DECOMISAN PESCADO DAÑADO

DECOMISAN PESCADO DAÑADO

En operaciones para controlar la calidad del pescado que se vende en Bogotá por estos días de Semana Santa, la Secretaría Distrital de Salud ha decomisado más de 800 kilos del producto por no presentar las condiciones de salubridad exigidas.

27 de marzo 2002 , 12:00 a. m.

En operaciones para controlar la calidad del pescado que se vende en Bogotá por estos días de Semana Santa, la Secretaría Distrital de Salud ha decomisado más de 800 kilos del producto por no presentar las condiciones de salubridad exigidas.

Según los datos de la entidad, en los últimos días han llegado a Bogotá más de 2.700 toneladas de pescado y otros productos similares que se comercializan principalmente entre hoy y mañana.

En Semana santa del 2001, en diligencias similares, la Secretaría de Salud destruyó 226 kilos de merluza y 453 de camarón que estaban por fuera de los parámetros establecidos por las normas.

Con el fin de evitar intoxicaciones o emergencias por consumo de productos en mal estado, la entidad hace una serie de recomendaciones no solo para identificar la calidad del pescado, sino también de los enlatados.

Si luego de consumir uno de esos productos, una persona presenta diarrea o vómito, dolor abdominal o calambres, debe tomar mucha agua y acudir cuanto antes a un centro asistencial. Además debe informar a la Secretaría de salud, a través de número 125, sobre la intoxicación y el sitio en donde compró el producto.

Para el pescado.

El que se vende en plazas de mercado y expendios minoristas puede estar contaminado pues en ocasiones en la etapa de producción y transporte se usa agua de mala calidad para su lavado y conservación. Si una persona consume pescado en mal estado puede contraer el cólera.

Por esto, la entidad recomienda no comprar pescado en lugares desconocidos o en camiones que no tengan sistema de refrigeración.

La buena calidad del pescado se reconoce porque no tiene olor desagradable, los ojos deben estar brillantes y transparentes, las agallas deben ser rojas, la carne debe ser resistente a la presión y las aletas tienen que estar húmedas.

El buen pescado congelado se reconoce porque debe estar tan duro como una piedra, su color debe ser rosado. Si presenta un olor similar al amoniaco o al óxido, no lo compre.

En cuanto al pescado seco, hay que tener en cuenta que no debe tener ningún tipo de humedad; su color debe ser amarillo uniforme, sin manchas rojizas o verdosas; su consistencia debe ser dura; el sabor debe ser bien salado, y no debe oler a algo parecido al amoniaco.

Para los enlatados.

Según la Secretaría de Salud, las latas de atún, sardinas u otros productos de la pesca deben tener una fecha de vencimiento visible, sin tachaduras o enmendaduras. También debe verse claramente el número de registro sanitario.

La lata no puede estar sumida, golpeada, soplada, arrugada u oxidada, pues esto no es una característica normal de un producto enlatado.

Si al destapar la lata sale algo parecido a un tipo de gas o aire o se percibe algún olor extraño es mejor no consumirlo. Hay que recordar que el atún o las sardinas en buen estado conservan su color y su forma originales.

Luego de destapar el producto, lo mejor es pasarlo a un recipiente de vidrio y consumirlo lo antes posible. Después de un día, comienza a oxidarse.

Foto.

Los funcionarios de la Secretaría visitaron ayer el terminal pesquero de la ciudad para hacer un control efectivo del producto.

Milton Díaz / EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.