DIOMEDES VUELVE A LA CÁRCEL

DIOMEDES VUELVE A LA CÁRCEL

Vengo a poner la cara a la justicia . Con esa frase, que pronunció lacónicamente ante unos pocos guardianes sorprendidos con su aparición, Diomedes Díaz se entregó ayer frente a la cárcel de Valledupar.

27 de septiembre 2002 , 12:00 a.m.

"Vengo a poner la cara a la justicia". Con esa frase, que pronunció lacónicamente ante unos pocos guardianes sorprendidos con su aparición, Diomedes Díaz se entregó ayer frente a la cárcel de Valledupar.

Diomedes, a quien el Tribunal Superior de Bogotá sentenció a 37 meses de prisión por el homicidio de su admiradora Doris Adriana Niño, llegó en una camioneta burbuja verde. Vestía un jean, una franela blanca, una gorra y zapatos tenis.

Lo acompañaron su amigo José Zequeda, el abogado José Castro Machucha y su ex representante Joaquín Guillén Romero.

El descubrimiento del asesinato de Doris Adriana Niño, ocurrido en mayo de 1997 durante un festejo en un apartamento de Diomedes, en el norte de Bogotá, se produjo después del hallazgo del cadáver en Cómbita (Boyacá).

Doris Adriana había sido enterrada como NN en Tunja, en donde un sacerdote había creído reconocerla como una de las prostitutas de la ciudad.

La persistencia de los familiares de Niño llevó a la justicia a reconstruir lo ocurrido y a procesar a Diomedes Díaz y a sus escoltas por el homicidio.

Ayer, en Valledupar, luego de su reseña, Diomedes Díaz fue sometido a una valoración médica y quedó recluido en el patio seis.

El director de la cárcel, Alvaro Guerra, aseguró: "Diomedes será un interno más y tendrá los mismos derechos que los 470 presos que tiene el penal".

El pasado 20 de agosto, en un fallo de segunda instancia, el Tribunal Superior de Bogotá rebajó la condena de 12 años de prisión, que había proferido un juez penal de Bogotá (el 30 de enero del 2001).

De acuerdo con el Tribunal, que fijó la pena en 37 meses, el artista no tuvo la intención de causarle la muerte a su amiga y, en consecuencia, no puede ser procesado por homicidio preterintencional sino culposo.

El cantante estaba huyendo de la justicia desde el 11 de agosto del 2000, cuando la jueza del caso consideró que Diomedes superó la enfermedad Guillán Barré, que lo mantuvo cuadrapléjico durante meses y por lo cual gozaba del beneficio de la detención domiciliaria. El CTI llegó a capturarlo, pero el artista ya no estaba.

Antes de su enfermedad, el artista estuvo privado de la libertad durante nueve meses en la escuela de agentes del DAS, en Cota (Cundinamarca). En ese momento, la Fiscalía le otorgó la libertad condicional.

El Tribunal de Bogotá, al rebajar su pena, dejó en claro que Díaz tendrá que pagar la totalidad de su condena en prisión, pues no podría tener ningún beneficio al tratarse de un prófugo. Es decir, el cantante solo obtendría el descuento de los nueve meses que estuvo en la cárcel.

Evelio Daza, uno de sus abogados, dijo que el artista podría descontar su pena con trabajo y estudio.

Al tiempo que los hijos y otros familiares llegaban a la cárcel, la familia de Doris Adriana rechazó una vez más la rebaja de la sentencia y pidió que se hiciera justicia.

HABLA SU HIJO.

Rafael Santos habló sobre la entrega de su padre:.

Cuándo le contó que se quería entregar?.

Hace un mes él venía haciendo sus análisis...

Cuál es el estado de salud de su padre?.

Físicamente está bien: el Guilliam Barré ya está concluido. Y su estado anímico está mucho mejor.

Es lo mejor que pudo hacer su papá?.

Fue una decisión sabia, inteligente... Para la familia es la mejor noticia del año.

Qué le va a decir cuando lo vea?.

Que soy un hijo que quiere, admira y respeta a su padre y le agradece a Dios porque está con vida. Entregarse a la justicia y poner las cosas al tanto de la ley ha sido una de las mejores decisiones de su vida, porque la mejor ha sido sobrevivir a esta situación. Es totalmente inocente... Quiero mandarle una bendición para que Dios y la Virgen del Carmen me lo protejan.

CRONOLOGIA.

- 15 de mayo de 1997. En un paraje de Cómbita (Boyacá) aparece el cuerpo de Doris Adriana Niño. Luego de haber salido de su casa a una fiesta en la casa de Diomedes.

- 4 de octubre de 1997: Diomedez Díaz y varios de sus escoltas son detenidos sindicados de la muerte de Doris Adriana. Es recluido en la Escuela de Guardianes del Inpec en Funza (Cundinamarca).

- 8 de abril de 1998. Díaz padece de Gilliam Barré, por lo que es beneficiado con la casa por cárcel.

- Agosto del 2000. Díaz incurre en fraude a resolución judicial por evadirse de su casa mientras aguardaba sentencia por la muerte de Doris Adriana.

- 30 de enero de 2001. Un juez lo condenó, en ausencia a 12 años de prisión por el delito de homicidio preterintencional.

- 22 de agosto de 2002. El Tribunal Superior de Bogotá redujo la pena a 37 meses de prisión

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.