MISIÓN DE LA CONTADURÍA PÚBLICA

MISIÓN DE LA CONTADURÍA PÚBLICA

El Contador Público, sea en la actividad pública o privada es un factor de activa y directa intervención en la vida de los organismos públicos y privados. Su obligación es velar por los intereses económicos de la comunidad, entendiéndose por ésta no solamente a las personas naturales o jurídicas vinculadas directamente a la empresa sino a la sociedad en general, y naturalmente, el Estado.

01 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

La conciencia moral, la aptitud profesional y la independencia mental constituyen su esencia espiritual. El ejercicio de la Contaduría Pública implica una función social especialmente a través de la Fe Pública que se otorga en beneficio del orden y la seguridad en las relaciones económicas entre el Estado y los particulares, o de estos entre sí .

Los anteriores aspectos son los que caracterizan la responsabilidad de nuestra profesión y están contenidos en el Código de Etica.

El Contador Público es una persona necesariamente ligada a las actividades económico-sociales y es la universidad la primera entidad obligada a orientarlo libre y conscientemente en esta difícil y no bien entendida tarea.

Por su función social, la Contaduría Pública deberá desarrollarse dentro de claros criterios éticos que garanticen el desarrollo de las empresas, su cumplimiento con las normas para con el Estado y la sociedad, para lo cual los profesionales de esta disciplina deberán tener además de conocimientos técnicos y científicos, virtudes y valores morales, que le acrediten ante su comunidad como persona digna de confianza.

Honradez, verdad, cumplimiento de los compromisos, ser reconocido como honesto, son los fundamentos sin los cuales no se puede desarrollar una práctica profesional duradera.

Los maestros universitarios no deben olvidar su aporte en la formación de estos profesionales que deben egresar, además de los conocimientos que se comentaban anteriormente, con responsabilidad social y ello sólo se logra, teniendo conciencia de que conseguir unos objetivos elevados no depende sólo de los sistemas pedagógicos. El mejor método de educación es el ejemplo para sus alumnos, su autoridad moral y, por los valores que ellos representan, saben que no pueden transmitir una imagen decepcionante de su profesión.

Formar es tarea no solo de la universidad y del profesor, también lo es de las entidades gremiales y de las empresas donde estos prestan sus servicios. En resumen, es tarea de todos mejorar cualitativamente la enseñanza de la Contaduría Pública y cada uno de nosotros tiene una misión que cumplir.

Decía el Contador Público Mexicano, Enrique Zamorano: Para que florezca la ética en nuestra profesión, para que no lleven las de ganar la deshonestidad, para que el trabajo y la dignidad de los contadores públicos sean respetados, para que también sean respetadas las exigencias fundamentales de justicia social; para que se desarrolle una autentica cultura de nuestra vida profesional. Para que todo esto se haga realidad, es necesario un gran esfuerzo, iniciativa, osadía y buena voluntad; guiar desde dentro la mente y el corazón hacia el bien. En efecto, el hombre, la vida profesional y todo lo que hacemos, se forma primero a partir de los valores humanos .

(firma) Miguel Hernan Santana

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.