ARRANCA PULSO POR REFERENDO

ARRANCA PULSO POR REFERENDO

Con tres ponencias, en las que se expresan las serias diferencias que tienen las cuatro bancadas que conforman el Congreso, las comisiones primeras de Senado y Cámara iniciarán mañana la discusión formal del proyecto de referendo contra la corrupción y la politiquería propuesto por el presidente Alvaro Uribe.

24 de septiembre 2002 , 12:00 a.m.

Con tres ponencias, en las que se expresan las serias diferencias que tienen las cuatro bancadas que conforman el Congreso, las comisiones primeras de Senado y Cámara iniciarán mañana la discusión formal del proyecto de referendo contra la corrupción y la politiquería propuesto por el presidente Alvaro Uribe.

Conservadores, liberales uribistas, liberales oficialistas e independientes no lograron un acuerdo sobre los temas fundamentales de esta reforma, aunque pudieron neutralizar la intención del gobierno de convertir el Legislativo en una rama con una sola cámara y la eventual revocatoria del mandato de los actuales parlamentarios.

El pulso, ahora, se vivirá por el polémico tema de la congelación del gasto público -que incluye el no incremento de salarios para los servidores públicos- en los próximos dos años, iniciativa presentada por el gobierno como parte de su estrategia para solucionar el déficit fiscal, calculado en 6.5 billones de pesos.

Pero también producirá tensiones entre las bancadas la intención de los independientes de incluir en el referendo nuevos temas, como una reforma al sistema electoral colombiano y un radical cambio en la forma de elección de los alcaldes y gobernadores del país, así como la propuesta del senador Darío Martínez de convertir al Congreso en una rama unicameral con 150 miembros (ver recuadro).

La bancada del gobierno llega frágil a este debate. En la Comisión Primera del Senado sólo cuenta con 10 votos a favor de la propuesta integral del Presidente, contra 9 de liberales oficialistas e independientes.

Un solo voto de diferencia entre gobierno y oposición es motivo de preocupación para la senadora uribista Claudia Blum, quien pidió la intervención de los presidentes de Senado y Cámara, Luis Alfredo Ramos y William Vélez, respectivamente, para que mantengan la unidad de la bancada uribista.

En la Comisión Primera de la Cámara una coalición de 18 representantes (10 oficialistas cuatro conservadores y cuatro uribistas) podría poner al gobierno en aprietos.

Yo veo al Gobierno muy débil, lo veo muy mal en el Congreso , reconoció ayer el senador Héctor Helí Rojas, quien en la pasada campaña respaldó a Uribe.

PONENCIA CON CONGELACION DEL GASTO.

La mayoría de congresistas: liberales uribistas, conservadores y liberales oficialistas, respaldan este texto en el que se recogen las propuestas iniciales del gobierno, incluida la iniciativa de congelar el gasto público.

Entre sus puntos están: la pérdida de los derechos políticos por delitos relacionados con corrupción, establecer el voto público, eliminar las suplencias, prohibir las partidas globales en el presupuesto, un Senado con 81 integrantes y una Cámara con 133, fortalecimiento de las causales de pérdida de investidura, congelación de salarios y supresión de contralorías y personerías, mejorar el régimen de partidos y prohibir los auxilios, entre otros.

Sólo los liberales uribistas y los conservadores respaldan la iniciativa de congelar el gasto público -incluye salarios- por dos años. Los liberales oficialistas y los independientes se apartan de este tema.

LOS TEMAS NUEVOS.

Los independientes Antonio Navarro, Jesús Enrique Piñacué y Lorenzo Almendra radicaron su propio texto de ponencia sobre el referendo con la exclusión de la congelación del gasto y la inclusión de otros temas, que no fueron concertados con las bancadas mayoritarias.

Navarro, Piñacué y Almendra dicen en su exposición de motivos que no incluyeron la congelación del gasto porque no fue acogida su propuesta de congelar los salarios a quienes devenguen más de cinco salarios mínimos.

Los independientes también insisten en la propuesta de cambiar la forma de elección de los alcaldes y gobernadores. Sugieren que los aspirantes a estos cargos encabecen listas a concejos y asambleas para buscar la mayor votación. También sugieren que el Consejo Nacional Electoral se transforme en una corte electoral de cinco magistrados que no tengan relación con los partidos políticos.

Igual ocurriría con el registrador, quien tendría que cumplir con dos requisitos: no haber aspirado a cargos de elección popular y tener las mismas calidades de un magistrado de la Corte Suprema.

El senador Darío Martínez radicó una tercera ponencia en la que propone un Congreso unicameral con 150 miembros.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.