UNA BUENA ILUSIÓN TELEVISIVA

UNA BUENA ILUSIÓN TELEVISIVA

El gran debate que organizaron RCN, Semana y EL TIEMPO anoche fue un espejo de cómo es nuestra democracia, un escenario donde abundó la indefinición de los cinco candidatos presidenciales, un periodismo que buscó propuestas y poco encontró.

20 de marzo 2002 , 12:00 a. m.

El gran debate que organizaron RCN, Semana y EL TIEMPO anoche fue un espejo de cómo es nuestra democracia, un escenario donde abundó la indefinición de los cinco candidatos presidenciales, un periodismo que buscó propuestas y poco encontró.

La televisión como escenario de encuentro y divergencia es una buena noticia para la democracia. Lástima que no haya candidatos que propongan ideas diferenciadas. El debate fue una gran ilusión.

El debate fue largo y, sobre todos los temas, el modelo lució un poco extraño, los tiempos poco se cumplían, la informalidad se tomó muchas veces el diálogo. Don Juan Gossaín, el moderador, imponiendo orden, dando la palabra, asignando la agenda. Don Juan fue el show de la noche.

Los periodistas preguntaron a veces demasiado abstracto, a veces demasiado concreto, cada uno con su agenda, cada uno buscando la noticia de la noche. Don Juan intervenía cuando lo estimaba conveniente e imponía un orden difuso. El asumió el peso periodístico, opacando a los otros informadores. Los periodistas, Alejandro Santos, Rafael Santos y Jorge Alfredo Vargas, lucieron preparados.

Los candidatos, por su parte, parecían clonados. Garzón, el único que iba en otra vía, hasta en su vestuario y look. Doña Noemí se diferenció por su rojo seductor de impacto televisivo, mejoró su tono y lució más espontánea, menoslibreteadai y llena de ideas que tengan buen oído. A Don Horacio no se le vio confortable y nunca encontró su tono, la televisión parece no ser su escenario natural. Don Alvaro sigue en su línea de prometer autoridad pero nada más, lució corto de ideas. El señor Bedoya poco pudo hacer con los tiempos asignados, siempre le sonó la chicharra y de ideas, nada. DonLuchoi (Garzón) ganó en cuanto se proyectó con un plan diferente.

Los televidentes nos creamos mucha expectativas frente a los debates, siempre esperamos más de lo que nos pueden dar. Cuando termina el programa, nos sentimos un poco defraudados. La realidad es que eso es lo que tenemos, eso son nuestros candidatos. La televisión no miente, ahí están y así son.

La democracia ganó. RCN, Semana y EL TIEMPO le cumplieron al país al crear un escenario común donde todo se vio. Noticia nacional fue que se sacrificaron las telenovelas para informar al país sobre su futuro.

FOTO.

En los estudios del Canal RCN se realizó el primer gran debate, en el que participaron cinco candidatos presidenciales. El nerviosismo, tanto por parte de periodistas y moderador, como de los invitados, fue evidente, sobre todo al inicio de la transmisión en directo. Milton Díaz /EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.