ATAQUES CONTRA POBLACIÓN CIVIL

ATAQUES CONTRA POBLACIÓN CIVIL

Continuó ayer la ofensiva guerrillera contra la economía del país. Después de los ataques del fin de semana contra objetivos productivos y del transporte, ayer se produjeron nuevos actos terroristas que dejaron millonarias pérdidas. En desarrollo de los últimos ataques fueron incendiados catorce vehículos, destruidos un tanque de almacenamiento y una estación de bombeo de combustible, atacada una torre de comunicación. Además, una población fue asaltada y el Ejército Nacional frustró un nuevo atentado contra el oleoducto Caño Limón-Coveñas.

22 de enero 1991 , 12:00 a. m.

Ayer se produjo un nuevo ataque contra el consorcio COI, que construye el oleoducto Colombia, objeto de la destrucción de su campamento el jueves pasado en Zaragoza (Antioquia). Guerrilleros quemaron ayer otros siete de sus carros.

Según el personero de Remedios, Germán Vélez, los vehículos de COI incendiados fueron tres camperos trooper, tres tractomulas y una retroescavadora.

Las autoridades no tienen todavía estimativos precisos sobre el monto de las pérdidas por la acción terrorista de la Coordinadora Nacional Guerrillera Simón Bolívar (CNGSB) de las últimas semanas. Sin embargo, solamente uno de esos ataques, el del jueves pasado contra el consorcio franco-argentino que construye el oleoducto Colombia, dejó pérdidas por alrededor de 12.000 millones de pesos.

El ataque de Zaragoza puso en peligro el empleo de alrededor de mil trabajadores. También son incalculables las pérdidas por la destrucción a machete, por parte de guerrilleros, de 13.000 pinos de la empresa Cartón Colombia.

Todos estos actos, dijo un vocero oficial, no solamente atentan contra la economía del Estado y de la empresa privada, sino que dejan sin trabajo a muchas personas, incluyendo jornaleros, conductores de buses y tractomulas y empleados de las empresas petroleras.

Como resultado de las acciones de ayer, nueve guerrilleros y dos miembros de las Fuerzas Armadas murieron en combates.

Fuentes oficiales informaron que sesenta hombres de la CGSB incursionaron en el municipio de San Calixto (Norte de Santander) y destruyeron el cuartel de la Policía y varias residencias cercanas.

Dos alzados en armas, sin identificar, murieron durante los combates. Los 18 agentes que custodiaban la localidad se enfrentaron durante tres horas a los subversivos que en su huida dejaron abandonadas tres granadas y tres fusiles R-15.

En el municipio de Gibraltar (Norte de Santander), sobre el kilómetro 121 del oleoducto Caño Limón Coveñas, tropas del Comando Operativo No 2 frustraron un nuevo ataque contra la tubería y dieron muerte a José Elías Jaimes González, Erwin , jefe de la Comisión Bolivia del ELN, quien tenía en su poder un carnet a nombre del consorcio ICA de México y un fusil Fal, venezolano.

En el combate contra la columna insurgente murió el soldado Fausto Cuevas Rojas, adscrito al Batallón Sucre.

El coronel Ramón Santander, comandante de esa guarnición militar, informó ayer que en Puerto Nariño (Arauca) se entregó un guerrillero conocido como Pablito , miembro del frente Domingo Laín, quien confirmó la responsabilidad del ELN y las FARC en el paro del Sarare de Septiembre pasado porque le correspondió desempeñar funciones administrativas en dicho movimiento campesino .

Otros seis alzados en armas murieron ayer en choques armados que sostuvieron con tropas del Ejército en Fuente de Oro (Meta), Algeciras (Huila) y Rionegro (Santander), y pertenecientes a columnas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que operan en esas regiones.

Los ataques contra la población civil en Santander se iniciaron en Landázuri, cuando guerrilleros del ELN interceptaron dos buses afiliados a la empresa Omega y tras arengar a los pasajeros dinamitaron los automotores y el equipaje de sus ocupantes.

En Barrancabermeja, un bus afiliado a la empresa Copetran al servicio de la Empresa Colombiana de Petróleos (Ecopetrol) fue quemado por integrantes del ELN cuando transitaba por el barrio La Esperanza. Las pérdidas por los atentados superan los ochenta millones de pesos.

El comando de la Policía en Santander indicó que el agente Miguel Purriago Castillo fue asesinado por presuntos guerrilleros cuando realizaba patrullajes en Zapatoca. El uniformado recibió varios impactos de pistola.

En Antioquia, presuntos guerrilleros incursionaron en un parqueadero de Nariño, en el suroriente del departamento y quemaron cuatro automotores.

El alcalde de la localidad, José Guillermo Pérez Herrera, dijo que un grupo de hombres penetró a las 3 de la mañana al parqueadero municipal y prendió fuego a dos camiones, uno de ellos cargado con cerveza y a dos vehículos tipo escalera.

En Cesar, el frente XXXXI de las Farc incursionó en la zona urbana del municipio de Manaure y aunque no se presentaron enfrentamientos, los subversivos dejaron abandonada gran cantidad de propaganda alusiva a su movimiento y pintaron consignas en contra de las políticas de paz del actual gobierno.

En Huila, un tanque de almacenamiento y una estación de bombeo de petróleo del pozo número uno de la batería La Jagua, kilómetro 20 de la carretera a Tello, fueron destruidos parcialmente por elementos de la CGSB.

Directivos de Hocol, compañía que explota los petróleos de la Concesión Tello, dijeron que los daños fueron reparados horas más tarde por personal de la empresa, normalizándose la explotación de hidrocarburos.

El atentado terrorista se produjo cuando ocho hombres interceptaron el carrotanque de placas SN-2673, afiliado a Servitanques, que transportaba 9.820 galones de petróleo crudo. El vehículo fue parcialmente quemado y la suerte del conductor, Elí Lizarazo, se desconoce hasta el momento. Las autoridades informaron también que durante 12 horas permaneció sin señal de televisión la región central de Boyacá, después de un enfrentamiento entre soldados de una base militar que vigilan los equipos de Inravision y hombres de las Farc.

El contacto armado causó daños en los equipos de televisión, localizados en el páramo de La Rusia, cerca a Duitama. Allí, además de los equipos repetidores de Inravisión, hay antenas de Telecom, de la Policía y de varias estaciones de radio.

Ayer la Policía informó que se produjo la liberación del estudiante John Freddy Guarnizo Peña, 18 años, quien permaneció secuestrado durante cuatro meses por 12 hombres que dijeron pertenecer a las Farc.

Fue dejado por sus captores en una zona rural del municipio de San Juan de Arama, Meta.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.