HORA DE ACTUALIZAR O DE COMPRAR SU PC

HORA DE ACTUALIZAR O DE COMPRAR SU PC

Para ciertos afortunados, la llegada de diciembre representa la posibilidad de pensar en cómo gastar su próxima prima navideña. Algunos invertirán el dinero extra en reparaciones y mejoras para el hogar, otros lo destinarán a regalos y unos cuantos se preguntarán si lo mejor es modernizar el computador de la casa.

02 de diciembre 2002 , 12:00 a. m.

Seguramente, si no se trata de afiebrados de la tecnología, estos últimos buscarán una buena asesoría con el fin de determinar si su equipo debe ser donado a un museo o si bastará con cambiar un par de componentes para ponerlo al día.

Por eso, la sección Computadores ha elaborado una guía para novatos que le permitirá determinar qué hacer con el PC de su hogar.

Conozca la máquina La tarea de juzgar la antiguedad de su aparato requerirá de una investigación cuidadosa, de algo de sentido común y de mucha paciencia, especialmente, si usted no es de esos habituados a visitar los almacenes de tecnología cada vez que se lanza un nuevo producto.

Así las cosas, antes de tirar su fiel amigo digital a la basura o de correr a gastar su prima en procesadores y tarjetas de video, es necesario determinar la configuración actual de la máquina. Solo de esa forma podrá comparar su rendimiento con el de los PC más modernos.

Reinicie el computador normalmente, espere a que se ejecute el BIOS (por la sigla en ingles de Sistema Básico de Entrada y Salida) y presione la tecla Pausa en cuanto vea una especie de tabla que contiene las características del equipo.

En algunos modelos, dependiendo de la marca, deberá oprimir una tecla o combinación de teclas diferente. Consulte el manual del aparato o busque las indicaciones en la página virtual del fabricante.

Con este procedimiento, podrá observar el inventario de hardware que el sistema de inicio hace en su PC. Tómese un tiempo para anotar lo que encuentre allí y conserve dicha información, pues es la hoja de vida del equipo.

Lista en mano, lea lo que resta de este artículo y tome su determinación final. No olvide que, cuando de computadores se trata, vale la pena invertir un poco más en componentes con mayor capacidad, pues eso evitará la necesidad de una actualización muy próxima.

Antes de llevar a cabo algún cambio, sería conveniente tomarse un fin de semana para visitar almacenes de tecnología y averiguar precios.

Recuerde que, a menos que sepa algo de informática, debe tratar de adquirir todos los componentes que hagan falta en un solo local. De lo contrario, al final podría descubrir que compró piezas incompatibles entre sí.

Estudie también costos de PC nuevos de diferentes marcas (HP, Dell, IBM, entre otros). Esto le facilitará escoger la opción que más se ajuste a su presupuesto en caso de que concluya que lo mejor es usar su vieja máquina como adorno en la habitación de su hijo.

Procesadores Sin duda, la parte más importante de todo computador es el procesador, pues es el encargado de realizar y coordinar todas las operaciones y acciones lógicas del equipo.

Nuevos microprocesadores son lanzados cada pocos meses con características que sobrepasan considerablemente las de sus antecesores.

Por esa razón, si su chip resulta tener referencias como 486, 386 o inferior, olvídese definitivamente de actualizar el aparato y dispóngase a venderlo (aunque difícilmente encontrará a alguien interesado en tenerlo) para conseguir uno nuevo.

En este caso, será inútil cambiar el componente porque cada procesador funciona en conjunto con un elemento conocido como motherboard (tarjeta madre) sobre la cual está montado . La pieza brinda al chip todas las herramientas que necesita para reinar en el PC.

En otras palabras, instalar un procesador nuevo en la tarjeta madre de un 486 sería equivalente a poner una turbina de avión en una zorra , ni siquiera será posible hacerla funcionar.

Cosa diferente ocurre con procesadores de última generación, como los reconocidos Pentium y Celeron (de Intel), Athlon y Duron (de AMD), y Power PC G4 (de Apple). La tecnología empleada por sus respectivas motherboards tiene, en principio, la misma estructura. Eso le permite operar con versiones más actualizadas del elemento.

Los últimos diseños de chips rondan los 3 GHz. Esta velocidad hará posible que su máquina ejecute herramientas complejas y que no se haga lenta si corre varios programas al mismo tiempo.

De otro lado, ciertos sistemas operativos, como Linux, Mac OS y Unix, tienen exigencias muy inferiores, por lo que, si usted es usuario de alguno de ellos, valdrá la pena estudiar los requerimientos de su software.

Una memoria aleatoria La memoria RAM debe entenderse como el escritorio que emplea el procesador para llevar a cabo sus labores. Mientras más grande sea este mueble, menos viajes deberá realizar el chip a la gaveta de útiles para buscar otras herramientas.

A manera de ejemplo, un microprocesador Pentium de 450 MHz la última versión es el Pentium 4 de 3,06 GB (casi siete veces más veloz) requiere de 64 MB para trabajar.

Si se tiene en cuenta que es preferible contar con equipos Pentium 4 de 1,6 o 1,8 GB, será fácil deducir que la mínima memoria RAM necesaria es de 256 MB.

Ahora bien, si usted es fanático de los juegos digitales, de ver películas en su computador o de las aplicaciones gráficas, instale 512 MB. Eso le permitirá despreocuparse de nuevas actualizaciones por un buen tiempo.

Memorias equivalentes a 64 MB o más, pueden ampliarse mediante la compra de tarjetas RAM que se van añadiendo en la motherboard hasta alcanzar la capacidad necesaria.

Discos duros Según los expertos, un buen computador debe contar con, al menos, 40 GB de disco duro. Sin embargo, las diferencias de precio según la capacidad de estos elementos no es muy grande, por lo que vale la pena hacerse a 60 o 70 GB, incluso más.

En todo caso, no tiene que cambiar toda la unidad. Si tiene un disco duro de 20 GB (como mínimo), podrá adquirir otro de igual volumen e instalarlo como una unidad alternativa para guardar archivos o programas no indispensables. Eso le ahorrará dinero y mejorará las condiciones de su aparato. No olvide que varias unidades (físicas o lógicas) protegen mejor la información.

Sistema operativo Si usted es usuario de PC, muy probablemente cuente con un sistema operativo Windows. La última versión de dicha plataforma es Windows XP.

Aunque se trata de un software con relativamente bajos requerimientos, la mayoría de las aplicaciones compatibles con el programa necesitan de grandes cantidades de memoria RAM y velocidad de procesamiento.

Si su plataforma es Windows 95 o anterior, es hora de cambiar. No obstante, es posible que su máquina sea incapaz de soportar XP.

Tenga en cuenta que ediciones más antiguas que Windows 98 suelen ser inútiles para buena parte de las herramientas indispensables en los computadores de hoy.

De otro lado, los sistemas operativos alternativos como Linux han ganado mucha fuerza en el mercado de usuarios de hogar. Se trata de plataformas más estables, menos costosas y con requerimientos muy inferiores.

Si no puede actualizar o cambiar su hardware, investigue un poco sobre el estándar de código abierto y trate de contactar a alguno de los grupos de usuarios que existen en el país (lo puede hacer a través de buscadores de Internet), ellos le brindarán gratuitamente la asesoría necesaria a la hora de probar la plataforma del pinguino.

Mucho almacenamiento Es casi seguro que su computador disponga de una unidad de disquetes. No se deshaga de ella, ya que sirve para transportar archivos de un equipo a otro y para guardar información que no ocupe mucho volumen.

Ahora bien, si no cuenta con unidad de CD o si la que tiene se limita a reproducir dicho sistema, piense en comprar una que, además, grabe los discos (CD-RW).

Los equipos sin reproductor de CD son prácticamente inservibles, pues ya casi no existen programas disponibles en el mercado que no se distribuyan en ese formato.

Ahora bien, si su presupuesto es alto, contemple la posibilidad de adquirir una unidad de grabación de DVD. Se trata de componentes con mucha mayor capacidad, pero que, de cualquier forma, distan de ser indispensables.

Medite y decida Por último, si cree poseer un computador que necesita ser actualizado, piense en él como un sistema compuesto por muchas partes. A esta altura del texto ya habrá identificado, al menos en principio, qué desea cambiar.

No obstante, tenga presente que en cuanto reemplace un componente, tal vez descubra que hay otra pieza obsoleta.

Como regla general, si es capaz de conseguir que su PC trabaje igual (o más o menos con la misma eficiencia) que un computador nuevo por menos de la mitad de su precio, está realizando un buen negocio.

Por el contrario, si descubre que deberá pagar más de la mitad en el proceso de actualización, probablemente no valga la pena cambiar las partes y sea mejor comprar un nuevo PC.

Con información de Cox News Service

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.