MARIANELA Y SU DANZA CONTAMINADA

MARIANELA Y SU DANZA CONTAMINADA

Danza contaminada, eso es lo que hacen Marianela Boán y su grupo Danza Abierta, de Cuba. Algunos la llaman danza teatro -dice Guido Gali, asistente general del grupo-; ella prefiere usar ese otro término, y se refiere a la danza que se contamina favorablemente de todas las artes y de las experiencias personales y colectivas de los bailarines .

19 de marzo 2002 , 12:00 a. m.

Danza contaminada, eso es lo que hacen Marianela Boán y su grupo Danza Abierta, de Cuba. Algunos la llaman danza teatro -dice Guido Gali, asistente general del grupo-; ella prefiere usar ese otro término, y se refiere a la danza que se contamina favorablemente de todas las artes y de las experiencias personales y colectivas de los bailarines .

Nacido en 1988, el grupo es uno de los pilares de la actual estética dancística de la isla. Marianela -que no vino al festival pues está bailando en Anchorage (Alaska)- es una de las renovadoras de un estilo que en Cuba estuvo sobre todo influenciado por técnicas de maestros como la estadounidense Martha Graham y el mexicano José Limón: De allí nació la técnica cubana de danza moderna -cuenta Gali-, que es una fusión del folclor afro con los postulados de estos dos maestros .

Como entrenamiento eso es bueno -agrega el asistente de dirección, Benigno Cortés-, pero surge un problema cuando los coreógrafos no saben qué hacer y las piezas se convierten en una especie de clase de danza .

Boán fue más allá, y hoy no solo es una coreógrafa sino una autoridad que ha sabido digerir los diferentes métodos y proponer una manera personal de moverse en escena.

Y Justamente Chorus perpetuus, la obra que están presentando en el Teatro Libre de Chapinero, habla de eso. Seis bailarines, amarrados unos a otros, danzan, cantan y actúan al mismo tiempo. Los coros so interpretados a capella y representan a los seres humanos que deben vivir en una sociedad contra la que tienen que luchar para ser aceptados.

La obra, que ya se vio en México y República Dominicana, ganó el Premio Nacional de Coreografía y el Premio de la Crítica Especializada en Cuba, en el 2000.

- Teatro Libre de Chapinero, calle 62 No. 10-65. Hoy y mañana, 8 p.m. Boletas: entre 20.000 y 60.000 pesos.

FOTO/Felipe Caicedo EL TIEMPO.

Chorus perpetuus ganó el premio de coreografía y de la crítica cubana hace dos años.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.