MÁS ALLÁ DE LAS FÓRMULAS

MÁS ALLÁ DE LAS FÓRMULAS

Nueve años después de promulgada la Ley 43 de 1990 que dio vida al Consejo Técnico de la Contaduría Pública como órgano de dirección de la profesión, encargado de la orientación técnica -científica de ésta y de la investigación de los principios de contabilidad y normas de auditoría de aceptación general en el país, ha difundido diez (10) disposiciones profesionales que apoyan del ejercicio ético de las Contadores y más de trescientos (300) conceptos que constituyen doctrina contable y sirven de guías orientadoras para el ejercicio de las actividades relacionadas con la ciencia contable.

01 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

El trabajo profesional de sus miembros se ha caracterizado por el desinterés económico, su acuciocidad, objetividad, estudio y análisis al responder las continuas inquietudes formuladas por Contadores, no Contadores y entidades públicas, toda vez que por el mandato legal es asesor y consultor del Estado y de los particulares. La verdad como fundamento y esencia del hacer contable motivó la emisión de la disposición más conocida como Pronunciamiento No. 3 que desarrolla el Código de Etica del Contador en sus diez principios básicos.

En el año de la década de la norma (13 de diciembre de 2000) este importante organismo hoy con reconocimiento nacional e internacional, abocará la tarea de revisar y actualizar sus diez pronunciamientos e implementará con el apoyo de subcomisiones, aquellos que revistan importancia para el desarrollo conceptual y deontológico de la profesión. Paralelamente desarrollará unas guías de orientación técnica que ayuden a los Contadores en la realimentación conceptual y del cumplimiento normativo.

Tal ha sido y es la razón de su existencia. Su actuar es un defensa constante de la integridad, objetividad, independencia, responsabilidad, confidencialidad, observancia de las disposiciones normativas, difusión y colaboración, competencia y actualización profesional, respeto entre colegas y conducta ética, principios básicos de la Etica Contable, que previenen el detrimento de la confianza pública. Es el Contador Público guardián ético de la Nación frente al Estado y a terceros, el llamado con su ejemplo a prevalecer los valores morales que en tiempo pasado caracterizó al Pueblo Colombiano; sólo así será digno de la fe pública que por mandato legal, aceptación social y delegación del Estado se publicita en los Estados Financieros y demás actos propios de su profesión.

Hoy es oportuno invitarlos a reasumir el liderazgo que debe caracterizar su actuar en los distintos campos sociales y del saber; a unir esfuerzos como ayer en defensa de las mejores oportunidades para el logro de un ideal contable que se refleje en el servicio honesto y reconocido a la Sociedad Colombiana y desde ésta al mundo entero con el cual interrelacionamos; a una excelente actitud donde prevalezca la acción proactiva y el asesoramiento oportuno, franco y equilibrado; a cerrar filas para defender proyectos que mejoren y clarifiquen sus acciones tendientes a una sana competitividad, a una leal competencia basada en el conocimiento, la actualización, la caballerosidad, la independencia y el civismo como aporte a la paz y convivencia de colombianos amigos, ciudadanos y colegas.

El Contador es aportante activo de la armonía, solucionador de problemas y conflictos, los cuales en el campo social son productos del antidecálogo ético que pueden resumirse en la avaricia, codicia, conformismo, deslealtad, egoísmo, envidia, facilismo, ignorancia, imprudencia, ingratitud. Tales sustantivos son generadores de la corrupción que está llamado a combatir, la cual deambula por campos y ciudades como el lastre social afectando gravemente el desarrollo económico, político y empresarial, generando males públicos, destruyendo la confianza, la fe, el imperio de la Ley y la Justicia, afectando de manera directa el interés de la comunidad en general. Es prudente reflexionar si los Contadores estamos perdiendo la esencia de nuestra profesión porque somos muy oficiales, repetimos fórmulas, estamos en lo de siempre, que es muy bello, pero que no llega al fondo de los esperado porque tememos comprometernos en el cambio radical, producto de la sinceridad, de la espontaneidad, de la autenticidad. La gente quiere sobre todo en una persona lo auténtico, lo real, lo creíble y éso vale más que todos los escritos y conferencias por bien preparadas que estén.

(*) Presidente Consejo Técnico de la Contaduría

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.