvar cada empleo será más de 430.000 dólares.

La protección arancelaria es un mecanismo legal para hacer que el precio suba en beneficio del productor. El aumento de precio obliga al consumidor a efectuar una transferencia no devengada por el productor en un ambiente competitivo. Para eso se encarece la competencia del exterior con un impuesto, lo cual se justifica con una cortina de humo de jerga económica para engañar a la gente. Y el peor argumento para justificar el castigar al propio pueblo es que en todas partes se hace lo mismo.

Generalmente, un subsidio se da al subsidiado con dineros recaudados en forma de impuestos cobrados a los ciudadanos. No lo pagan solamente los que consumen el producto. Pero en el caso del subsidio arancelario, la transferencia es directa del ciudadano consumidor al productor subsidiado, sin el intermediario gobierno. Esa es la diferencia fundamental.

No se comprende que el daño producido por los aranceles lo pagan los habitantes del país que los impone. Hace muchos años, una islita en la periferia del mundo decidió eliminar todos sus aranceles y llegó a ser la potencia económica más grande del mundo, Inglaterra. Siglos más tarde, otro pequeño país hizo lo propio y se convirtió en el más exitoso país de nuestro hemisferio, Chile. Hong Kong también hizo lo mismo. Lamentablemente, ninguno tomó el último paso lógico, la eliminación total de sus aduanas.

* Ingeniero y empresario guatemalteco, fundador de la Universidad Francisco Marroquín.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.