MÚSICA DE TAMBOR EN CUERPOS HUMANOS

MÚSICA DE TAMBOR EN CUERPOS HUMANOS

Quién iba a pensar que las cachetadas y los golpes huecos que se daba César López en algunas partes de su cuerpo, como práctica habitual de los bateristas, se convertirían en todo un trabajo de investigación musical?

01 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

López, exbaterista de los grupos Poligamia y Ciegosordomudos, cuenta que de esa práctica nació la idea de hacer música golpeando cuerpos, que comenzó seriamente cuando se le unió Alejandro Gómez Cáceres, guitarrista de Aterciopelados, y luego Camilo Mantilla, ingeniero de sonido, además de sus dos modelos dispuestos a dejarse interpretar .

Todo el proyecto lleva además una reseña rigurosa de cada nuevo sonido que vamos descubriendo al explorar con tonalidades golpeando distintas partes del cuerpo. Por ejemplo los pies, la cabeza, el tórax, etc. , explica.

Otra de las cosas que descubrieron fue que la modelo debía tomar de tres a cuatro vasos de agua para que su abdomen diera la tonalidad ideal con respecto al cuerpo del modelo masculino, o que es preferible que no coman nada dos horas antes de cada ensayo para evitar inconvenientes.

Como primer fruto de su investigación grabaron el álbum titulado Púrpura compuesto por nueve canciones interpretadas totalmente con cuerpos, con el acompañamiento musical de Gómez Cáceres.

Sin embargo, hoy será la prueba de fuego en el Auditorio León de Greiff, de la Universidad Nacional, a las seis de la tarde, en donde darán su primer concierto como lanzamiento del álbum. En esa ocasión, interpretarán los temas del CD, pero terminarán con una parte especial de sonidos producidos con la cabeza de los instrumentos .

Su montaje, consiste en que a lado y lado del percusionista (López) se tienden los dos cuerpos desnudos (que de momento prefieren ocultar su identidad), hombre y mujer, rodeados completamente de micrófonos para no tener que golpearlos tan duro para obtener sonido de sus carnes.

Entonces, sobre la música que programa con su guitarra Gómez Cáceres, el baterista empieza a improvisar melodías golpeando determinadas partes del cuerpo de los modelos, que llevan además audífonos para escuchar la música que produce su cuerpo. Según ellos, los golpes no duelen e incluso los relajan tanto que a veces se quedan dormidos en medio de una melodía. Esto es lo que se podría calificar como música con calor humano .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.