LA SAMBA COMO TERAPIA PARA ENFERMOS MENTALES :

LA SAMBA COMO TERAPIA PARA ENFERMOS MENTALES :

03 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

Para los expertos la música saca a los enfermos del letargo, de su exclusión y de la tristeza.

Es de todos sabido que la samba emborracha de alegría y provoca incontenibles deseos de bailar, pero hasta ahora nadie había estudiado las propiedades curativas de este ritmo brasileño, que se convirtió en una terapia para los enfermos mentales de un hospital psiquiátrico de Río de Janeiro.

El bloco o banda callejera de música Unidos do Cade , nombre de dicho centro médico, es sin duda el más especial de los muchos que desfilan por la ciudad en vísperas de carnaval.

Nacido hace cuatro meses en el barrio de Urca, a los pies del célebre Pan de Azúcar, el grupo lo integran cerca de 100 enfermos entre esquizofrénicos, neuróticos, histéricos y maníacos depresivos en su mayoría, que están recuperando la alegría de vivir y la autoestima gracias a las propiedades curativas de la samba.

El carnaval forma parte de su vida, es algo que vivieron antes de su enfermedad y desean recuperar, les hace sentir que pertenecen a esta sociedad y aumenta su autoestima , declaró a la AFP Marcello Azevedo, psicólogo del hospital psiquiátrico de donde surgió este bloco de carnaval.

Según el experto, fueron varios enfermos amantes de la música quienes propusieron crear un grupo de samba. Poco a poco, Azevedo y el psiquiatra Pedro Vicalho, que realiza una tesis sobre las propiedades curativas de la samba, animaron a los pacientes a atravesar los muros del hospital y desfilar por las calles de Urca como un bloco cualquiera.

Vi cómo a una de mis pacientes le brillaban los ojos cuando recordaba los tiempos en que sostenía en el sambódromo la bandera de la escuela Imperio Serrano y entendí que la música sería una forma de sacarles de su letargo, de su exclusión, de la tristeza , indicó Vicalho.

Y esta semana llegó el momento de vestir los disfraces donados por diversas escuelas, de planchar la bandera roja y blanca del bloco y tocar sus propios instrumentos por las calles de la ciudad. Ellos tenían miedo de la manera en que las personas iban a mirarles , explica Azevedo.

Sin embargo, Unidos do Cade , abandonó el hospital psiquiátrico con 200 personas y acabó acompañado por los vecinos del barrio, que se unieron a ellos con palmas y cantos.

Días después, en el centro psiquiátrico, el más antiguo de Brasil, fundado a mediados del siglo XIX, los pacientes todavía tararean orgullosos viejas sambas de carnaval mientras pasean por el descuidado jardín y se emocionan al recordar el desfile, que por supuesto planean repetir el año próximo.

Ellos son enfermos, pero gracias a la samba pudieron ser otra cosa durante un rato, quitarse de encima la etiqueta de locos. Y esta historia no debe terminar el miércoles de ceniza. Nuestro trabajo va a continuar, vamos a seguir explorando las propiedades curativas de la samba y animando a otros centros a que se unan a nosotros el próximo año , explicó Vicalho.

Mientras el resto de Brasil prefiere volverse loco con la samba, Unidos do Cade , una vez guardados los tambores y las plumas, seguirá cantando músicas de carnaval todos los viernes del año en un taller de música creado en el hospital, con la esperanza de recuperar la lucidez, la alegría y su lugar en la sociedad.

Arranca el Carnaval Falta sólo unas horas para los grandes desfiles de carnaval en el sambódromo, pero la fiesta y el frenesí ya se respiran en las calles de Río, invadidas diariamente por las bandas de carnaval de barrio o blocos , integradas por aquellos que disfrutan entre decibelios, sudor, cerveza y falta de pudor.

Disfraces baratísimos o improvisados, camisetas a cuatro dólares con el nombre del bloco y lata de cerveza en mano son los únicos requisitos para desenfrenarse durante varias horas al ritmo de una samba ensordecedora que sale de las decenas de altavoces instalados en un camión.

Cada bloco reúne entre 2.000 y 10.000 folioes (fiesteros), que siguen a la batería y al camión en donde suena hasta la saciedad la samba compuesta para este carnaval, también llamada enredo.

Mientras que el turista sólo tiene el dilema de elegir el bloco en el que desfilará, los habitantes de Río están obligados a defender los colores del grupo callejero de su barrio.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.