POR UN ESPACIO DIVINO

POR UN ESPACIO DIVINO

Comienza Semana Santa y el reto para la iglesia del Divino Niño, en el barrio 20 de Julio, es mayor. Los fieles se multiplican en los días santos y con ellos las ventas ambulantes, el número de carros y los mendigos. El espacio no es suficiente para todos ellos.

24 de marzo 2002 , 12:00 a. m.

Comienza Semana Santa y el reto para la iglesia del Divino Niño, en el barrio 20 de Julio, es mayor. Los fieles se multiplican en los días santos y con ellos las ventas ambulantes, el número de carros y los mendigos. El espacio no es suficiente para todos ellos.

Se calcula que en un domingo normal 13 mil personas acuden a cada uno de los 28 servicios religiosos que allí se ofrecen. La devoción por la imagen del Divino Niño, elaborada en el año 1935 por el artesano Blas Arando, convoca a creyentes de todos los estratos sociales y de todas las regiones del país y del continente. Hasta en Puerto Rico se promociona el lugar en las guías de turismo.

En la Semana Mayor, el número de visitantes sobrepasa los dos millones y tratar de acomodarlos en medio de ese río humano en que se convierte la calle 27 sur, desde la carrera 10a hasta la 5a, y en el que naufragan vendedores de frituras, de veladoras, espigas, mazorcas y cachivaches, es toda una odisea. Son casi 3.000 ventas callejeras, sin contar los cientos de vehículos particulares que arriban al lugar.

Entre semana el contraste es otro. La calle es menos densa. Hay espacio. Otra cara del 20 de Julio que, sin embargo, no oculta las cicatrices del desgaste urbanístico en que ha caído uno de los sectores religiosos más importantes de Bogotá.

Desde hace algún tiempo se nota que aquí se está vendiendo de todo y por todas partes, eso no es malo, pero hay mucho desorden y también está afectando la seguridad , dice Leonardo Durán, residente en la zona.

A recuperar espacio.

La vocación religiosa y el interés por evitar un impacto urbano irreversible, llevaron a la Empresa de Renovación Urbana, la alcaldía local de San Cristóbal, los vendedores organizados e informales y la misma parroquia a unir esfuerzos para reorganizar la zona.

Las idea es poner en marcha un plan de acción inmediata que permita corregir el impacto del comercio informal y del uso que los mismos residentes dan a sus predios. Se sabe, por ejemplo, que vecinos y vendedores sealquilani los frentes de las casas para establecer puestos ambulantes. El arriendo del espacio cuesta entre 50.000 y 100.000 pesos diarios, y entre más cerca esté de la Parroquia, más alta es la tarifa.

Esto, además de ilegal, ha contribuido a la desvalorización del sector y ha convertido en costumbre la práctica de invadir áreas públicas.

Elsa Patricia Bohórquez, gerente de Renovación Urbana, explicó que la entidad está coordinando un esfuerzo que busca hacer sostenible el mantenimiento y la mejora del sector.

El plan no es un tema policivo dice Bohórquez . Es un trabajo que vincula a la comunidad y que busca aumentar la productividad. El desorden en el que venía el 20 de Julio hace que pierda todo el mundo .

Ambulantes con espacio.

El proceso de reorganización ya comenzó con la apertura de un nuevo parqueadero con capacidad para 500 carros, modificación de algunos sentidos viales y control sobre estacionamiento en la vía. Además, se están haciendo reuniones periódicas con los comerciantes para mejorar las condiciones de seguridad y aseo.

También se ha organizado a los vendedores ambulantes, que permanecen durante toda la semana, para que adquieran un predio donde ubicarse y evitar la invasión del espacio.

Paul Villabona, representante de la Asociación Distrital de Comerciantes Informales, dice que están trabajando con la alcaldía local y esperan el 15 de abril adecuar un predio en la calle 27 sur con 6a. para reubicar allí a los comerciantes. Ya tenemos 360 cuentas de ahorro programado para conseguir los recursos de los lotes añade Villabona . Además, queremos otro predio en la 26 sur para hacer un pasaje comercial .

Guillermo González, quien ha ayudado a coordinar los esfuerzos desde Renovación Urbana, dijo que se trabaja en la reconstrucción de los andenes en la 27 sur y en la 6a. El IDU está en el proceso de estudios y diseños y en los próximos meses se debe contratar la obra.

El objetivo es ir ordenando las actividades conservando y fortaleciendo el interés religioso y turístico. Eso también ayudará a reactivar la actividad comercial del sector , puntualizó González.

La parroquia del Divino Niño ha jugado un papel importante en todo este proceso, pues ha acompañado el esfuerzo de reorganización desde la oficina de proyectos sociales. Andrés Triviño, uno de sus voceros, explica que mejorar la zona es un proceso que les conviene a los residentes, comerciantes y a los miles de feligreses que se congregan en el lugar.

PIEDEFOTO.

CADA DOMINGO ASISTEN, en promedio, 13 mil personas a cada servicio religioso que se ofrece. En Semana Santa, la parroquia del 20 de Julio puede recibir 2 millones de visitantes.

Archivo EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.