EDUCACIÓN:

falta debate:\ Señor Director:

30 de marzo 2002 , 12:00 a. m.

falta debate: Señor Director:.

Saludo con atención el acierto con que se viene abriendo en EL TIEMPO el debate sobre la promoción de estudiantes. Esta discusión, como muchas en el país, se quedará corta si no vemos varios aspectos que creo son importantes.

En primera medida, la participación casi exclusiva del Gobierno, quien, con la ley, inicia el debate, y de unos pocos estudiosos de la educación. En la otra orilla aparecen los representantes de las organizaciones educativas del país. Quienes no figuran de manera alguna son los estudiantes, los profesores, los padres de familia y los directivos docentes, aunque estos son en últimas los que sufren en carne propia los rigores de la promoción.

Desde la Constitución y la ley se plantea el gobierno escolar, como expresión de la democracia participativa, pero también estamos cortos en este aspecto. Tenemos participación de los de arriba para los de abajo . No queremos una escuela democrática?.

Víctor Manuel Neira R.

Bogotá.

*** Señor Director:.

Los rectores de los Inem (19 en el país), reunidos en Bucaramanga, enviamos un oficio al señor Ministro de Educación en el que sugerimos constituir un grupo liderado por el Ministerio, con participación de las regiones, las universidades, los investigadores, Fecode y colegios privados, estudiantes, padres de familia, docentes y directivos docentes, que permita afrontar las concepciones y prácticas evaluativas desde una visión amplia, para hacer los ajustes pertinentes al Decreto 230/02 a través de un acto administrativo, y acabar de una vez por todas el enfrentamiento entre los actores de la comunidad educativa.

Conscientes de la problemática de la educación colombiana en lo atinente a cobertura, calidad y equidad, y teniendo en cuenta el aludido decreto, que en su esencia busca la retención de los estudiantes en el sistema, así como el mejoramiento de los procesos de educación y promoción, la claridad de los informes para los padres de familia y la búsqueda de factores multicausales de la dinámica del proceso educativo, planteamos varias reflexiones sobre el tema para que sean analizadas y, al final de todo, sean los niños los grandes favorecidos y, en consecuencia, la sociedad en general.

Jairo Orlando Rodríguez Ravelo.

Rector Inem Tunal.

Bogotá.

*** Señor Director:.

Competencias, logros, indicadores de logro, desempeños esperados, indicadores de desempeño, en fin, se habían convertido en un verdadero galimatías para educadores, estudiantes y, no se diga, para padres de familia. Ahora, con la nueva tabla de evaluación impuesta por el Ministerio, parece que el asunto comienza a empeorar.

Hablando de desempeños esperados de los estudiantes, lo que uno ve, más bien, del lado del Gobierno, son empeños desesperados , a través del MEN, por recortar cada vez más el rubro para educación. No de otra manera se explica eso del 95 por ciento de promoción obligada por curso. Exigencia del FMI? No habrá más de dónde recortar? No podrán racionalizar un poco los sueldos de los parlamentarios, concejales y demás abnegados servidores públicos, cuyos desempeños por lo menos son esperados? Pienso que la norma absurda de promocionar al 95 por ciento es un indicador de desempeño del señor Ministro bastante preocupante.

Libio Alberto Martínez Pazos.

Bogotá.

*** Señor Director:.

La educación es la paz , tituló una de sus columnas el buen conocedor de la problemática educativa Francisco Cajiao. La revista Semana transcribió de Tierramérica, del escritor mexicano Carlos Fuentes, la afirmación de que América Latina necesita crear un proyecto educativo público apoyado por el sector privado y por el sector social . El columnista Andrés Hurtado García pidió la renuncia del ministro Lloreda por el desconocimiento que tiene de la educación.

Hace 17 años, cuando el hoy embajador en Venezuela, Germán Bula Escobar, era superintendente de Subsidio Familiar, le pedí educar a todo costo a los hijos de los trabajadores, como la mejor manera de luchar contra el desempleo y la violencia. Las cajas de compensación giraban entonces 120 pesos mensuales de subsidio por hijo y los aportes eran de más billones que hoy. Está comprobado: la educación es paz y desarrollo, y de su ausencia son culpables el Estado y las instituciones fundadas para educar.

Isaac Vargas CórdobaBogotá

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.