EL ARMA DE DOBLE FILO DE YASSER ARAFAT

EL ARMA DE DOBLE FILO DE YASSER ARAFAT

Mientras Estados Unidos empezó a auscultar discretamente dentro de la población palestina para encontrar un sucesor del presidente Yasser Arafat a la medida de Israel y de ellos mismos, el histórico líder respondió por la vía democrática convocando a elecciones generales para enero.

30 de junio 2002 , 12:00 a. m.

Mientras Estados Unidos empezó a auscultar discretamente dentro de la población palestina para encontrar un sucesor del presidente Yasser Arafat a la medida de Israel y de ellos mismos, el histórico líder respondió por la vía democrática convocando a elecciones generales para enero.

Los comicios, que pueden ser un paso fundamental para reforzar la legitimidad de Arafat y fortalecer su poder dentro del pueblo palestino, también pueden ser un arma de doble filo: La población palestina, humillada por la presencia de las tropas israelíes en seis de las siete de las ciudades autónomas de Cisjordania, podría dar vía libre a los movimientos radicales.

Y, en consecuencia, elegir masivamente a sus representantes, al menos en las elecciones de las municipalidades.

Ya el Hamas y la Jihad Islámica, movimientos que desde el inicio de la Intifada palestina (septiembre del 2000) han visto acrecentar su fuerza basándose en atentados -considerados heroicos por el grueso de la población- y de su red de servicios sociales, anunciaron que participarán en las elecciones locales y posiblemente en las legislativas.

Esto crearía un caos dentro de la configuración política palestina y con miras a unas negociaciones con Israel, como lo indicó a la AFP un alto responsable palestino bajo la condición del anonimato: Imagínense que ellos (los movimientos radicales islámicos) consigan una gran votación en las elecciones municipales, en particular en Gaza. Aquello sería un duro golpe a las fuerzas palestinas laicas comprometidas con un proceso de paz .

Una victoria de los islamistas radicales llevaría a una posible anulación de las elecciones legislativas, lo que constituiría el peor escenario para un gobierno al que E.U. y la Unión Europea le piden el fortalecimiento de las instituciones democráticas.

Estados Unidos, entre tanto, continúa su búsqueda. A pesar de que altos funcionarios insisten en que no es el deseo de Washington decidir quién será el próximo jefe de la Autoridad Palestina, ya pidió la ayuda de los europeos, algunos países árabes moderados como Jordania, Egipto y Arabia Saudí, e incluso Israel para conseguir un líder que, a su juicio, lleve a feliz térmimo unas negociaciones de paz.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.