LOS DOBLECES DEL TIEMPO

LOS DOBLECES DEL TIEMPO

Qué es el tiempo? Pregúntele a seis personas y lo más probable es que obtendrá seis respuestas diferentes. El físico, por ejemplo, podrá decir que el tiempo es uno de dos bloques básicos que integran el universo. Uno de estos es el espacio. Para un banquero, es dinero. Para un monje budista el tiempo es visto a través de los ciclos eternos y recurrentes de la naturaleza.

21 de octubre 1990 , 12:00 a. m.

Un grafito en la pared de un café en Austin (Texas, Estados Unidos) intentó dar una respuesta adecuada: El tiempo es la manera como la naturaleza impide que todo suceda a la vez .

Le hemos prestado más atención a medir el tiempo que a cualquier otra cosa de la naturaleza --dice Gernot Winkler, director de los Servicios de Tiempo en el observatorio naval en Washington D.C. (Estados Unidos)--. Sinembargo, el tiempo sigue siendo una abstracción, una adivinanza que existe en nuestras mentes únicamente .

No obstante, hay unas cifras muy reales: unos 500 mil millones de relojes se producen anualmente en el mundo. En Estados Unidos, solamente, 300 mil relojes pasan diariamente de las estanterías a las muñecas o a las paredes de las casas de otros tantos compradores. La industria es tan monumental que el fabricante más grande del mundo, la firma japonesa Seiko, produce más relojes que toda Suiza.

El investigador de la revista National Geographic, John Boslough, comenta que el hombre ha construido más relojes que todas las otras máquinas juntas.

Por eso, no sería atrevido decir que sin el reloj no existiría el mundo moderno. David Landes, un historiador del tiempo de la Universidad de Harvard, dice: Es la diferencia entre una sociedad compleja y extremadamente coordinada y una primitiva que solamente tiene un conocimiento vago de las posibilidades del tiempo .

Como están las cosas, el mundo se encuentra atado por un vasto sistema global de medición del tiempo tan exacto que se descacha en solo una mil millonésima de segundo al día. Es tal la dependencia, que un navegador que desea conectarse con un satélite para conocer su posición depende de una señal cuya exactitud se mide en una millonésima de segundo. Las sondas espaciales son guiadas por señales de radio calculadas hasta en una mil millonésima de segundo, o lo que se conoce en el ámbito científico como un nanosegundo.

Pero aun hay más.Los físicos miden rutinariamente el movimiento dentro del núcleo de un átomo hasta en millón millonésimas de segundo (para más claridad, 1/1 000.000 000.000 ?!). Y por si alguien pregunta, esto se conoce como picosegundos. Pero en algunas ocasiones los físicos necesitan dividir más el segundo, y llegan hasta los femtosegundos (milésimas de picosegundos). Para dar una idea, hay más femtosegundos en un segundo, que segundos en los pasados 31 millones de años.

En más de cincuenta estaciones de conteo de tiempo en el mundo, relojes atómicos permiten dividir los segundos de esta manera al contar las oscilaciones de los átomos. El reloj atómico más preciso de Estados Unidos, localizado en el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (INET) en Colorado, es tan exacto que pierde un segundo cada 300 mil años.

Pero a fin de cuentas, qué es un segundo? Un segundo es virtualmente infinito --dice David Allen, un teórico del tiempo del INET--. Se puede dividir en tantas porciones como la tecnología lo permita .

La noción del tiempo absoluto fue desmentida por Albert Einstein, el precursor de la teoría de la relatividad. Para Einstein, el tiempo depende de la velocidad en que se está viajando. Los eventos determinan con qué velocidad pasa el tiempo y no a la inversa.

El único absoluto --dice el físico Stephen Hawking de la Universidad de Cambridge-- es la velocidad de la luz (300 mil kilómetros por segundo) y no el tiempo .

De cierta forma, la velocidad de la luz es el reloj maestro de Einstein. No puede haber velocidad sin la presencia del tiempo y la velocidad de la luz nunca varía. Así, a la final, la mejor manera de medir una distancia es con la velocidad de la luz.

Sinembargo, hay un problema: la gravedad afecta tanto a la luz como al tiempo. En el universo de la relatividad de Einstein, la gravedad es causada por la intromisión de un gran pedazo de materia --como el Sol, por ejemplo-- en el espacio y en el tiempo.

La gravedad, además, dobla el espacio y el tiempo. Esto quiere decir que, en la presencia de un gran objeto estelar, la luz debe cubrir una mayor distancia entre dos puntos. En consecuencia, el tiempo, en términos relativos, se desacelera.

Júpiter, por ejemplo, tiene 318 veces más masa que la Tierra. Allí, un reloj atómico del elemento químico cesio trabajaría más despacio. En un hueco negro --una masa extremadamente densa que se crea por el colapso de una estrella-- la gravedad es tan fuerte que no deja escapar ni siquiera la luz. En ese lugar el tiempo no transcurrirá.

Todo esto, a fin de cuentas, apunta a lo siguiente: si no hay un evento, no hay tiempo. Para John Wheeler, físico de la Universidad de Princeton, el tiempo es un instrumento de medición. No es algo absoluto, ni es una sustancia . Es una dimensión, y como cualquier dimensión tiene una cualidad secundaria en la naturaleza. No obstante, el hombre ha interiorizado con tal fuerza el concepto del tiempo que ha adquirido un significado propio.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.