CAE ISRAELÍ POR OTTERLOO

CAE ISRAELÍ POR OTTERLOO

Cuando todo estaba listo para la entrega de un informe de la OEA sobre la venta de 3.000 fusiles nicaraguenses a las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc), una captura, la primera que se produce en el caso, hizo frenar en seco su divulgación.

06 de diciembre 2002 , 12:00 a. m.

Se trata del empresario israelí Shimon Yelinek, quien fue detenido por la policía el pasado 21 de noviembre en el aeropuerto de Tocumen, de Ciudad de Panamá, y de inmediato fue puesto a disposición de la Fiscalía Segunda de Drogas, que investiga el caso en ese país.

Según testimonios recopilados por los investigadores, Yelinek fue uno de los intermediarios en el presunto negocio de armas entre las policías de Nicaragua y de Panamá, que luego fueron desviadas ilegalmente a Colombia.

El jefe de la policía panameña, Carlos Barés, le confirmó a EL TIEMPO que el israelí se encuentra detenido en las instalaciones de la Policía Nacional. El está a disposición de las autoridades competentes, quienes son las que deberán determinar si participó o no en este desvío de armas , añadió.

En cuanto al informe de la OEA, el ex embajador de Estados Unidos en Colombia Morris Busby, responsable del mismo, al parecer ha solicitado al gobierno panameño una entrevista personal con Yelinek y podría viajar a este país en cualquier momento.

En abril pasado, EL TIEMPO reveló que el 5 de noviembre de 2001 el barco panameño Otterloo desembarcó en el puerto de Turbo (Antioquia) 14 contenedores en los que venían 3.000 fusiles AK-47 y 5 millones de balas calibre 7,62 milímetros.

Días después, el material bélico llegó a manos de las Auc, como lo reconoció a EL TIEMPO su jefe Carlos Castaño: Es el mejor gol que he hecho .

Posteriormente, inteligencia de la Policía de Colombia estableció que el arsenal, que figuraba como una carga de pelotas plásticas, había sido vendido por la Policía de Nicaragua, aparentemente, a su homóloga panameña.

También halló que el intermediario, la empresa Girsa que aseguró representar a la policía de Panamá- , utilizó documentación y firmas falsas de las autoridades de ese país.

Según el copropietario de Girsa, el israelí Ori Zoller, la orden de compra de la policía de Panamá - que resultó falsa- se la entregaron a él sus compatriotas Shimon Yelinek y Marcos Shrem.

Está detenido ilegalmente Shimon Yelinek es un empresario israelí de 41 años que hace tres está radicado en Panamá, donde se casó con una natural de ese país.

Allí se dedica a la construcción, pero también tiene negocios en Africa, especialmente en el Congo, ligados a la seguridad y al comercio.

Precisamente desde esa nación, en julio pasado y ante el escándalo desatado por este caso, Yelinek envió una declaración juramentada a la justicia panameña en la que asegura que nada tuvo que ver con el desvío de los 3.000 fusiles.

Yelinek niega que suministró la orden de compra a Zoller y que haya actuado como representante de la Policía de Panamá.

Sin embargo, acepta que se reunió en varias ocasiones con Zoller y el socio de este, Uzzi Kisselivich, para negociar sobre ventas de armas desde Nicaragua.

Incluso, reconoce que en el 2000 vio con Zoller un lote de armas de la policía de ese país y que a finales del 2001 le ofrecieron participar en otra transacción similar en Nicaragua, pero le indicaron que el negocio debía concluir antes de las elecciones presidenciales de enero del 2002.

Al final, asegura Yelinek en el documento, se abstuvo de participar en el negocio pues había elementos no legales en él. En la declaración, el empresario anunció que se presentaría ante la justicia de Panamá para aclarar su situación.

Uno de sus abogados, Sidney Sitton, le dijo a este diario que el pasado 21 de noviembre su cliente llegaba a Panamá con esas intenciones. Pero acá montaron un espectáculo en el avión y lo detuvieron ilegalmente, a pesar de que ya se había hablado que Yelinek se iba a presentar voluntariamente , añadió.

Según Sitton, en el momento de la detención, el empresario no tenía en su contra orden de captura ni le habían formulado cargos, aunque ahora si le aparecen: tráfico de armas, falsificación de documentos públicos y asociación ilícita para delinquir.

Además no hay pruebas de que él haya participado en ese ilícito. Lo único que hay contra Yelinek son las declaraciones de Zoller, que son mentiras. Por esas irregularidades interpusimos un recurso de hábeas corpus, para que él quede libre rápido , dijo Sitton.

Por su parte, investigadores de la Policía de Colombia ya se desplazaron a Panamá para conocer las declaraciones de Yelinek. Mientras tanto, voceros de la Fiscalía dijeron que la investigación estaba un poco lenta , porque la encargada estaba comisionada en otro caso.

FOTO Trece meses después de que el Otterloo atracó con 3.000 fusiles en Turbo (Antioquia) se conoce la primera detención en el caso.

Archivo / EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.