CONTRA EL TIEMPO Y MAREA

CONTRA EL TIEMPO Y MAREA

Creo representar a los muchos colombianos lectores de EL TIEMPO al expresar mi protesta e indignación por la forma arbitraria y abusiva con que se ha manejado durante esta campaña política la información sobre los candidatos que aspiramos a gobernar el país desde el próximo 7 de agosto.

16 de mayo 2002 , 12:00 a.m.

Creo representar a los muchos colombianos lectores de EL TIEMPO al expresar mi protesta e indignación por la forma arbitraria y abusiva con que se ha manejado durante esta campaña política la información sobre los candidatos que aspiramos a gobernar el país desde el próximo 7 de agosto.

Nunca había estado Colombia en mayor riesgo de sucumbir frente a la extrema violencia y a la extrema pobreza. Y nunca había estado más alejado el periódico de cumplir con responsabilidad social los deberes legales y éticos de informar de manera veraz e imparcial, de suministrar de manera honesta y transparente los elementos de juicio que requieren los colombianos para tomar una decisión esencial para su futuro y para el futuro del país: elegir al presidente que ha de liderar los destinos de la patria durante los próximos cuatro años.

En el caso de la información sobre mi aspiración política, sobre mi experiencia y propuestas, los abusos han llegado a límites grotescos. Cartas y documentos profundos y trascendentes frente a los más importantes problemas del país han sido ninguniados , como diría Octavio Paz, o reducidos a una mininota, cuyo contenido y título, en la mayoría de los casos, no reflejan en nada lo expuesto por Sí Colombia. La manipulación de la información para desvirtuar y quitarle viabilidad al proyecto nuestro puede comprobarse con la lectura del periódico en los últimos meses.

El perfil , que más que tal debería recibir el nombre de perfidil , publicado antier, parecería ser el puntillazo final de una estrategia calculada para desnaturalizar mi personalidad y carácter, así como para desconocer la experiencia y los resultados que he tenido en cada uno de los trabajos que he desarrollado.

Obedece todo lo anterior a simples coincidencias? O será más bien que EL TIEMPO, en su afán de poder y de manipular a la opinión, orienta su trabajo a fortalecer a su candidato-accionista?.

El periódico, en lugar de apoyar editorialmente al candidato de sus preferencias , lo que sería totalmente legítimo, se dedicó a actuar como lo hacen los que tienen una posición dominante o de privilegio: tratando de simular neutralidad.

En efecto, la credibilidad va muy unida a la verdad, que es lo que precisamente no se encuentra en la semblanza que su diario publicó el pasado 14 de mayo, con el titulo de Noemí Sanín Posada: una convencida de su destino .

En ese breve texto no hay nada que se asemeje a mí o que refleje mi trayectoria. Apenas algunas verdades a medias que, usted sabe, son las peores mentiras.

Es mi obligación, para con sus lectores, hacer las siguientes observaciones a ese texto malicioso, sinuoso y ambiguo, que da la razón, plenamente, al codirector de ese diario cuando consideró que era perjudicial para Colombia y para EL TIEMPO la candidatura del accionista, columnista y pariente.

El periódico ha perdido la objetividad porque censura y tamiza. Por ejemplo, mi reciente carta al doctor Alvaro Uribe Vélez y mi comunicación a la Unión Europea sobre la calificación de terroristas que merecen las Farc, a pesar de tratar temas fundamentales, han sido censuradas e ignoradas por completo. Además, quiero regresar.

En los últimos días, para citar sólo algunos casos, cuando no hay censura se minimizan los hechos, o se tergiversan. El lanzamiento del libro El país del Sí, donde se hace un diagnóstico completo de la problemática nacional, se convirtió dizque en el anuncio de mi programa cultural , citaron frases que nunca pronuncié en dicho evento al que ni siquiera asistieron. EL TIEMPO, no asiste a las ruedas de prensa de Sí Colombia.

1. Para ejercer influencia positiva y democrática un periódico de la importancia de EL TIEMPO debe practicar la equidad y la ecuanimidad. La semblanza del doctor Alvaro Uribe Vélez aparece el domingo, cuando la circulación se triplica y el texto, aunque anónimo, denota una pluma ducha en el terreno político, hasta el extremo de parecerse al estilo de un candidato a la Vicepresidencia. Fue el único perfil que apareció sin firma responsable alguna. En cambio, el perfil de alguien que ustedes dicen que es Noemí Sanín fue escrito por un periodista que nos ofreció disculpas, pues su escrito poco, o casi nada, tenía que ver con lo que publicó el periódico. El día que me acompañó para escribirlo estuvo enfermo y fue trasladado a una clínica.

2. Arranca el artículo con mi saludo a los soldados heridos el pasado 14 de febrero. Ni yo estaba faltando a una cita eficaz para la paz de Colombia, ni en mi actitud de admiración y solidaridad con ellos se adivinaban las maneras tiernas de las matronas paisas . Reconocí en ellos el heroísmo de 27 soldados que dos días antes defendieron la Patria en Pitalito.

3. Luego sigue lo de mi experiencia como mamá de mis 12 hermanos . Gracias a Dios los quince hijos tuvimos una madre excepcional e irremplazable. No acepto menoscabo del papel responsable que ella siempre ejerció.

4. A continuación se me atribuye una terquedad, que dizque es parte de mi talante, para demeritar la constancia, la perseverancia y la determinación que son los rasgos que he puesto al servicio de mi Patria, después de largos años de estudio y que me han servido para realizar eficaz labor tanto en el sector público como en el privado, nacional e internacionalmente. Cómo hacen de falta en nuestro país ejemplos de disciplina y constancia! Los besos y las revoluciones no se deben dejar a mitad del camino.

5. Todo ese escrito insiste en caricaturizarme. Según ustedes, mi sonrisa sedujo a estadistas y jefes de estado en Venezuela y Gran Bretaña. Insinuación que constituye una falta absoluta de respeto y que sirve para desconocer las gestiones patrióticas que realicé con las armas de la razón, el trabajo y el derecho.

6. Como si lo anterior no fuera difamatorio, a continuación se infiere que mi gestión en Colmena fue negativa, cuando la verdad es que, como presidenta de esa corporación de ahorro y vivienda, en medio de la peor crisis financiera de nuestra historia, financiamos el mayor número de viviendas sociales, fuimos la entidad financiera que creció más en número de ahorradores y tuvimos el mejor índice de cumplimiento de los deudores de nuestra cartera.

7. Se les olvida que por entonces fundamos el Grupo Social, de pronto el mejor proyecto económico-social del país.

8. De mi gestión como Ministra de Comunicaciones, que fue calificada en su momento por un editorial de EL TIEMPO como extraordinaria, se dice que hizo gala de sus encantos para manejar temas como la toma del Palacio de Justicia . Una infamia de estas llevaría a cualquier parte a su autor a la cárcel.

9. A continuación viene un párrafo escabroso titulado Honestidad u oportunismo? . Allí se dice falazmente que meses después de estallar el proceso 8.000 renuncié a la embajada en Londres. Mi retiro se produjo inmediatamente después de la confesión del doctor Fernando Botero, incriminatoria del Presidente, y de la actuación de la Fiscalía en la misma dirección. La frase encomillada y atribuida al actual Ministro del Interior, de acuerdo con él mismo, es falsa. No es importante verificar?.

10. No me detengo en el número de portadas que me han dedicado, da lo mismo que sean 35 o las 63 que conservo como testimonio de mis servicios a Colombia, ninguna de ellas se deriva del puesto que obtuvo Gaviria en la OEA.

11. Por último, yo personalmente pedí, después de ganar una de las tantas elecciones que conseguí para Colombia, que la Procuraduría, la Contraloría, la Fiscalía y la Veeduría, que entonces existía, me investigaran. Nunca abrieron investigación. Las cuatro instituciones encontraron intachable mi actuación al servicio de Colombia.

12. Finalmente, manifiesto mi sorpresa por la frase última, donde se lee que tengo la responsabilidad de ser la primera mujer en la historia que puede llegar a la Presidencia , porque el sentido de mi campaña no es el de lograr una frívola y femenina satisfacción personal, sino el de transformar un país en el que la democracia sigue siendo hueca mientras el manejo de la economía, la dirección compartida del periódico de mayor circulación en Colombia, la dirección de la revista de mayor circulación, la vicepresidencia del candidato con mejores encuestas, el canal más importante de la capital en manos de una sola falimia en Colombia y, como si fuera poco, el representante de la Sociedad Interamericana de Prensa, entidad encargada de vigilar la libertad de prensa en América. Santos... los del cielo!

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.