ASÍ SE HACE UN CENTAURO

ASÍ SE HACE UN CENTAURO

Pasaron ocho meses, 29 partidos, 19 victorias, seis empates y tres derrotas para que Villavicencio pudiera celebrar. Esa fue la campaña de Centauros, el campeón de la primera B, por el cual, ayer, los llaneros aún festejaban.

26 de noviembre 2002 , 12:00 a.m.

La historia había empezado a finales del año pasado, por iniciativa del alcalde de Villavicencio, Omar López y del periodista Rogelio Gómez, actual presidente de Centauros y director del noticiero local RPM, quienes hicieron una convocatoria para conformar un club de fútbol. En enero, Centauros recibió la aprobación de la Dimayor (División Mayor del Fútbol Colombiano) e inició pretemporada en Cali con 26 jugadores de distintas regiones, incluido el volante David Córdoba, ex jugador de Itaguí y figura de la final.

Con Alvaro de Jesús Gómez, ex técnico de Alianza Llanos, como entrenador, Centauros debutó en abril contra el equipo de reservas de Millonarios. El resultado, un empate 2-2.

Era la primera vez que Centauros participaba en la B, y la ganó, pero no era la primera vez que un equipo del Meta lo intentaba. En 1991 y 1992, Alianza Llanos fue subcampeón detrás de Envigado y de Atlético Huila. Alianza fue tercero en 1995, perdió la categoría en 1997 y desapareció. En el 2000, un grupo de dirigentes tomó en arriendo la ficha del Cortuluá en la B y creó Unión Meta, pero este club no llegó demasiado lejos, fue octavo.

Hoy, Centauros es un equipo, según sus directivas, sin deudas, financieramente viable, que requiere apenas de cuatro funcionarios (un gerente deportivo, uno comercial, un todero y una administradora) y que invirtió 1.400 millones de pesos. Un club que consiguió una campaña casi perfecta para reemplazar a Real Cartagena con una convicción como la de su presidente: Era ahora o nunca .

El paso por la B le costó 1.400 millones de pesos a Centauros. El equipo se sostiene con recursos municipales (43 por ciento) y departamentales (39), taquillas (13), bono de contribución (2,4) y patrocinios privados (Bioagrícola, Llanogas, Coca Cola, Villa Julia -2,6-). Los recursos estatales le llegan a través de contratos de publicidad y patrocinio con la licorera y la lotería departamentales y a través del Instituto de Deportes de Villavicencio, que adquiere boletería para grupos específicos.

Una taquilla, en el 2002, en el estadio Macal, podía llegar a los diez millones de pesos. El estadio está siendo adecuado para que pueda recibir a 15 mil personas (ayer entraron 9.000) y la boleta, que costaba 6.000 pesos en la B, recibirá un incremento para el próximo año.

El equipo tiene actualmente una veintena de socios. En diciembre, sus directivas planean realizar una convocatoria pública para reunir los 2.000 socios que exige la ley para conformar un equipo en la primera A.

FOTO/John Wilson Vizcaíno Enviado especial de EL TIEMPO 1- El partido acabó y los jugadores de Centauros armaron la fiesta en el campo del estadio Macal: Villavicencio por fin tiene un equipo en la primera A del fútbol.

2- Alvaro de Jesús Gómez (espalda) es el técnico que llevó a Centauros a la A. Aquí cuando comenzaba su celebración.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.