SOMOS LOS DUEÑOS

SOMOS LOS DUEÑOS

Fernando Hinestrosa, rector de la Universidad Externado, le ha seguido a lo largo de los años la pista a la historia del predio que la universidad compró para construir su parqueadero.

05 de marzo 2000 , 12:00 a.m.

En una carpeta tiene archivados todos los documentos que certifican la propiedad de las 3 hectáreas y 6.500 metros cuadrados en donde hay lugar para estacionar 275 vehículos.

Y muestra con orgullo el libro de Bosques y jardines del Externado en donde están las fotografías de las 40.000 plantas que han cultivado en toda el área universitaria.

Por eso, lo llenó de indignación que un grupo de estudiantes de la Universidad Distrital, con los rostros cubiertos por máscaras, se tomara el predio el pasado 24 de febrero y acusara a la Universidad Externado de invadir un terreno del Distrito.

Los manifestantes aprovecharon el Día sin Carro para hacer la toma bajo el argumento de que el predio siempre estuvo bajo custodia de la Distrital y era una reserva forestal que fue destruida.

Hinestrosa no podía creer que se estuviera reviviendo una disputa de hace 15 años en la que el Externado ya mostró las escrituras del terreno.

Y mucho menos podía aceptar que los acusaran de acabar con una reserva forestal, cuando se habían encargado de cultivar todo tipo de flores y árboles.

Aunque no salió públicamente a discutir con nadie y tampoco busca casar peleas, sí quiere dejar bien en claro que no hay ningún manto de duda sobre quién es el dueño del lugar.

No vamos a pelear, porque lo único claro es que somos los legítimos dueños, solo queremos aclarar esta situación , dijo Hinestrosa.

El predio, ubicado en la calle 11 con carrera 3 Este del barrio Egipto, fue adquirido formalmente por parte del Externado al Instituto del Sistema Nacional Nervioso y así consta en las escrituras del 31 de enero de 1986.

Y para que no quede ninguna duda sobre la historia del terreno, Hinestrosa también tiene los documentos que demuestran cómo fue pasando de unas manos a otras.

Inicialmente el terreno hacía parte de una gran finca que pertenecía a la familia Maldonado, quienes lo vendieron al Distrito para hacer el Paseo Bolívar.

Posteriormente, el terreno pasó del Distrito a manos del Instituto Colombiano del Sistema Nervioso. Y luego, el Instituto se lo vendió al Externado.

Foto: Fernando Hinestrosa, rector de la universidad Externado de Colombia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.