CRIMEN NO QUEDARÁ IMPUNE

CRIMEN NO QUEDARÁ IMPUNE

La promesa del presidente Andrés Pastrana es que el asesinato de Isaías Duarte Cancino, arzobispo de Cali, no va a quedar impune y que no va a descansar hasta encontrar a los responsables del crimen.

20 de marzo 2002 , 12:00 a. m.

La promesa del presidente Andrés Pastrana es que el asesinato de Isaías Duarte Cancino, arzobispo de Cali, no va a quedar impune y que no va a descansar hasta encontrar a los responsables del crimen.

Así lo aseguró en un discurso pronunciado durante el sepelio de monseñor Duarte, en medio de una impresionante rechifla que apenas permitió escuchar las palabras del Jefe de Estado.

Ayer la ciudad despidió al hombre que era cabeza de la Iglesia Católica en el Valle, asesinado el sábado pasado en el sur de Cali. Lo hizo con una misa sencilla, pero multitudinaria repleta de banderas blancas y de Colombia.

Un gigantesco pendón con la imagen de Duarte Cancino, y con el lema de Pastor de la paz , colgaba sobre el frente de la catedral, encima de una carpa blanca, donde el cardenal Pedro Rubiano y diez sacerdotes más oficiaron la homilía.

Lloramos al amigo de todos que nos fue arrebatado por la mente criminal de quien armó y pagó a los sicarios , dijo Pastrana. No vamos a descansar hasta que se cumpla la justicia que merecen; se equivocaron los asesinos , dijo el Presidente.

Entre tanto, además de la rechifla, en medio de la plaza varios carteles se elevaban desafiantes con la leyenda: Presidente, usted puso contra la pared a Monseñor".

La ceremonia al aire libre se llevó a cabo en medio de un día gris y con señales de lluvia. De allí que la plazoleta no se hubiera llenado en su totalidad como en aquellas manifestaciones multitudinarias, que rechazaron la violencia y los secuestros, organizadas por el mismo monseñor Duarte Cancino hace meses.

A las 10:50 de la mañana se inició el sepelio de Monseñor, cuyo féretro fue visitado desde el domingo pasado hasta la madrugada de ayer por más de medio millón de personas, que formaron largas filas en las afueras de la catedral.

Poco antes de empezar los oficios de ayer, de una de las puertas de la Catedral salieron 80 obispos de todo el país que fueron invitados a la ceremonia.

A las 11:00 a.m., Gloria Acevedo Duarte y Luis Duarte, familiares de Monseñor, recordaron sus palabras de hace unos días: quítenles las armas a los violentos y verán solo a cobardes .

Media hora después, el cardenal y arzobispo de Bogotá, Pedro Rubiano, hizo un cálido elogio del jerarca asesinado.

Era admirable la verticalidad y la rectitud de monseñor Isaías, su valentía, la claridad en sus pronunciamientos, sus premoniciones y exigencias para que no solamente los fieles de su arquidiócesis, sino los colombianos sin excepción entendiéramos que no podíamos ser simplemente espectadores que se quejan de la corrupción, la injusticia social, la falta de responsabilidad, la violencia del narcotráfico, la subversión y el terrorismo que nos destruyen .

Al sonido de las campanas que no dejaron de escucharse en el centro de la ciudad, los caleños clamaban justicia, mientras agitaban pañuelos blancos. Otros que no pudieron estar en la concentración buscaron un mejor sitio en las ventanas de los edificios vecinos.

La ceremonia, en la que los feligreses cantaron el himno de la Alegría, finalizó a las 12:45 del día. Como al inicio, 200 hombres del Ejército rindieron honores a Monseñor, mientras en hombros era llevada la caja con su cadáver dentro de la catedral.

Allí fue cavada la tumba. Su cuerpo quedó sepultado con solo una rosa sobre el ataúd y bajo los pies de la Virgen de Fátima.

Que cierren la boca.

En fuertes términos, el procurador general de la Nación, Edgardo Maya Villazón, pidió ayer prudencia a las autoridades que investigan el asesinato de monseñor Isaías Duarte Cancino.

"Cuando tengan los resultados que se los entreguen al país, pero mientras tanto que cierren la boca y que se abstengan de estar hablando necedades e insensateces sobre este asunto tan grave que ha acontecido para el país y para el contexto internacional", dijo Maya.

El funcionario advirtió que con las declaraciones que han dado los funcionarios de los organismos de investigación y seguridad, se podría perjudicar el fondo de las investigaciones.

"No podemos continuar en Colombia, los servidores públicos, con la exposición permanente de actividades que se van a hacer en este tema (el asesinato de monseñor Duarte) y en cualquiera. Aquí se anuncia todo y lo que el país espera son resultados", puntualizó Maya.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.