CIUDAD NO APTA PARA NIÑOS

CIUDAD NO APTA PARA NIÑOS

Nathalia Carolina Castellanos, Juan Guillermo Domínguez, y Sebastián Castillo nunca se han visto pero tienen algo en común: a los tres les da miedo salir a la calle. (VER CUADRO: PARA TI CUALES SON LOS ESPACIOS PUBLICOS). (VER CUADRO: CUAL DE ESTAS ACTIVIDADES TE GUSTARIA QUE SE ADELANTARA PARA MEJORAR EL ESPACIO PUBLICO PARA LOS NIÑOS).

05 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

Nathalia tiene cuatro años, Juan Guillermo, diez y Sebastián, cinco. Los tres coinciden en que los adultos son muy groseros y los tratan mal en la calle. En los parques se sienten seguros mientras sus padres los acompañan y quieren que los carros no vayan tan rápido y paren cuando ellos necesiten pasar.

Son niños que no se sueltan de la mano de sus padres cuando salen y esperan que en los parques haya más flores y columpios.

Como estos tres pequeños, que sonríen tímidos ante cada pregunta, hay cientos de niños que le tienen miedo a la ciudad. Así lo ratifican dos encuestas que se han hecho sobre el espacio público y los niños.

Uno de ellas es el de la Fundación Rafael Pombo y Radda Barnen, un organismo de cooperación internacional, que se realizó a finales del año pasado entre niños de Bogotá, Cali, Medellín, Barranquilla y Villavicencio. Los niños ven a sus ciudades con espacios deteriorados y en mal estado. Ven algunos lugares con displicencia porque no cuentan con las comodidades para que ellos se sientan bien , concluye.

Por ejemplo, cuando los pequeños bogotanos necesitan montan en bus, con frecuencia les sucede que no los recogen y, además, encuentran que no pueden timbrar para bajarse. Con respecto a las calles, los niños, en un alto porcentaje, creen que las calles y las vías están llenas de huecos y que el peor problema de los andenes es que los carros los ocupan. Encuentran también que los adultos los irrespetan en el espacio público. Se les cuelan en las filas, por ejemplo.

Otra encuesta realizada en Maloka, en convenio con la Defensoría del Espacio Público, muestra que, aunque algunos niños tienen nociones de qué es el espacio público, aún les falta mucho por conocer. No parecen tener sentido de la propiedad colectiva de ese espacio. El 28 por ciento de los niños encuestados dice que el cuidado del espacio público es asunto de todos. Los demás consideran que el espacio público lo deben cuidar los policías, el Gobierno, la Alcaldía y los jardineros.

Las consecuencias Para varios expertos en el tema la gran conclusión es que en materia de espacio público, Bogotá no es apta para niños. Para dar una idea de lo grave que esto, María Elena López, sicóloga infantil, cuenta que tiene niños pacientes con gastritis producida por el miedo que les da salir y no saber cómo manejar la ciudad .

Es que si Bogotá no es una ciudad amable para los adultos, mucho menos lo es para los pequeños , afirma Claudia Galvis, de la Defensoría del Espacio Público.

En esto coincide el presidente de la Sociedad Colombiana de Arquitectos, Rodolfo Ulloa, quien es enfático al afirmar que esta no es una ciudad para niños porque no brinda seguridad para que los pequeños se puedan desplazar, ni calidad para permanecer en los espacios. Esto es consecuencia de la concentración de la vida cotidiana en los edificios, de la pérdida del concepto del barrio, del desarraigo y por la falta de un verdadero concepto de ciudadanía , afirma el arquitecto.

Claudia Galvis cree que el principal problema no es solo físico sino de concepción porque muchas personas asumen que el espacio público es del Estado y no de la gente. La ciudad creció pensando en los carros y no en la personas y la gente no conoce ni sus derechos ni sus deberes frente al espacio público , agrega.

Y este desconocimiento y falta de contacto con este espacio trae consecuencias que van más allá de un simple cuidado físico.

Para la directora de Maloka, Nohora Elizabeth Hoyos, la visión de los futuros adultos como ciudadanos no puede desarrollarse si desde pequeños no socializan: Para eso son los espacios públicos, para que el niño entienda la división entre lo público y lo privado, Si comprende esto no puede entender su entorno .

Esa socialización es la que dan los espacios públicos. Los andenes no son solo para pasar, son para estar ahí, para compartir, para hacer ciudad , dice Claudia Galvis.

Pero además del aspecto social está el mental. La sicóloga infantil María Helena López, dice que el tiempo y el espacio son fundamentales para desplegar la motricidad y estimular la creatividad y esto se ve afectado cuando los pequeños no tienen dónde desarrollarlo.

Los expertos coinciden que la calidad física de los espacios es importante, pero debe ir acompañada de un proceso de educación y de cultura ciudadana. En este sentido, varios opinan que son los maestros y los padres, en primer lugar y, en segundo, los demás adultos los que deben ayudar a fomentar en los niños la apropiación de los espacios.

Talleres Por eso, la Defensoría del Espacio Público, en convenio con Maloka, iniciará a partir del 21 de marzo, talleres con maestros y niños. En estos días el Instituto Distrital de Cultura y Turismo en asocio con la Defensoría está realizando exposiciones en diferentes parques de la ciudad y entregando cartillas para que los niños le pierdan el miedo a su espacio público.

Foto.

Los niños reclaman más verde, más flores y más columpios.

Archivo / EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.