VIOLENCIA DEJÓ SIN ESTUDIO A 800 NIÑOS

VIOLENCIA DEJÓ SIN ESTUDIO A 800 NIÑOS

En lo que va corrido del año, Alexander no ha podido sacar su uniforme de colegio del cajón inferior de su escaparate.

29 de junio 2002 , 12:00 a. m.

En lo que va corrido del año, Alexander no ha podido sacar su uniforme de colegio del cajón inferior de su escaparate.

Los dos profesores que le dictaban clase a este niño de 12 años y a otros 60 menores no regresaron a la escuela de Macanal, vereda del municipio de Convención, debido a los combates entre paramilitares y guerrilleros.

Este plantel, a una hora de Convención y al que también acudían niños de las veredas Santa Bárbara y Piñuelas, es apenas un ejemplo de la crisis educativa que enfrenta Convención, donde el año escolar no se ha iniciado en 38 establecimientos de corregimientos como Miraflores, Las Pitas, La Trinidad, La Libertad, Honduras, Motilonia, Cartagena y Mesa Rica, donde 800 niños están sin estudiar.

Todos los días, antes de salir con su padre a ayudarle a recoger café, Alexánder le pregunta a su mamá, Yolima, cuándo podrá volver a la escuela para comenzar su cuarto año de primaria.

La respuesta no la tienen en la casa del menor ni en la de ninguno de los más de 7.000 campesinos que se han desplazado a los perímetros urbanos de Convención y Ocaña, huyendo de los combates en la región del Catatumbo.

La tristeza invade el rostro de Yolima, de 34 años, al recordar que su hijo Einer, de 9, no tuvo la misma fortaleza de sus tres hermanos y debió ser llevado a la casa de los abuelos, en Convención: Desde comienzos de año, el niño no podía comer ni dormir bien por el temor que le causaban la presencia de las autodefensas y el ruido de las balas .

A diez minutos de Macanal está la escuela. Los pupitres permanecen en el rincón de las dos únicas aulas y el ruido de las voces de los pequeños fue desplazado por el silbido del viento que sacude los pinos.

No han sido amenazados.

Mientras en esa vereda las escuelas permanecen vacías, como en la mayoría de las áreas rurales de Convención, en el casco urbano del municipio se refugia la mayoría de los 50 maestros desplazados.

Dos de ellos, Rosario y Marlene, dictan clases a 40 niños desplazados en un improvisada aula al aire libre de la casa campesina de Convención.

Los docentes no han manifestado haber sido víctimas de amenazas personales. Simplemente hay un temor colectivo a desempeñar su trabajo, por los permanentes combates que se registran en las zonas rurales , asegura el secretario de Gobierno Municipal, Alberto Castilla.

Para justificar los 30 millones de pesos mensuales que debe pagarles el municipio, así no trabajen en sus planteles, los profesores desplazados sirven de apoyo en colegios del casco urbano, mientras pueden retornar a las áreas rurales.

Castilla advierte que la situación se le sale de las manos a la Administración Local y hace un llamado al Gobierno Nacional para que conforme una comisión de verificación que permita garantizar el regreso de los desplazados. De lo contrario, dice, definitivamente no habrá año lectivo en el 2002 para la zona norte de Convención .

*Nombres cambiados por petición de las fuentes.

FOTO/Obando.

Algunos niños desplazados reciben clases en improvisadas aulas al aire libre, en el casco urbano del municipio de Convención (Norte de Santander).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.