UN GUINNESS POR LA PAZ

UN GUINNESS POR LA PAZ

San Francisco, municipio conocido por las creaciones de sus artesanos, también ahora es cuna de jóvenes rompe-marcas.

16 de marzo 2002 , 12:00 a. m.

San Francisco, municipio conocido por las creaciones de sus artesanos, también ahora es cuna de jóvenes rompe-marcas.

No se trata de arriesgados deportistas. Son simplemente tres muchachos que desde el pasado martes, y hasta el próximo 19 de marzo, buscan registrar sus nombres en el famoso libro de los Guinness Récords.

La meta de Vladimir Palacios, de 30 años, Freddy Alexánder Díaz, de 20, y Alexánder Godoy, de 19, es leer durante 166 horas continuas noticias positivas, así como anécdotas y hechos de paz ocurridos en su municipio, en el departamento y en el país.

Para la realización de este nuevo récord mundial, Vladimir, que ya había logrado dos marcas nacionales de 40 y 44 horas, invitó a Díaz y a Godoy para que lo acompañaran en esta hazaña, a la que también se vincularon la Gobernación y los otros miembros de la Fundación, quienes servirán de apoyo hasta el final de la jornada.

"Este espacio que nos brinda la Gobernación nos permitirá una mayor difusión en el ámbito nacional y por eso esperamos que los medios de comunicación se unan y nos ayuden a promocionar lo que nosotros queremos, la paz", afirmó Vladimir Palacios.

De lograr esta marca, estos tres miembros de la Fundación Jóvenes Constructores de Paz establecerían un nuevo registro mundial en la alocución ininterrumpida, que poseen desde 1992 dos ciudadanos españoles, con 150 horas.

No obstante, e independientemente de la satisfacción que les representaría una mención en los Guinness Récords, el verdadero reto es conseguir fondos por 190 millones de pesos para la realización de diferentes proyectos ideados por y para la población joven.

En materia de educación, por ejemplo, la Fundación busca crear y instaurar la universidad y el bachillerato por Internet, con el fin de facilitar el acceso de la juventud a la información y el conocimiento.

Otros de sus proyectos, que también incluyen a las madres cabezas de familias, están relacionados con la lombricultura, la floricultura, el turismo y el trabajo con los artesanos de la región, quienes necesitan de mucho apoyo para que sus creaciones sean conocidas y comercializadas en el país y, por qué no, en el exterior.

Para el próximo martes, estos jóvenes esperan haber recibido el respaldo masivo de la comunidad en general, a través de sus aportes en la cuenta de ahorros número 3158005565-9 del Banco Agrario, así como de los medios de comunicación y de todos aquellos que hayan adoptado sus ideas como propias.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.