Secciones
Síguenos en:
MÁS DE LINUX Y PCS

MÁS DE LINUX Y PCS

Vaya, vaya polvareda que suscitó mi columna pasada sobre la ley que obligaría al Estado a usar software libre (léase Linux). Como nunca, mi buzón de correo electrónico se vio colmado de mensajes en contra (la mayoría) y a favor de lo expuesto en mi columna, los que contesté todos. Quedó en evidencia que mi columna circuló por toda la comunidad de habla hispana defensora de Linux, la que no dudó en hacerse presente.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
09 de diciembre 2002 , 12:00 a. m.

Me quedan algunas conclusiones sobre el tema y los corresponsales electrónicos que me enviaron mensajes.

Muchos de los amigos corresponsales eran de otro país, generalmente de España y Argentina, lo que demostró la unidad de cuerpo de las legiones linuxianas y quienes aportaron ideas y argumentos con cabeza fría.

Los mensajes que me llegaron de Colombia fueron en su mayoría acalorados, ofensivos e insinuantes y poco aportaron al debate, aunque debo decir que hubo algunos pocos ricos en argumentos, sustentando posiciones con la altura que cualquier discusión se merece.

Queda en evidencia la solidaridad, acertada o errada, de la comunidad linuxera . La respuesta que tuvo me hizo acordar de la reacción de los fanáticos del Apple Macintosh cuando se hablaba mal de él. Mataban y comían del muerto. Sin embargo, esta característica lo pone a uno a reflexionar sobre la inflexibilidad y agresividad de la gente que más conoce precisamente del tema que, de pasar la ley, sería base para la informática del Estado y las consecuencias que puede tener ante una interacción, de hecho poco flexible y lenta, cuando de negociar con el Estado se trata.

Repito el mensaje de mi columna, porque creo que no fue entendido. De lo que se trata es de que cada entidad escoja la plataforma que más le convenga en un ambiente de competencia y no que se les obligue por ley de la República a usar una en especial, llámese como se llame. Para ser sincero, no entiendo ese gran miedo que le tienen a la competencia.

Y la última, pero muy importante conclusión fue la falta de humor y de imaginación que evidenciaron ya que no entendieron que la palabra monopolio en el título de mi columna era una metáfora con algo de humor para introducir el tema de la Ley que pretende pasar Petro en el Congreso.

Bienvenido PCS en Colombia. La buena noticia es que se les adjudicará a un precio bueno para los proponentes de esta nueva telefonía móvil. Precio al que seguramente los operadores actuales, en especial Bellsouth, se opondrán sin reconocer, en su lógica absurda, que fueron ellos, con sus triquiñuelas y sus hordas de abogados, los que se encargaron de bajar

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.