RICO EL CINE

Querido: Siento no poder contestarle la entrevista ahora. Estoy en Nueva Delhi, saliendo para el aeropuerto. Llego el 3 de marzo a Buenos Aires. Y desde allá con gusto le respondo. Qué vaina! Un abrazo y gracias. D.

24 de marzo 2002 , 12:00 a. m.

"Querido:.

"Siento no poder contestarle la entrevista ahora. Estoy en Nueva Delhi, saliendo para el aeropuerto. Llego el 3 de marzo a Buenos Aires. Y desde allá con gusto le respondo. Qué vaina! Un abrazo y gracias.

"D.".

Diana Rico, 31 años, presentadora de Cine arte con Bernardo Hoyos, partió el primero de marzo de Nueva Delhi (India), voló nueve horas a Zurich (Suiza), allí esperó 15 horas para abordar el avión que la llevaría en 16 horas a Buenos Aires. El 3 de marzo arribó a la capital argentina. Y el 7 anunció: Llegué .

Venía de la India, donde estuvo dos meses y medio en un curso de Yoga. Quiero llegar a vieja estando bien , se justifica. Era amiga del humorista Jaime Garzón y cuando lo mataron quiso mandar todo al diablo. Viajar, como lo hacía él, se convirtió desde entonces en su forma de tenerlo presente, de rendirle homenaje.

Su destino obligado es todo lugar donde se celebre un festival de cine. "No me lo va a creer, pero en este momento solo tengo 750 pesos... Por qué? Lo que recibo por presentar (graba los 4 programas del mes en un día) es para comerme el mundo", dijo el martes pasado, antes de partir de nuevo. Una viajera que cuando se va del país siente miedo: "No sé si lo encontraré al regreso".

A la TV llegó cuando María Isabel Rueda y María Elvira Samper la llamaron para hacer clips culturales en el noticiero QAP. Era una estudiante de artes plásticas que había expuesto en bienales. Luego, hacía un programa de cine en Señal Colombia cuando Magdalena Larrota la llamó a Cine arte. El gusto por el cine le comenzó desde sus tiempos de estudiante de la universidad de los Andes.

En abril de 1998 se estrenó el programa y así concretó una idea que le venía dando vueltas. Las presentaciones son charlas sin libreto, en las que tanto Hoyos como Diana sacan a relucir su conocimiento sobre esa pasión que los une. Me interesa comunicar y crear un entusiasmo diferente al fútbol , dice.

Hoyos, su compañero de set, la define en 14 palabras: "Una mujer con sensibilidad moderna, que tiene carisma y un rostro muy atractivo".

La sala.

Se ha enamorado de varias películas. Recientemente, lo hizo con Mulholland Drive, de David Lynch, como lo había hecho mucho antes con Vaquero de medianoche, Desayuno en Tiffany s y Sin aliento (quiere un novio como su protagonista, Jean Paul Belmondo, pero más joven).

Sin embargo, para ella no existe una película indispensable. Lo importante es estar viva porque cuando se acaba una cinta y se prende la luz de un teatro, en la calle la vida sigue horrible. Para superar estos trances buscó el Yoga.

El niño y el toro fue la primera película que recuerda haber visto en el desaparecido teatro Arlequín. Cada vez que cierran un teatro es como si muriera alguien y con él se fueran todos los recuerdos .

En una sala de cine, Diana Rico se transforma, porque un largometraje le provoca lo mismo que un narcótico: va y vuelve. En esas travesías empezó a conocer Nueva York, su arquitectura y su atmósfera, a través de películas de Woody Allen, Spike Lee y Martin Scorsese. Lo que no visita, el cine se lo trae. Por eso corre cuando anuncian películas originarias de países tan impensados como Tanzania o Bangladesh.

Admite haber cometido uno que otro pecado cinematográfico. Se durmió en una película de Nagissa Oshima, lo mismo que en varias del alemán Rainer Werner Fassbinder.

También se ha salido de varias cintas que se programan en los festivales, porque no le duele tanto si no ha pagado la boleta. Jamás me salgo si compré la entrada , cuenta. Y es, como toda cinéfila, de amores y desamores. Traffic le pareció amañada y Amelie, tan empalagosa como un tarro de arequipe con cinco bocadillos. ODIA a Oliver Stone, por efectista y ególatra. Lo mismo que a la película Seven, por escandalizar con una construcción mental que no lleva a ningún lado. A la hora de amar, les vendió el corazón a las actrices Gena Rowlands y Audrey Hepburn (le habría gustado parecerse a ella).

Si pudiera rodar una película, sería un documental; la ficción no es su fuerte. Si la invitan a cine, su acompañante tendrá que conformarse con esperarla a la salida: Prefiero ir sola, pero después sí me gusta comentarla con alguien .

Cuatro años en la pantalla y ya ha merecido parodias de los humoristas de Sábados felices, algo que no la molesta porque, como dijo Oscar Wilde, toda imitación es una forma de halago. El martes pasado compró ruanas de oveja negra porque, al día siguiente, se iba para Londres a visitar amigos. Y no extraña que un próximo mensaje suyo diga: Querido. Siento no poder contestarle ahora. Estoy en Kuala Lumpur... .

FOTO/Archivo particular.

Diana Rico recorre hasta el ltimo rincn del mundo asistiendo a cuanto festival de cine se realice. Es una obsesin.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.