Secciones
Síguenos en:
VIENTOS DE DEVALUACIÓN COLOMBO-VENEZOLANA

VIENTOS DE DEVALUACIÓN COLOMBO-VENEZOLANA

En los últimos días se han oído diversas voces que auguran una abrupta devaluación en Venezuela, sin advertir que los indicadores macroeconómicos de ambos países servirían para afirmar que el peso colombiano debería devaluarse incluso antes que el bolívar del país vecino. (VER TABLA: CUAL DEBERIA DEVALUAR PRIMERO?)

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
21 de enero 2002 , 12:00 a. m.

En los últimos días se han oído diversas voces que auguran una abrupta devaluación en Venezuela, sin advertir que los indicadores macroeconómicos de ambos países servirían para afirmar que el peso colombiano debería devaluarse incluso antes que el bolívar del país vecino.

(VER TABLA: CUAL DEBERIA DEVALUAR PRIMERO?).

Al comparar las cifras de Colombia y Venezuela, se encuentra que el comercio exterior colombiano y sus niveles de endeudamiento externo exigen una corrección más rápida en la tasa de devaluación.

Colombia, a diferencia de Venezuela, no tiene el margen de maniobra del que sí gozan las autoridades patriotas (ver cuadro adjunto).

Del análisis de las cifras se desprenden al menos tres conclusiones: en primer lugar, que mientras que el bolívar padece una revaluación real que al menos se sustenta en un cuantioso superávit en la cuenta corriente de la balanza de pagos, la revaluación del peso colombiano tercamente ignora un déficit en cuenta corriente que representó el 2,2 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

En segundo lugar, que en el evento en que el precio del petróleo siga de capa caída, Venezuela tendría un deterioro de su economía caracterizado por el descalabro de la cuenta corriente, el aumento de la relación deuda externa a PIB y la disminución de la razón de exportaciones a deuda externa, es decir, se aproximaría al cuadro que presenta la economía colombiana hoy.

Nexos comerciales.

Y en tercer lugar, que al margen de quién sea el primero en devaluar, lo cierto es que los nexos comerciales de la economía binacional son de tal magnitud, que la devaluación de una moneda implicaría la devaluación de la otra. Tanto Venezuela como Colombia, que hacen parte de la Comunidad Andina de Naciones, comparten un intercambio de bienes y servicios que asciende a los 2.000 millones de dólares al año.

Sobre estas bases, la mirada fría de las economías, la recesión mundial y las declaraciones del Ministerio de Hacienda sobre la no monetización de los 1.900 millones de dólares que tiene Colombia en el exterior, deberían servir para que el mercado revalidara las expectativas de devaluación que traía a comienzos del año anterior.

Estas espectativas se pulverizaron cuando en mayo del año pasado el Ministerio anunció su célebre monetización de 1.000 millones de dólares en el segundo semestre del 2001.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.