LA TÉCNICA DE LEITMOTIV

LA TÉCNICA DE LEITMOTIV

La presencia de los elementos técnicos en las representaciones teatrales ha sido tema de discusión constante. Se asegura por un lado que no dejan ver al actor o que convierten el espectáculo en solo eso, un espectáculo, sin que trasciendan los demás elementos interpretativos. Aquí es diferente. Leitmotiv recrea, con una impecable técnica, la historia de amor entre un hombre y una mujer en medio de la guerra y la de esta mujer y su hija a la que tuvo que abandonar por razones que el espectador verá contadas con elementos lumínicos, sonoros y de video que interactúan creando ambientes y efectos sorprendentes (a pesar de su sencillez), pero que permiten disfrutar no solo de la maestría técnica sino de la vida de los personajes. El Grupo Les Deux Mondes, realiza sus proyectos en tiempos indefinidos o mejor, en los tiempos que requiera cada proceso; los plazos los determina el trabajo y no al revés como comunmente sucede. Los resultados son claros, una muestra de precisión y rigor que hace

31 de marzo 2002 , 12:00 a. m.

La presencia de los elementos técnicos en las representaciones teatrales ha sido tema de discusión constante. Se asegura por un lado que no dejan ver al actor o que convierten el espectáculo en solo eso, un espectáculo, sin que trasciendan los demás elementos interpretativos. Aquí es diferente. Leitmotiv recrea, con una impecable técnica, la historia de amor entre un hombre y una mujer en medio de la guerra y la de esta mujer y su hija a la que tuvo que abandonar por razones que el espectador verá contadas con elementos lumínicos, sonoros y de video que interactúan creando ambientes y efectos sorprendentes (a pesar de su sencillez), pero que permiten disfrutar no solo de la maestría técnica sino de la vida de los personajes. El Grupo Les Deux Mondes, realiza sus proyectos en tiempos indefinidos o mejor, en los tiempos que requiera cada proceso; los plazos los determina el trabajo y no al revés como comunmente sucede. Los resultados son claros, una muestra de precisión y rigor que hace ver natural el apoyo tecnológico y nos transporta a ambientes, espacios y relaciones que de otra manera no cabrían en un escenario.

La música de Michel Robidoux es fundamental, no como acompañamiento de la generosa legión de imágenes provocadoras, sino como parte dramática y narrativa. Paralela a esta, la voz de la mezzozoprano Noella Huet, también actriz, agudiza los momentos donde la angustia y el dolor se hacen presentes.

Todo indica que el movimiento de los actores, la luz, las proyecciones, los sonidos y la exactitud se combinan y complementan en medio de esta historia de guerra para dar cuenta de ella. Pero hay un sacrificado y es la textualidad. Aunque está presente, la calidad de esta y su nivel frente a los demás elementos no es tan acertada. La imagen visual en este caso es tan poética que las palabras no logran, como esta, descubrir sus propiedades, tal parece que el trabajo estuvo centrado en lenguajes que no incluían el articulado. Las intervenciones textuales del principio y del final de la pieza donde se abre y cierra la historia nos aportan la información. La frase el final de la guerra no es el comienzo de la paz sino el inicio de otra guerra, nos instalan en el estado del personaje cuando el horror aparentemente ha terminado. Los demás textos no alcanzan la contundencia de los apoyos no verbales.

Leitmotiv, se desarrolla en una guerra, no se podría especificar exactamente cual; cualquier guerra nos puede ubicar; sin embargo, y a pesar de la ausencia de detalles concretos, los elementos narrativos (a excepción del textual) equilibran y proporcionan las suficientes señales para vivir con los personajes.

El viaje termina prácticamente en el espacio del punto de partida. Cuando el hombre taconea rítmicamente genera una señal sonora que bien podría ser una marcha marcial, no sabemos si del ejército de los doblegados o de los vencedores, de aquellos que se van o de aquellos que llegan. Un sonido que se queda pegado tal vez como un recuerdo, tal vez como una advertencia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.