LA REPRESA DEL RANCHERÍA, UN SUEÑO LARGAMENTE ACARICIADO

LA REPRESA DEL RANCHERÍA, UN SUEÑO LARGAMENTE ACARICIADO

En el gobierno del general Rojas Pinilla, en 1954, se propuso por primera vez la construcción de una presa que llevara agua desde El Cercado, sector de San Juan del Cesar, sur de La Guajira, hasta las rancherías el norte de La Guajira, como solución a los problemas de secases del líquido.

02 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

En ese entonces se inició un estudio de factibilidad que más tarde fue abandonado. Fue retomado en 1964 por presión de algunos parlamentarios guajiros, que tampoco consiguieron darle vida. Desde entonces y hasta 1994 el proyecto fue rescatado en varias ocasiones sin ningún resultado positivo.

Recientemente, en 1995, durante el gobierno de Ernesto Samper Pizano, los guajiros que durante más de 50 años han acariciado este sueño creyeron que les había llegado la hora. Samper, antes de dejar la Casa de Nariño, dejó asegurados 128.000 millones de pesos, de los 207.000 millones que cuesta la obra. Estos recursos serían sólo para el diseño y construcción de la represa del río Ranchería.

El proyecto del Ranchería, tal y como está concebido, representa la posibilidad de irrigar 15.800 hectáreas de campo guajiro, lo cual beneficiaría a un número cercano de 1.000 a 1.500 usuarios. Este número variaría de acuerdo con los cambios en la propiedad privada, ya que se han ido transfiriendo predios, con lo que se ha multiplicado el número de usuarios.

La Asociación de Usuarios aduce sobre el proyecto que es una obra que genera recursos y contribuye con el producto interno bruto de La Guajira, al convertir el campo en una verdadera agroindustria. Además, y quizá lo más importante, podría ser la solución de agua potable que representaría no solamente para los municipios del sur sino para los del noreste del Departamento.

Con la llegada del nuevo gobierno las cosas cambiaron. Luego de haber recorrido un largo trayecto que nos llevó a la apertura de la licitación para la realización de los diseños y posterior construcción de la obra, el proyecto volvió a sufrir un revés. Fue aplazado el 15 de diciembre de 1998, a través de la Resolución 012, por el Consuat (hoy Conat), que negó las transferencias de los recursos del Fondo Nacional de Adecuación de Tierras (Fonat) , explica José Ramón Molina, presidente de la Asociación de Usuarios del Distrito de Riego de la Represa del Río Ranchería.

De acuerdo con Molina, lo que ya se veía como un hecho volvió a convertirse no en un sueño, sino en una pesadilla . En 1998 el mismo Consuat pidió un redimensionamiento de la obra por 100.000 millones de pesos, (la obra completa tenía un costo 207.000 millones de pesos, a precio del 98), lo que fue rechazado por la Asociación de Usuarios del Río Ranchería.

Ante este aplazamiento, los usuarios solicitaron un recurso de reposición que les fue negado por el Consuat, en cambio sí obtuvieron por parte de este organismo la fiscalización de la Contraloría General de la Nación.

La última comunicación que la Contraloría envió al director encargado de Inat, el 30 de septiembre de 1999, dice en unos de sus apartes: En el caso que nos ocupa el Consuat, para su eventual decisión, debe tener en cuenta el informe de la oficina de Control Interno del Inat, que procedió a verificar la documentación, concluyendo que el proceso de selección se ajustó a los parámetros de convocatoria del proyecto Ranchería como en reiteradas oportunidades así lo he expresado , y firma Carlos Ossa Escobar.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.