RÉQUIEM POR EL CATOLICISMO

RÉQUIEM POR EL CATOLICISMO

El próximo domingo circulará el último número de El Catolicismo, el periódico más antiguo del país -fundado en 1849- y la voz oficial de la Iglesia Católica.

07 de diciembre 2000 , 12:00 a.m.

Aunque el tabloide ya ha parado en ocho oportunidades por razones políticas o de dinero, esta vez, al parecer, se unieron los dos ingredientes.

Según su director, el padre y periodista Roberto Ramírez, problemas económicos le impiden a la Iglesia seguir girando los 14 millones de pesos al mes con los que subsidiaba al semanario.

Esa fue la razón que me dio monseñor Pedro Rubiano , dijo Ramírez, que no descartó que contenidos de diario hubiera incidido en su cierre.

Pero monseñor Rubiano, arzobispo de Bogotá, niega una posible censura. Aunque admite que la crisis económica por la que atraviesa la Iglesia llevó a la novena clausura del semanario, advierte que jamás censuró su contenido (ver recuadro).

Ramírez asegura que la crisis del tabloide se debe además a la falta de ayuda del clero.

Según el sacerdote, se había logrado aumentar la impresión de 2.400 a 4.900 ejemplares. Además, ya había empezado a pautar la empresa privada. Con la publicidad conseguida, si los sacerdotes de las 356 parroquias de Bogotá hubieran vendido 15 ó 20 periódicos, no hubiéramos tenido problemas .

Lo cierto es que para liquidar a sus empleados y pagar algunas cuentas se tuvo que vender en 125 millones de pesos una bodega ubicada en Bogotá, que estaba arrendada en más de un millón de pesos al mes.

Cuestión editorial? Y aunque nadie quiere hablar de vetos a la información, si es claro que el cambio de contenido del semanario -que empezó a combinas temas del evangelio con otros más polémicos como Plan Colombia y zona de despeje- sacudió y molestó a algunos sacerdotes y así se lo manifestaron a su director.

Además, Ramírez -quien ha trabajado en medios de comunicación y ha sido catedrático en facultades de periodismo- había contratado a varios laicos y volvió a enrolar entre sus editorialistas al padre Rafael De Brigard, columnista censurado en otras épocas.

Y aunque el director del tabloide insiste en nunca hubo censura, admite se presentaron oportunidades en las que miembros del clero manifestaron su incomodidad.

Cuando en marzo pasado se publicó un artículo en el que se planteaban interrogantes sobre el Plan Colombia y su real costo para el país, Ramírez recibió una llamada telefónica en la que le decían que la Iglesia apoyaba ese proyecto.

Luego vinieron las columnas polémicas de De Brigard. En una de ellas el columnista manifestó su rechazo a las destituciones que Monseñor Rubiano hizo recientemente a los miembros de la cúpula del Seminario Mayor.

Se trata de un hecho muy grave... sacar a toda la dirección de una institución en un solo acto, no puede llamarse sino destitución , dice la columna, la cual se remata aconsejándole a nuevos directivos que lleven ruana pues es un lugar tan frío que hasta la fe tiembla a ratos . En otra columna el padre asegura que el Eln ha utilizado a la iglesia: Sale de los conventos donde se hace mesas de diálogo a hacer verdaderas deportaciones que recuerdan los trenes de exterminio nazi .

El escepticismo de muchos católicos sobre los resultados de las mesas de diálogo también fueron tema de otro editorial.

Por el momento la reaparición del semanario quedó en manos de la Santísima Virgen. Así lo dice su último editorial.

Foto: Siento que la Iglesia se quedó sin voz, sin tener en dónde pronunciarse. Ese es mi gran dolor. Los culpables serán el mismo clero que no lo apoyó , dice el director del semanario, padre Roberto Ramírez, mientras sostiene el último ejemplar de El Catolicismo.

Martín García/EL TIEMPO No se le tapó la boca a nadie El semanario El Catolicismo no se liquida, solo entra en receso durante un año por razones financieras, problemas de circulación y distribución, declaró el arzobispo de Bogotá, monseñor Pedro Rubiano.

Rechazó las versiones en el sentido de que el cierre temporal de la publicación obedeció al contenido político y a las columnas abiertamente críticas del padre Rafael De Brigard.

En 6 años de tener el semanario, jamás hubo censura. Una cosa es la libertad de decir qué es lo mejor y ser objetivo. Eso no es censurar. Aquí no estamos en plan de taparle la boca a nadie , respondió.

Según monseñor Rubiano, la curia arzobispal financiaba el semanario con 120 millones de pesos anuales.

Desmintió que la crisis económica del Palacio Arzobispal tuviera como causa la pérdida de dineros depositados en bancos que terminaron quebrados.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.