EL QUE TENGA QUE COMPARTA:

EL QUE TENGA QUE COMPARTA:

05 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

En una misa celebrada en un prestigioso y renombrado barrio del norte de Bogotá, el párroco anunció la creación de un fondo de solidaridad con las personas que están sufriendo por la crisis económica y que pertenecen al área de la parroquia pero que no se sienten capaces de pedir limosna. El gesto es digno de limitación por su ejemplo de solidaridad, ya que el hambre no respeta estratos. Sin embargo, debemos reflexionar por qué no existió antes un fondo de solidaridad con los estratos 0,1 y 2, donde hay familias que siepres han padecido hambre.

Ojalá la crisis económica nos enseñe a todos los estratos que el hambre y la pobreza no se solucionan pidiendoles a los pobres que busquen trabajo ni menos ignorando su situación. Todos somos responsables por nuestra sociedad. Responsabilizar al Gobierno no soluciona el hambre ni el sufrimiento. Los fondos de solidaridad se deberían hacer en todas las juntas de acción, clubes sociales, parroquias, sinagogas, etc, con capacidad económica, durante y pasada la crisis. Quien tiene que por favor comparta.

Juan Paulo Molina.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.