ANDERSEN CONTRAATACA

ANDERSEN CONTRAATACA

Arthur Andersen LLP obtuvo una fecha de juicio temprana, lo que le podría darle una posible ventaja en su batalla con el Departamento de Justicia de Estados Unidos para evitar ser condenada, que para la firma equivaldría a algo así como una pena de muerte corporativa.

21 de marzo 2002 , 12:00 a. m.

Arthur Andersen LLP obtuvo una fecha de juicio temprana, lo que le podría darle una posible ventaja en su batalla con el Departamento de Justicia de Estados Unidos para evitar ser condenada, que para la firma equivaldría a algo así como una pena de muerte corporativa.

Como se esperaba, la firma de contabilidad se declaró inocente de obstrucción a la justicia por destruir documentos relacionados con la debacle de Enron Corp. La jueza de distrito Melinda Harmon fijó la fecha del juicio para el 6 de mayo.

Sin embargo, incluso una fecha anticipada podría no ser suficientemente para que Andersen supere los problemas que se acumulan día tras día. Desde que fue acusada la semana pasada, un número cada vez mayor de sus clientes más importantes ha optado por otras firmas de contabilidad, lo que amenaza con erosionar los ingresos de Andersen y complicar sus esfuerzos por encontrar un comprador para una parte de sus operaciones.

Mientras 500 empleados demostraban su apoyo a Andersen frente a las oficinas de la firma, su equipo legal, encabezado por un ex fiscal especialista en casos de pena de muerte, se dirigía a la corte federal de Houston.

Aunque comúnmente suele tomar varios meses o más para que casos criminales tan complicados lleguen a juicio, Rusty Hardin, el principal abogado de Andersen, presionó por un juicio rápido porque la velocidad es un elemento clave para la estrategia legal de la firma.

Andersen cree que el caso del gobierno en su contra es débil y mientras más pronto sus abogados vayan a juicio, podrán destruir más fácilmente los argumentos en su contra.

En la corte, Hardin argumentó que un juicio temprano era necesario para recuperar la reputación de su cliente. Lo han hecho parecer como si fueramos responsables por el atentado contra] el World Trade Center , dijo de la acusación del gobierno.

La audiencia se realizó en un día en el que Andersen empezó a probar cómo planea refutar los argumentos en su contra, tanto en los tribunales como ante la opinión pública, como una empresa que ha sido descrita y acusada de manera equivocada.

Aparte de las manifestaciones de apoyo de los empleados de Andersen en varias ciudades, la golpeada firma publicó avisos de página completa en varios periódicos, incluyendo uno en The Wall Street Journal, calificando el caso del gobierno como un ataque político lanzado por el excesivo celo del Departamento de Justicia de EE.UU.

En la corte, su estrategia legal tomó un giro sorprendente, al basarse en el respaldo a un aliado atípico, David Duncan, el ex auditor de Enron, que Andersen despidió en enero pasado después de acusarlo de una campaña no autorizada de destrucción de documentos en plena investigación de la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) de EE.UU. a Enron.

Los abogados de Andersen ahora dicen que no creen que Duncan tenía la intención de cometer un crimen.

Puede que los abogados también ataquen el estatuto federal bajo el cual fue acusada la empresa, y que en los últimos años ha sido usado para procesar a delincuentes comunes y evasores de impuestos, más que para corporaciones y otras grandes organizaciones.

Andersen ha acusado al gobierno de apurar un juicio y ahora quiere responder con la misma moneda.

Aparte de obtener un pronto juicio, la firma de abogados indicó que tiene la intención de pedirle a la jueza que evite que el Departamento de Justicia use durante el juicio evidencia obtenida a través del jurado de instrucción que ha estado investigando a la firma.

Aunque es una práctica común que el gobierno use a este jurado para presentar más cargos contra el acusado, los abogados de Andersen dijeron que creían que era injusto que el gobierno use a este jurado para un caso que ya ha sido presentado ante el tribunal. Varios empleados de Andersen han sido citados a testificar ante el jurado de instrucción.

En caso de que no se produzcan demoras, el juicio tiene un calendario ambicioso.

La jueza Harmon dijo que le gustaría terminar antes del 29 de mayo, fecha en que tomará sus vacaciones y sugirió la posibilidad de que realizar el juicio incluso durante los fines de semana. Además, se fijó una fase preliminar del juicio para el 26 de abril.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.