VALLENPAZ: EL PLAN C

VALLENPAZ: EL PLAN C

En los momentos más críticos de la negociación ha surgido el tema de un plan B, entendido como la estrategia militar destinada a enfrentar la guerrilla en caso de que el actual proceso plan A fracase. Aunque su existencia ha sido desmentida, no pocos reclaman la necesidad de contar con esa alternativa. Pero igualmente, y con mucha sensatez y coherencia, otro grupo de amplios sectores reclaman por la configuración de un plan alternativo: el plan C.

19 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

La formulación de este plan alternativo parte de reconocer algo que está fuera de toda discusión, y se refiere al hecho de que existen condiciones objetivas de marginalidad, exclusión y miseria que afectan extensamente a nuestras comunidades y han sido el caldo de cultivo del que se viene alimentando la violencia guerrillera, paramilitar y del narcotráfico.

En la perspectiva de un enfoque nuevo e integral, buscar soluciones a estas problemáticas se convierte en el mejor antídoto contra todo tipo de violencias. Los esbozos iniciales del Plan Colombia y del Plan Nacional de Desarrollo Cambio para construir la Paz fueron construidos desde este entendimiento; no obstante lo que surge en el horizonte, por ahora, es un plan centrado en la estrategia militar, al menos en la versión que financia el gobierno estadounidense.

No existen razones de peso para oponerse a una ayuda que se propone enfrentar uno de los mayores desafíos como es el narcotráfico, como tampoco se puede desconocer un deliberado propósito contrainsurgente incluido en el Plan. Cabe señalar que la guerrilla, en especial las Farc, ha rechazado una y otra vez la invitación del Gobierno y los llamados de la sociedad civil para buscar una negociación en medio de un cese al fuego. En esta condición es absurdo, por decir lo menos, la pretensión de que el estado se cruce de brazos y no haga lo suficiente por mejorar su capacidad de respuesta e iniciativa militar.

El problema no es el componente militar en sí mismo, sino el enfoque, la relación y la proporción de los recursos destinados al desarrollo económico, social e institucional, que es donde se encuentra la fuente de nuestros mayores males, incluida la violencia.

Vallenpaz ha surgido como una iniciativa regional en la mejor versión del Plan Colombia o de un plan C, proponiéndose como un programa para la recuperación o establecimiento de las condiciones sociales, económicas y ambientales que retornen la paz a los territorios y comunidades afectados por la violencia y el conflicto armado .

Sin pretensiones contrainsurgentes, Vallenpaz puede constituirse en una experiencia democrática de cómo hacer que la participación, oportunidades, concertación y soluciones concretas a las comunidades más necesitadas sean el verdadero camino hacia la paz. Esta iniciativa deja fuera de lugar a quienes aún creen que la única solución al conflicto está en incrementar la guerra.

Como dice un reciente artículo editorial en The Economist ...la de Colombia es una guerra que no se ganará con helicópteros . Necesitamos un plan C; esta es la mejor razón para que Vallenpaz reciba el apoyo y compromiso de todos los vallecaucanos.

*Ex combatiente M-19, multiplicador de paz.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.