AMENAZAS DE MUERTE POR TODO

AMENAZAS DE MUERTE POR TODO

Las dos cartas contenían una sentencia de muerte velada. Estaban firmadas con el mismo seudónimo: Hunter . Algunos reciben sufragios, pero usted tiene el gusto de recibir algo más humano. Lo hemos tenido a un centímetro de la mira, por su inmoralidad , advertían los anónimos.

01 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

Una de ellos fue colocado encima del escritorio de la víctima, el secretario general de una universidad privada de Bogotá. El segundo fue tirado un mes después, por debajo de la puerta de su casa, en el barrio Mandalay del suroccidente de la ciudad. Hunter buscaba también que la esposa del directivo se enterara de supuestas relaciones que éste sostenía con dos funcionarias de la universidad.

La víctima denunció las amenazas ante la Sijín. El Departamento de la Policía de Bacatá las investigó. Antes de completar el año, se descubrió que Hunter era un ex empleado de la universidad despedido por el Secretario General. Había recurrido a las cartas anónimas para amedrentar al directivo, como último recurso, para recuperar el puesto. Su intención real no era matarlo, declaró.

Pero este caso, donde una persona amenaza de muerte a otra anónimamente, como mecanismo desesperado para conseguir un fin, no es aislado. Son actitudes que se están presentando cada vez con más frecuencia. Y no tienen nada que ver con fines políticos ni afanes terroristas. Simplemente, suceden en la vida diaria de la gente. Se les conoce más como amenazas personales o intrafamiliares.

Infortunadamente, se ha extendido la costumbre de que se amenaza de muerte por todo , dice una fiscala de la Dirección Seccional de Cundinamarca. Ya no resulta extraño encontrar que hoy recurra a la intimidación desde el más encumbrado ejecutivo, hasta una ama de casa por conseguir un objetivo , agrega.

Suben al doble El registro en la Fiscalía General de la Nación (de la Unidad Especializada de Antisecuestro Simple) muestra que, en el último año, las denuncias por este tipo de amenazas aumentaron 92 por ciento: de 1.443 presentadas en el año de 1998, se elevaron a 2.765 en 1999.

En una estación de Policía como la tercera de Bogotá, las denuncias por amenazas simples se incrementaron entre 1998 y 1999, de 2.625 a 2.800 respectivamente, según el comandante del Departamento de Policía Bacatá, coronel Luis Contento Torres.

Y los autores resultan impensables: maridos o novios engañados que por la vía de la amenaza buscaron que sus parejas abandonaran la aventura; empleados destituidos como Hunter , que quisieron recuperar el puesto perdido; prestamistas o familiares codeudores que buscaron presionar el pago de una deuda, vecinos que no soportaron los ruidos, la música o el juego de los niños en el antejardín o la zona comunal.

Y para amedrentar a sus víctimas, los amenazadores emplearon los mismos métodos utilizados por los terroristas para infundir el miedo: enviaron anónimos; hicieron llamadas telefónicas donde amenazaron de muerte, no hablaron y solo respiraron, o vociferaron insultos y groserías; hicieron llegar un sufragio o paquetes vacíos sin remitente, o se decidieron por la remisión de un ataúd.

Mal de amores Los líos amorosos son los que están provocando el mayor número de amenazas de muerte. Pero no se ejecutan , comentó el jefe de la Oficina de denuncias y contravenciones de la tercera estación de Policía, subintendente José Manuel Campillo.

Aquí las amenazas ya parecen un juego. Llegan mujeres a denunciar que la vecina la sentenció de muerte porque el marido le picó el ojo. O la amante que viene a quejarse porque la amenazaron con una mechoniada por no dejar tranquilo al marido de la otra , explicó.

En el orden de las denuncias por intimidación, le siguen los problemas causados por el vecindario, los ruidos y, en menor proporción, aparecen los cobros por deudas. Para el sociólogo de la Universidad Nacional, Fernando Uricoechea, estos comportamientos sociales tienen una explicación: muestran como nuestra sociedad está muy deteriorada por la violencia y la delincuencia. Hay una decadencia de la institución familiar y ha desaparecido el sentido del vecindario .

La posibilidad de fantasear con amenazas también las produce el resentimiento y la falta de una política social. Si no hay empleo, crea una situación de ansiedad y eso genera agresividad , agregó Uricoechea.

Estas acciones amenazantes no causan arresto y ya no tienen pena. Por el Código Nacional de Policía, constituyen solo una contravención, siempre y cuando no haya agresión. Son conductas que se sancionan solo con una amonestación. Y eso fue lo único que la Policía le pudo aplicar a Hunter , porque el directivo de la universidad prefirió desistir del proceso. Era mejor darles sepultura a las amenazas.

Dónde denunciar Las denuncias por amenazas de muerte, cuando son simples y no tienen fines políticos ni terroristas, se tramitan ante las Oficina de Denuncias y Contravenciones de las estaciones de Policía. Aunque las reciba la Fiscalía o la Defensoría del Pueblo, estas por competencia siempre las remiten a los comandos de Policía.

La Fiscalía está para investigar asuntos de mayor envergadura y no puede detenerse a averiguar contravenciones que corresponden más a la Policía o a los inspectores , declaró una funcionaria de la Dirección Seccional de la Fiscalía.

Y la investigación para establecer quien es el autor de las amenazas, puede demorar semanas y meses. Pero estos procesos prescriben al año y se archivan.

Nunca logra saberse quien fue el verdugo. Ocurre a veces que los testigos cambian de dirección y no aparecen para declarar. O el denunciante desiste de seguir con el proceso , declaró el jefe de la Oficina de denuncias y contravenciones de la tercera estación de Policía, subintendente José Manuel Campillo.

Cuando se descubre el autor de las amenazas, la Policía le hace firmar una promesa de buena conducta. Si reincide, el asunto se remite a la Alcaldía. Sólo puede ser amonestado.

El asunto cambia cuando hay una lesión de por medio o una coacción, se infunde pánico y se crea una intranquilidad ciudadana. Entonces ya el problema entra a la órbita de lo penal.

Casos de casos Esposa burlada La víctima de las amenazas es una trabajadora social de 25 años de edad. Comenzó a ser intimidada a partir del 20 de julio del año pasado. Primero, comenzó a recibir llamadas telefónicas. Usted no es más que una zorra. No insista , le decía en la otra línea una voz de mujer y luego colgaba.

El 11 de agosto el asunto empeoró. Llegó a su casa un paquete remitido con un nombre femenino. Dentro de ese, había un sufragio envuelto en papel regalo. El que anda en malos pasos, al final siempre recibe su merecido , advertía el sufragio.

De inmediato la trabajadora denunció el hecho en la estación tercera de Policía. Allí informó que la autora de las intimidaciones, con seguridad, era la esposa del amigo con el que estoy saliendo y que se está separando de ella . Las autoridades investigan.

Padre protector Quien se queja es un auxiliar de oficina de 23 años que trabaja en el Centro Internacional. El papá de una novia que yo tenía, me ha estado llamando y amenazando de muerte. Dice que si sigo teniendo relaciones sentimentales con su hija, me mata. Pero yo ya no vivo con ella. Se voló de la casa y piensan que está conmigo , declaró el oficinista.

Acusó al padre de la muchacha, un comerciante del barrio Modelia, de ser el autor de las intimidaciones. El asunto terminó con una amonestación al padre.

Prestamista furiosa Claudia María González le prestó a su cuñado tres millones de pesos, en julio del año pasado. No quiso hacerle firmar una letra por el préstamo. Bastaba su palabra del pago puntual del dinero a los tres meses. Pasaron seis y no saldó la deuda.

Ella como último recurso, para presionar el pago, envió un sufragio. La víctima puso el denuncio en la estación tercera de Policía La investigación pudo proseguir, porque el deudor se había ido del país.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.