JESUCRISTO SUPERESTRELLA

JESUCRISTO SUPERESTRELLA

Laurie Beth Jones es una destacada consultora empresarial en EE.UU. Se ha especializado en extraer valiosas lecciones gerenciales de una curiosa fuente: la vida y obra de Jesucristo. Publicó recientemente un interesante y útil libro -que se convirtió en best-seller en el mundo de los negocios titulado Jesus CEO ( Jesús, Presidente Ejecutivo ) -Editorial Hyperion. Escogimos y comentamos para nuestros lectores los sencillos pero poderosos mensajes que más nos gustaron.

25 de septiembre 2002 , 12:00 a.m.

Laurie Beth Jones es una destacada consultora empresarial en EE.UU. Se ha especializado en extraer valiosas lecciones gerenciales de una curiosa fuente: la vida y obra de Jesucristo. Publicó recientemente un interesante y útil libro -que se convirtió en "best-seller" en el mundo de los negocios titulado "Jesus CEO" ("Jesús, Presidente Ejecutivo") -Editorial Hyperion. Escogimos y comentamos para nuestros lectores los sencillos pero poderosos mensajes que más nos gustaron.

* Sabio consejo de Jesucristo: "Por encima de todo, cuide sus corazón, porque ahí reside la fuente las cosas buenas de la vida".

* Se dedicó a su misión, cuya esencia fue enseñarle a la gente un mejor modo de vivir. Sobresalen su foco y claridad de objetivos.

*Creía firmemente en sus capacidades. La autoestima es crucial para alcanzar el éxito.

*No necesitaba aprobación externa, su juez era Dios y su propia evaluación rigurosa del cumplimiento de sus metas. Se puede engañar a los demás pero nunca a uno mismo.

* Administraba muy bien sus energía. Evitaba fugas de energía (reuniones innecesarias, discusiones estériles, distracciones, entrometerse en los asuntos de los demás) . No dilapidaba su energía en asuntos menores.

* Hacía las tareas difíciles. Para lo fácil no se necesitan líderes.

* Daba las gracias a quienes lo ayudaban: la gratitud es una de las cualidades más subestimadas.

* Constantemente celebraba sus logros -grandes y pequeños.

* No perdía sus tiempo juzgando a los demás.

* Expresaba con franqueza sus sentimientos, no se envenenaba reservándose sus temores y rabias.

* Fue un gran apasionado de su causa. Nadie nunca ha logrado nada importante sin pasión.

* Pedía ayudas nobles, para buenas causas. Los seguidores colaboran con más entusiasmo si el proyecto vale la pena.

* No se dejaba paralizar por el temor: "Si esperamos a que desaparezcan nuestros miedos para poder comenzar, nunca empezaremos".

* Era un hombre de acción, tomaba decisiones audaces.

* Formó un gran equipo.

* Convertía sus trascendentales mensajes en expresiones sencillas: "Ame al prójimo como a sí mismo".

* Daba siempre lo mejor de sí mismo. Un buen líder le tiene fobia a la mediocridad.

* Sabía cuándo aceptar la derrota, no insistir tercamente en lo que no tenía futuro.

* Era un especialista en darle la vuelta a situaciones muy difíciles.

* Velaba por su gente, les inspiraba un sentido de protección, de genuino interés por su bienestar.

* Era receptivo a las ideas de los demás. Al igual que Uribe, confesaba que no se las sabía todas.

* Era transparente, nunca hizo juego doble con ninguno.

* Claramente le definía a su gente clave las recompensas que podía esperar por ayudarle.

* Perdonaba -sin reservas- a quienes reconocían sus errores.

* Amaba y defendía a su gente.

* Empoderaba a su "Comité Ejecutivo" -los apóstoles; les daba autoridad y autonomía.

* Sabía muy bien que "nadie gana hasta que no ganemos todos".

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.