SOY UN SENADOR DEPORTISTA

SOY UN SENADOR DEPORTISTA

En el estadio Metropolitano de Barranquilla Selección Colombia arrinconada en su arco, aficionados en silencio la voz de Edgar Perea se oyó desde 1989 hasta 1998 en todas las graderías a través de cada radio encendido como si fuera el eco de la conciencia. Y no era más que llegara el gol: nadie lo oía entonces. Pero cada hincha, en el estadio y afuera, repetía su corito celestial , su mi patria querida , su grito de combate, sus goles.

03 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

El escenario es otro ahora. Es el presidente de la Comisión Séptima del Senado, elegido con 75 mil votos, y allí ha cantado la tabla a algunos, lanzado el agua (y no al agua) a otros y discutido con su habitual vehemencia por el deporte colombiano.

Pero de nuevo vuelve al fútbol. Y sigue siendo senador. Con el añadido de que dejó la radio y escogió la televisión para comentar y narrar en compañía de Andrés Salcedo las fechas del fútbol colombiano que transmiten RTI y Sky. Además, desde ayer comenzó a narrar para la televisión nacional los partidos de fútbol de Copa Libertadores por el Canal Uno en compañía de Germán Arango y Félix de Bedout, justo con su Junior de Barranquilla, qué maravilla , de toda la vida en la cancha.

Soy un representante del pueblo y por eso no me pueden contratar, ni puedo aceptar ser locutor fijo, ni devengo sueldo de ninguna naturaleza. Soy un senador deportista que no se desvincula de lo suyo y que cree que puede darle alegría a Colombia . Polémico en ambas lides, Edgar Perea no oculta sus preferencias políticas ni sus amores y odios en el fútbol. Tiene en claro que quiere dedicarse de lleno a la política de ahora de adelante, pero con una finta muy a su estilo: seguir en la narración a la que le dedicó 36 años de vida.

Señoras y señores, voy a transmitirles toque por toque, jugada por jugada; la emoción del fútbol , dice El Campeón cada vez que comienza a narrar fútbol. Perea gusta, y vende. Sky hizo una encuesta a principios de año para averiguar qué locutor era el preferido entre afiliados y periodistas deportivos, y los resultados señalaron que el campeón puntuaba.

He narrado seis campeonatos mundiales y ya tengo experiencia. Por eso, mi estilo de narrar por televisión es diferente al de radio . Se emociona? Luego de tantos años lo único que me emociona es cuando juega Colombia. De resto, veo los partidos desde un punto de vista neutral .

Eso habrá cambiado. Pero no su vehemencia, su apasionamiento al hablar que hizo célebre con su frase futbolístico-política Al pan, pan y al vino, vino . Tampoco su gusto por vestirse bien, buenos zapatos, buen perfume, buen reloj, buen carro; ni sus pintas alegres que hizo populares en el noticiero NTC y que lo llevaron a ser nombrado uno de los hombres mejor vestidos del país.

Tampoco ha cambiado su grito de Colombia, mi patria querida , ni su labia, su altanería ni sus arranques intempestivos en los que pierde los cabales. Pero eso, precisamente, es lo que lo mantiene vigente: es el mismo que ha hecho estremecer y llorar a los colombianos que aman el fútbol.

Su futuro político, asegura, podría estar en la vicepresidencia junto a Horacio Serpa .

Sin dejar el futbol, obvio.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.